El efecto de la música en un feto: Lo que todo padre debe saber


A la música se le han atribuido muchas cosas, desde calmar a los adultos con ansiedad y depresión hasta ayudar a afinar el genio matemático en los niños pequeños. Incluso hay estudios que afirman que la música afecta positivamente al crecimiento de las plantas. Por lo tanto, si usted está tratando de tener un bebé más inteligente tocando música clásica o haciendo que la familia le cante al bebé a través de la barriga de la mamá, tal vez quiera saber cuánto importa en realidad. ¿Afectan el sonido y la música al feto? ¿Cómo responde el bebé en el útero a ésto? Algunos estudios han afirmado que el efecto de la música en el feto incluye una mejoría en la cognición, las habilidades motoras y la capacidad de atención de los recién nacidos, y que la música prenatal puede ser una herramienta para el aprendizaje auditivo. ¿Qué hay de cierto es esto? Para llegar allí, primero, veamos cuando el feto realmente puede oír sonidos y música.

La mayoría de los fetos desarrollan la audición alrededor de la semana 25

El bebé desarrolla las formas estructurales de las orejas bastante temprano, específicamente durante las primeras 20 semanas en el útero. El desarrollo neurosensorial de los oídos y del sistema auditivo comienza después de esto. En promedio, la mayoría de los fetos desarrollan un sistema auditivo funcional en la semana 25 de gestación.




Las investigaciones incluso sugieren que los fetos pueden responder a frecuencias de tono de 500 Hz tan pronto como a las 23 semanas de gestación. A las 27 semanas, el rango se amplía a frecuencias por debajo de 500 Hz. A las 31 semanas, cuando el bebé está a sólo a mes y medio de su nacimiento, también comienza a responder a frecuencias de 1.000 a 3.000 Hz. El habla humana está típicamente en el rango de 1,000 Hz a 5,000 Hz, aunque la música puede alcanzar tonos más altos o bajar.

La frecuencia cardíaca fetal cambia con la música

Para probar el efecto de la música en los fetos, un estudio probó sus respuestas a una pieza de música clásica – una interpretación de 5 minutos de la canción de cuna de Brahms tocada en un piano. Los investigadores encontraron que:

  • Los fetos de hasta 28-32 semanas registraron un aumento en la frecuencia cardíaca cuando la música se tocaba a decibeles más altos, en sólo 30 segundos después de que la música comenzara a sonar.
  • Los fetos de más de 33 semanas registraron un aumento gradual y constante en su ritmo cardíaco a medida que la música se escuchaba en el intervalo de 5 minutos, independientemente del nivel de decibelios.
  • Los fetos que estaban a punto de nacer también se vieron afectados por la velocidad de la canción, con un aumento de la frecuencia cardíaca a medida que aumentaba el ritmo.
  • Para todos los fetos, la frecuencia cardíaca realmente se reduce cuando la música se reproduce a decibelios más bajos. Los investigadores vieron esto como una señal de que el feto prestaba atención al estímulo auditivo.

A partir de esto, podemos concluir que un feto es capaz de experimentar la música y el sonido. Pero recuerde, lo escuchan de manera diferente a lo que usted hace debido a la amortiguación del líquido amniótico. Otros sonidos del cuerpo también interfieren con esto, sin mencionar el ruido ambiental externo. ¿Pero qué efecto tiene la música en su bebé?

Los fetos pueden aprender a través de la música

Para que su bebé aprenda mientras está en el útero, ciertas cosas tienen que estar en su lugar. Para que el sonido marque la diferencia, el feto necesita:

  • Un sistema auditivo desarrollado: El feto debe tener un sistema auditivo desarrollado y debe ser capaz de oír. Ya sabemos que el bebé puede oír una amplia gama de sonidos dentro de las 31 semanas.
  • Alta calidad de sonido: El sonido que usted toca también debe ser detectable en el ambiente amniótico ya que el líquido amniótico puede amortiguar los sonidos. Además, para monitorear la reacción a los estímulos dentro del útero (dentro del útero), ponga música en el rango de frecuencia que el feto pueda detectar en esa etapa particular de la gestación.
  • Una habilidad para establecer recuerdos: El feto debe ser capaz de formar recuerdos. Aquí es donde reside el reto. Es difícil establecer si un feto construye recuerdos y las retiene después de nacer. Diversos estudios han tratado de averiguar si los fetos recuerdan los sonidos y la música que escuchaban en el útero.

Los recién nacidos pueden identificar la música que se escucha en el vientre materno

Un estudio incluyó la interpretación de cierta melodía de una famosa telenovela a futuras madres durante su embarazo. Los recién nacidos de 2 a 4 días de edad, ninguno de los cuales fue expuesto a la melodía después de nacer, se pusieron más alerta cuando la melodía fue tocada. Fueron comparados con bebés cuyas madres no habían escuchado esa música mientras estaban embarazadas.




Los investigadores también encontraron que si no se exponían continuamente a la música incluso después del nacimiento, los recién nacidos olvidaban la melodía. También concluyeron que los fetos comienzan a responder y reconocer sonidos familiares entre las semanas 30 y 37 en el útero.

El aprendizaje auditivo fetal puede comenzar en la semana 27

Un estudio de 2013 analizó el efecto del “aprendizaje auditivo” en la etapa fetal tocando la melodía de “Twinkle Twinkle Little Star” 5 veces a la semana para las mujeres embarazadas. Los recién nacidos fueron estudiados al nacer y luego a los 4 meses, para ver cómo reaccionaban a la misma melodía con algunos cambios, así como a la melodía sin cambios.

Aquellos que habían estado expuestos a la música antes de nacer respondían más a las notas sin cambios que el grupo de control. Incluso la amplitud o extensión de la respuesta aumentó directamente en relación con la cantidad de exposición prenatal que habían tenido a la música.

Los investigadores concluyeron que los bebés respondían a melodías que habían escuchado mientras estaban en el útero de la madre y que el aprendizaje auditivo fetal podía entrar en juego a la semana 27 de gestación.

Los bebés comienzan a aprender el idioma en el vientre materno

No sólo la música, sino también el idioma en el que le canta una canción a su feto pueden ser importantes. Hay una serie de investigaciones interesantes que muestran cómo el aprendizaje de idiomas comienza en el vientre materno.




Un estudio realizado en 2009 descubrió que los bebés captan las señales y la entonación del lenguaje mientras están en el útero. En este estudio, de manera muy interesante, los bebés franceses lloraron con una melodía ascendente, mientras que los bebés alemanes lloraron con una melodía descendente, algo similar a cómo se hablan los dos idiomas.

En otro estudio, los recién nacidos suecos y estadounidenses (de 7 a 75 horas de edad) respondieron de manera diferente a un sonido vocal particular en sus idiomas nativos y no nativos. Los investigadores supusieron que conservaban recuerdos del idioma que escucharon en el útero.

Un estudio más reciente afirma que los fetos de tan solo 16 semanas abrieron y cerraron sus bocas y movieron sus lenguas en respuesta a la música fuerte. Sin embargo, este efecto sólo se veía cuando los estímulos musicales se transmitían a través de la vagina con un dispositivo especialmente diseñado, algo que sólo es posible en un laboratorio. Pero lo que es importante notar aquí es que los investigadores sienten que estos son los pasos iniciales de los fetos hacia el lenguaje.

Aprendizaje a través de la música respaldada por la filosofía de Garbh Sanskar

Las formas tradicionales indias han sugerido la posibilidad del aprendizaje prenatal durante siglos. De acuerdo con esta filosofía, un bebé puede ser enseñado o expuesto a valores positivos desde el momento en que está en el útero. Incluso hay compilaciones pregrabadas de afirmaciones y música relajante que usted puede tocar para su bebé mientras aún está dentro del útero. Llamado “Garbh Sanskar”, este enfoque incluso ha sido probado por su efectividad para ayudar a una mujer a tener un embarazo normal y saludable.

En un estudio, se pidió a las mujeres embarazadas, incluso antes de las 20 semanas de embarazo, que escucharan una grabación de 50 minutos de duración de una combinación de cantos, sonidos de la naturaleza y música instrumental justo antes de acostarse. Los investigadores concluyeron que el Garbh Sanskar tenía un efecto beneficioso en el comportamiento del recién nacido y podría influir positivamente en el desarrollo cerebral.

La música prenatal puede tener un impacto general en el bebé

Otros estudios han observado el impacto a largo plazo de la música prenatal en los bebés. Los futuros padres pueden animarse con lo siguiente.

Un estudio de 1985 mostró que los bebés que habían estado expuestos a la música antes de nacer tenían períodos de atención más prolongados, imitaban mejor los sonidos de los adultos e intentaban comunicarse a través del sonido antes.

Un estudio de 1997 expuso a los fetos a cerca de 70 horas de música clásica con violín desde la semana 28 del embarazo hasta el final del mismo. Estos recién nacidos tenían mejores actividades motoras gruesas y finas, desarrollo del lenguaje, habilidades cognitivas (algunas) y coordinación corporal que aquellos que no habían estado expuestos a la música.

Un estudio más reciente de 2012 también encontró que la música tiene un efecto benéfico en los recién nacidos en términos de su estado de alerta a los estímulos visuales y auditivos y su rango de comportamiento. Lo que estas habilidades indican es una función mental más elevada en los recién nacidos.

Si le canta canciones de cuna a su bebé nonato, hay buenas noticias. Puede aumentar el vínculo afectivo con su bebé. Un estudio muy reciente encuentra que los bebés cuyas madres les cantaban cuando estaban en el útero lloraban menos que los bebés cuyas madres no lo hacían. Los bebés también tuvieron menos casos de cólicos en los dos meses después del nacimiento. También se despertaban menos veces por la noche, y las mamás estaban menos estresadas.

Con todo, ponerle música a su pequeño en el vientre materno puede darle un empujón en la dirección correcta.

Tocando música para un feto: Qué hacer y qué no hacer

Si bien puede parecer una buena idea darle a su bebé una ventaja, proceda con precaución. De esta manera evitará hacer más daño que bien a su bebé. Tenga cuidado con lo siguiente para mantener a su bebé (y a usted misma) a salvo y feliz:

  • Disfrute de la música: Disfrute de la música por si misma, especialmente si le ayuda a desestresarse. Simplemente no espere que haga milagros para su bebé. Si simplemente le calma, considere el trabajo hecho. Después de todo, ¡lo que es bueno para usted es bueno para el bebé!
  • No experimente: No intente forzar el asunto haciendo lo que algunos investigadores llaman “estimulación acústica exagerada”. Experimentar con diferentes intensidades de música y frecuencias de sonido fuera de lo común sólo para que su feto pueda oír o reaccionar es un no-no rotundo. Podría dañar su audición, perjudicar su desarrollo e incluso afectar su estado de comportamiento.
  • Evite demasiado ruido: Ha habido múltiples informes sobre la reducción de la gestación y los partos prematuros como resultado de la exposición a niveles de ruido de 80 dB o más durante un turno de 8 horas en el trabajo, o de la exposición de la madre a ruidos fuertes debido a que el hogar se encuentra cerca de un aeropuerto y otros lugares con altos niveles de ruido. La exposición a niveles altos de ruido puede causar la disminución del peso al nacer de los bebés.
  • No se deje engañar por los trucos: No derroche en artículos como brazaletes especiales o campanas con cadenas para que su bebé pueda escucharla en el útero. Es poco probable que todo eso puedan cruzar los umbrales de audición dentro del útero.

Fuente: Cure Joy

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!