Esto es lo que no sabías acerca de la quínoa, el magnesio y la GRASA del vientre

A menudo confundida como un grano libre de gluten, la quinoa es en realidad una semilla vegetal muy nutritiva en lugar de un grano. La quinoa es un vegetal relacionado con la remolacha y las espinacas que proporciona una fuente completa de proteínas vegetales muy poco frecuente, con los 9 aminoácidos esenciales.




Beneficios para la salud de la quinoa: desde proteínas hasta antiinflamatoria

Creemos que el arroz y las judías o frijoles son una fuente de proteínas completas pero sólo cuando se consumen juntos se obtienen los 9 aminoácidos esenciales. La mayoría de los granos carecen de los aminoácidos lisina e isoleucina, y requieren ser comidos con una leguminosa para convertirse en “completos”. La quinoa, que ha sido un alimento básico en América del Sur durante 4000 años, es además baja en grasas, alta en fibra, super alta en proteínas, tiene un índice glucémico bajo, y está llena de vitaminas, minerales y nutrientes.

A pesar de que la quinoa técnicamente no es un grano, se la ha llamado “chisaya mamá”, o “la madre de todos los granos”. Se considera sagrada tal vez porque se desarrolla durante el largo y cálido verano y, en condiciones de sequía, cuando otras plantas se debilitan, la cosecha de la quinoa se duplica. Como la naturaleza siempre responde a la llamada, este alimento alto en proteínas se cosecha justo antes de los meses fríos de invierno cuando se necesitan más proteínas y grasas.

Si bien todavía se considera una fuente de proteína baja en grasa, la quinoa es mucho más alta en grasa que el trigo y otras gramíneas. Tiene una cantidad significativa de ácido oleico, que es una grasa monoinsaturada saludable para el corazón que se encuentra en el aceite de oliva y tiene un poco de ácido (ALA) alfa-linolénico, que es un ácido omega-3 saludable para el corazón. Sorprendentemente, estas grasas buenas se mantienen estables y no se oxidan al cocinarla, lo que ocurre con la mayoría de otras grasas.

Los investigadores creen que esto es debido a los altos niveles de antioxidantes que se encuentran en la quinoa. Es alta en las formas alfa, beta y gamma de la vitamina E, polifenoles y lavonoides como la quercetina que alargan su vida útil al tiempo que protege la semilla de la rancidez cuando se calienta.

Además de ser una alternativa a los granos de alto valor proteico, la afirmación más actual de la quinoa para agregar a su fama, es su efecto sobre el azúcar en la sangre. Como es un alimento de bajo índice glucémico, ejerce poca tensión del azúcar sobre la sangre del cuerpo, además su alto contenido en fibra ayuda a retardar la absorción de otros azúcares del tracto digestivo al torrente sanguíneo. En un estudio, superó a otros 10 granos peruanos por sus efectos sobre el peso y la glucemia.




Curiosamente, a pesar de que la quinoa mantiene los niveles de azúcar en sangre saludables, proporciona más satisfacción, saciedad y plenitud después de la comida en comparación con el trigo o el arroz, de acuerdo con el Índice de Eficiencia de Saciado (SEI). También tiene un muy alto contenido de magnesio que ayuda a que los nivele del azúcar en la sangre y la presión arterial sean saludables.

Como antioxidante natural, este alimento anti-inflamatorio está cargado con vitaminas, minerales, fibra, grasas saludables para el corazón, y una “proteína completa” para los vegetarianos, la quinoa debe ser considerada como un elemento básico en la dieta de este otoño – invierno, ya que la necesidad de alimentos ricos en proteínas saludables aumenta.

Instrucciones para cocinar la quinoa:

  • Haz todo lo posible para lavar la piel de las semillas de quinoa, ya que son un poco amargas. Usa un colador fino y ponlas bajo el agua.
  • Agregar 2 tazas de agua por 1 taza de quinoa y llevar a ebullición.
  • Luego taparla, poner el fuego bajo y cocinar a fuego lento durante 15 minutos.
  • A continuación, colar la quinoa cocida de nuevo a través del colador fino (la quinoa posee una gran cantidad de agua).
  • Devolver la quinua a la olla caliente y dejarla (con el fuego apagado) sin calor durante 15 minutos más. Esto garantiza la obtención de una quinoa esponjosa y ligera, en lugar de una quinoa mojada y grumoso.

Por favor, COMPARTE esta importante información de salud con tus amigos y familiares. ¡Gracias!

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR