Un estudio halla que el ayuno durante tres días puede regenerar todo el sistema inmunológico


El concepto de ayuno terapéutico no es nuevo, pero sólo recientemente se han descubierto sus profundos beneficios en el refuerzo inmunológico. El ayuno funciona porque el cuerpo tiene la capacidad de sanar cuando los obstáculos para la curación se eliminan. He estado usando el ayuno como una estrategia de curación a lo largo de mi carrera como médico. En mi libro de 1995, Ayuno y Comida para la Salud, describí mis observaciones sobre las mejoras en la salud debidas al ayuno. El ayuno promueve la curación acelerada y es un tratamiento valioso para muchas afecciones médicas. De hecho, mis colegas y yo hemos publicado una serie de informes de casos que mostraron la remisión de enfermedades autoinmunes después del ayuno.

La justificación del ayuno basada en la ciencia

El ayuno es una poderosa modalidad de curación que ha sido utilizada durante muchos años, pero sólo ahora hay estudios de investigación que descubren específicamente cómo funciona el ayuno a nivel celular. Los resultados de estos nuevos estudios están generando ahora un mayor interés en el ayuno. Durante las primeras 24-48 horas de almacenamiento de glucógeno en ayunas (las reservas de glucosa almacenada en el cuerpo para obtener energía) se agotan. Esto desencadena complejas vías bioquímicas en el cuerpo que apuntan a conservar la energía mientras se alimentan adecuadamente los órganos vitales. Estos mecanismos de conservación de energía pueden tener efectos secundarios beneficiosos. Un estudio reciente sugiere que el ayuno promueve la capacidad regenerativa del sistema inmunológico que podría beneficiar a los pacientes con cáncer sometidos a quimioterapia, y a las personas sanas también.




Investigaciones anteriores habían sugerido que el ayuno podía proteger a los ratones contra la toxicidad de la quimioterapia (sin comprometer la efectividad de la quimioterapia). Además, en una serie de 10 informes de casos de pacientes que habían ayunado voluntariamente junto con algunos de sus tratamientos de quimioterapia, todos los pacientes experimentaron menos efectos secundarios severos durante los ciclos de ayuno en comparación con los ciclos de quimioterapia que no ayunaban.

El ayuno ayuda a regenerar las células inmunitarias en ratones sanos

En una extensa serie de experimentos, un grupo de científicos demostró que el ayuno disminuyó el daño al ADN y la muerte celular en glóbulos blancos y células de la médula ósea, y redujo la mortalidad inducida por la quimioterapia en ratones. Lo más importante es que, después de 4-5 ciclos de quimioterapia acompañados de ayuno, el conteo de glóbulos blancos (GB) del grupo de ayuno volvió a la normalidad, pero el conteo de glóbulos blancos del grupo control siguió disminuyendo debido a la quimioterapia. A continuación, analizaron el ayuno sin quimioterapia y encontraron resultados similares: un aumento de seis veces más en las células madre hematopoyéticas de nueva generación. Las CEH se producen en la médula ósea para dar lugar a todas las células de la sangre, incluidos los glóbulos blancos que modulan la función inmunológica. El ayuno fue capaz de provocar la regeneración de las células inmunitarias en ratones sanos, y también devolvió el perfil HSC de ratones envejecidos al de ratones más jóvenes.

Los científicos se sorprendieron de estos dramáticos resultados. Valter Longo, autor principal del estudio, resumió esta investigación diciendo que “el cuerpo se deshizo de las partes del sistema que podrían estar dañadas o viejas, las partes ineficientes, durante el ayuno. Ahora, si usted comienza con un sistema fuertemente dañado por la quimioterapia o el envejecimiento, los ciclos de ayuno pueden generar, literalmente, un nuevo sistema inmunológico“.

También fascinante, encontraron que la reducción del factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF-1) de señalización fue un aspecto clave en la regeneración de las células inmunes que se produjo en respuesta al ayuno. Los niveles más bajos de IGF-1 se asocian con un riesgo reducido de cáncer y un envejecimiento más lento. Los ratones a los que se les dio IGF-1 extra durante los ayunos no tuvieron el mismo aumento de HSCs.

La pregunta obvia: ¿funcionaría esto también en humanos?

Dentro de la misma publicación, los científicos han comenzado a responder a esta pregunta. Un ensayo clínico asignó a los pacientes sometidos a quimioterapia a ayunos de 24 o 72 horas antes de cada ciclo de quimioterapia. Los resultados preliminares fueron similares a los observados en ratones; el grupo de ayuno de 3 días experimentó una mejoría en el recuento de células inmunitarias y un cambio hacia el perfil celular “más joven”.




Esto se hizo con la esperanza de reducir los efectos negativos de la quimioterapia, y lo que encontraron fue fascinante. El ayuno comenzó a regenerar el sistema inmunológico, lo que ocurrió por un par de razones. Primero, el uso de glucosa y grasa por parte del cuerpo. Segundo, hubo una reducción en los glóbulos blancos que indujo una regeneración de las nuevas células del sistema inmunológico:

Cuando uno se muere de hambre, el sistema trata de ahorrar energía, y una de las cosas que puede hacer para ahorrar energía es reciclar muchas de las células inmunitarias que no son necesarias, especialmente las que pueden estar dañadas… Lo que empezamos a notar tanto en nuestro trabajo con humanos como en el trabajo con animales es que el recuento de glóbulos blancos disminuye con el ayuno prolongado

Según Tanya Dorff, profesora asistente de medicina clínica en el Centro Integral de Cáncer y Hospital Norris de USC y coautora del estudio: “Aunque la quimioterapia salva vidas, causa daños colaterales significativos al sistema inmunológico“. Los resultados de este estudio sugieren que el ayuno puede mitigar algunos de los efectos nocivos de la quimioterapia.

Esta investigación prometedora y emocionante sugiere que el ayuno ocasional podría tener beneficios profundos de refuerzo inmunológico para las personas sanas y las que se someten a quimioterapia. Simulando una escasez de energía con unos pocos días de ayuno, podemos activar la capacidad natural de autorrenovación del sistema inmunológico, intercambiando las células inmunitarias viejas por otras nuevas.

Mi libro, Ayuno y Comida por la Salud, sigue siendo una lectura obligada para los entusiastas de la salud, aunque hace 20 años no sabíamos sobre el potencial del ayuno para ayudar a rejuvenecer el sistema inmunológico a través de una combinación de IGF-1 reducido y rejuvenecimiento de las células madre.




Artículo escrito por el Dr. Joel Fuhrman.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



NEWSLETTER CONOCER SALUD

Recibe una dosis diaria en tu email

* requerido