¿Cómo beneficia la generosidad a la salud? Este estudio del cerebro arroja luz

Un nuevo estudio sugiere que diferentes tipos de generosidad tienen diferentes efectos sobre el cerebro, y que una forma, en particular, puede reducir el estrés y la ansiedad.

Se sabe que a la gente le gusta ser generosa.




El efecto “cálido resplandor” describe la sensación agradable que obtenemos al ayudar a los demás, y la teoría que lo rodea sugiere que la razón principal detrás de todos los actos de generosidad es simplemente el hecho de que nos hacen sentir bien.

Investigaciones más recientes han profundizado en cómo la generosidad afecta a diferentes aspectos de nuestro bienestar.

Un estudio de este tipo demostró que la generosidad nos hace más felices, y lo confirmó al destacar las regiones cerebrales involucradas.

¿Importa a quién ayudamos? ¿Hay alguna diferencia si decidimos dar dinero a nuestros seres queridos o si lo hacemos a la caridad? ¿Pueden estas diferentes formas de generosidad mejorar nuestra salud?

Un nuevo estudio -conducido por Tristen K. Inagaki y Lauren P. Ross, ambas de la Universidad de Pittsburgh en Pennsylvania- calificó de “dirigida” la primera forma de apoyo y la segunda de “no dirigida”.




Inagaki y Ross se propusieron investigar los efectos que la administración de estas dos formas de apoyo tenía en el cerebro, y publicaron sus hallazgos en la revista Psychosomatic Medicine: Journal of Biobehavioral Medicine.

La generosidad y la amígdala cerebral

Inagaki y Ross realizaron dos experimentos. En el primero, dieron una tarea a 45 participantes y les dijeron que podían ganar una recompensa monetaria, ya sea por una persona cercana a ellos que lo necesitara, por una obra de caridad o por ellos mismos.

Después de cada forma de dar apoyo, los investigadores exploraron los cerebros de los participantes usando IRM funcional (fMRI). En el escáner, los voluntarios realizaron una “tarea de los rostros emocionales”, en la que tuvieron que calificar las emociones en función de las expresiones faciales de las personas.

Como era de esperar, ambas formas de apoyo desencadenaron un aumento de la actividad en el estrato ventral del cerebro, que es una zona que antes estaba relacionada con el altruismo, y en la llamada zona septal. Ambas regiones del cerebro están asociadas con el cuidado de los padres en los mamíferos.

Sin embargo, es importante destacar que el apoyo específico también se asoció con la disminución de la actividad cerebral en la amígdala. Esta es la estructura cerebral en forma de almendra que procesa las emociones. En circunstancias estresantes, envía “una señal de socorro al hipotálamo”, diciéndole al cerebro que entre en el modo de pelear o huir.




Se ha observado un aumento de la activación de la amígdala en la ansiedad, las fobias y el trastorno de estrés postraumático. La administración de apoyo no focalizado no se correlacionó de ninguna manera con la actividad en la amígdala.

En el segundo experimento, 382 participantes del estudio se auto-reportan sobre sus comportamientos prosociales y de apoyo. Al igual que en el primer experimento, los científicos invitaron a los participantes a realizar una tarea de clasificación emocional dentro del escáner fMRI.

Una vez más, las personas que dijeron que tenían el hábito de dar un apoyo más específico mostraron una actividad cerebral reducida en la amígdala, mientras que el apoyo no dirigido no tuvo efecto.

El apoyo específico tiene beneficios “únicos” para la salud

Los resultados sugieren que ofrecer apoyo específico puede proporcionar un beneficio de salud único al reducir la ansiedad y el estrés.

Los seres humanos prosperan de las conexiones sociales y se benefician cuando actúan al servicio del bienestar de los demás“, escriben los autores.

Sin embargo, el efecto de la administración selectiva en el área del tabique junto con la amígdala “sugiere una vía neural por la cual la administración de apoyo influye en última instancia en la salud que es específica de las formas específicas de administración de apoyo, como la administración a personas específicas que sabemos que están en necesidad“.

Inagaki y Ross concluyen:

Dar apoyo específico a un individuo identificable en necesidad está asociado únicamente con la reducción de la actividad de la amígdala, contribuyendo así a la comprensión de cómo y cuándo dar apoyo puede conducir a la salud“.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!