Acupresión: Aliviar el estrés a través de puntos de presión

Nuestra aversión a la curación “alternativa”

La mera mención de la medicina “alternativa” parece tan extraña y oscura que tendemos a rechazar todo lo que la menciona. Ahora bien, no estamos aquí para señalar las falacias humanas básicas de la ignorancia y la intolerancia por conceptos nuevos o curiosos, sino más bien para abrir y ampliar nuestros horizontes, compartiendo algunas experiencias personales sobre algunas medicinas alternativas.




Cuando se trata de nuestra salud física y espiritual, no debemos limitarnos en el conocimiento y la exploración de posibilidades. Y dado el hecho de que cada uno de nosotros es diferente, con necesidades, mentalidades y percepciones específicas, es casi imposible encontrar una solución de oro que se adapte a todos. Nos debemos a nosotros mismos escuchar a nuestros cuerpos y corazones, y encontrar lo que es adecuado para nuestras necesidades.

Tratamos de curarnos a nosotros mismos

Aunque nos atenemos a las medicinas convencionales y a veces nos convertimos nosotros mismos en médicos, es imposible que ninguno de nosotros haya experimentado, en algún momento de su vida, con medicinas naturales alternativas. Todos hemos tenido resfriados que hemos solucionado con recetas de abuelita, o lo que sea. Y sobre todo, todos hemos tenido dolores y molestias que tratamos de curar nosotros mismos. Pero aún así, cuando se trata de dolor de cuello o dolor de espalda, resulta todo un reto darnos un masaje a nosotros mismos, por lo que la mayoría vamos a un médico y tomamos un analgésico que resolverá el síntoma.

Acupresión: presionando los puntos correctos

Creo que no sólo podríamos tratar el síntoma del dolor, sino también eliminar la fuente de dicho dolor, si realmente supiéramos los puntos exactos que nos proporcionan alivio. Hemos encontrado nuestros puntos “dulces”, pero tener conocimiento de la ciencia médica que trabaja en estos principios, abre avenidas de autocuración que nunca creímos posibles. Una de estas ciencias antiguas es la ciencia de la acupresión. Aunque la acupresión suena como la acupuntura, ésta no involucra agujas, así que está a salvo, en caso de que no pueda imaginarse que le pinchan. La acupresión es una técnica que se centra en filosofías centrales de energía, flujo, puntos gatillo o puntos de acupuntura. Es la práctica de liberar a su cuerpo de los desequilibrios, aplicando presión en puntos específicos de su cuerpo que son responsables de contener la mala energía.

Aplicando la cantidad correcta de presión de la manera correcta, en los puntos correctos, los acupresores pueden restablecer el alivio dentro de esos meridianos (o canales de energía), en su cuerpo que están obstruidos, usando la presión de los dedos o instrumentos específicos. Imaginen que sostienen en su cuerpo ciertos puntos de energía que ahora están bloqueados y han formado un bulto de energía dañina negativa. Están hechos de estrés, y al aplicar la acupresión correctamente, usted puede exorcizar esos bultos negros y dañinos de estrés crónico. Es como una terapia de masaje guiada y precisa.

Desestresarse a través de la curación

Puede encontrar que el estrés es una parte integral, si no esencial, de su vida y tristemente de sus dolencias. Al aliviar sus áreas dañadas y doloridas del estrés, su cuerpo se lo agradecerá y su memoria muscular recordará el bien que hizo por ello, y lo recompensará con relajación y fuerza. Usted puede ser que encuentre los canales y los medios de librarse de esto usted mismo pero de vez en cuando si usted necesita reiniciar su flujo de energía en su cuerpo, le sugiero que pruebe un poco de acupresión, y vea si puede ayudarle.




Fuente: Cure Joy

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!