Algunas causas comunes del linfedema (hinchazón desfigurante)

El linfedema es una afección linfática crónica que ocurre cuando el líquido linfático se acumula justo debajo de la superficie de la piel, causando hinchazón o edema desfigurante. Aunque el edema se observa más comúnmente en los brazos o las piernas, también puede afectar otras partes del cuerpo. Por ejemplo, el abdomen, las axilas, la espalda, los senos, el pecho, la cara, los genitales, la cabeza, el cuello o el área pélvica también pueden sufrir ésta afección.




¿Qué causa el linfedema?

El sistema linfático incluye líquido linfático, ganglios linfáticos, vasos linfáticos y tejidos linfoides. Los vasos linfáticos transportan el líquido linfático rico en proteínas entre los tejidos corporales y el torrente sanguíneo. Los ganglios linfáticos, a su vez, filtran el líquido antes de liberarlo en el torrente sanguíneo. También encontrará los linfocitos en los ganglios linfáticos. Estos glóbulos blancos juegan un papel muy importante en el sistema inmunológico, ayudando a combatir virus y bacterias. Si se obstruyen por alguna razón, los nodos no pueden seguir el ritmo de la carga de fluido y la eficiencia de filtración disminuye. Esto provoca la acumulación de líquido en los tejidos blandos, causando linfedema. El linfedema también se desarrolla cuando los vasos linfáticos están dañados y no pueden eliminar los desechos filtrados por los ganglios linfáticos. El linfedema suele ser de dos tipos: linfedema primario o secundario.

Linfedema primario: causas

Es una rara afección hereditaria que ocurre cuando hay anomalías congénitas en el sistema linfático. Puede afectar una o varias partes del cuerpo. La causa del linfedema primario sigue siendo en gran medida inexplicable, aunque los investigadores creen que ocurre debido a cambios o mutaciones en uno de los genes de la enfermedad.

El linfedema primario en bebés y niños podría estar asociado con otras anomalías en el sistema y necesitaría ser tratado en consecuencia. Por ejemplo, el linfedema es una de las afecciones que afectan a las personas con la enfermedad de Milroy, además de otras afecciones genéticas como el síndrome de Park-Weber o el síndrome de Klippel-Trenaury y anomalías como el linfangioma o el hemangioma.

El linfedema primario también podría aparecer en la pubertad. El linfedema praecox o enfermedad de Meige es el tipo más común de linfedema que aparece durante la pubertad y afecta principalmente a las niñas. Generalmente aparece en ambas piernas, desde la cadera hasta los dedos de los pies.

Otra forma de linfedema primario es el linfedema tardío, que generalmente comienza después de los 35 años. Afecta tanto a hombres como a mujeres y aparece en ambas piernas desde la cadera hasta los dedos de los pies.




Linfedema secundario: causas

El linfedema secundario ocurre debido al daño al sistema linfático. La infección, la inflamación, la radiación y la cirugía relacionadas con el cáncer, las enfermedades venosas, la obesidad, la inmovilidad o el trauma son causas comunes de linfedema secundario. En los casos de linfedema debido al tratamiento del cáncer, la mayoría de los casos se desarrollan dentro de los primeros 6 a 18 meses de tratamiento, aunque algunos casos también podrían desarrollarse muchos años después.

Factores de riesgo para el linfedema secundario

La cirugía de ganglios linfáticos y la radioterapia se consideran los factores de riesgo más importantes para el linfedema. Sin embargo, también hay otros factores de riesgo que deciden qué tan alto o bajo es el riesgo de linfedema secundario.

Extirpación de varios ganglios linfáticos

Si a usted le han extirpado ganglios linfáticos para el tratamiento del cáncer, esto aumenta el riesgo de linfedema. Por ejemplo, cirugías que pueden requerir la extirpación de ganglios linfáticos debido a cáncer en el área de la cabeza y el cuello, el seno, el cuello uterino, el colon, la vejiga, la próstata, la piel o los testículos. Aunque los cirujanos hacen todo lo posible por minimizar el daño al sistema linfático, no siempre es posible. Esto se debe a que los riesgos de cáncer superan con creces los riesgos de linfedema.

La extirpación de los ganglios linfáticos también aumenta el riesgo de infecciones después de la cirugía, y estas infecciones son otro factor de riesgo importante para el linfedema.

Cirugías múltiples o cirugía extensiva

Si las vías linfáticas se interrumpen debido a cualquier traumatismo o a múltiples cirugías (incluso no cancerosas), puede provocar daño linfático y provocar linfedema. Por ejemplo, la mastectomía y la reconstrucción mamaria son cirugías extensas asociadas con un mayor riesgo de linfedema. Afortunadamente, el riesgo de desarrollar linfedema después de la cirugía de cáncer de mama está disminuyendo lentamente. De una alta probabilidad del 50 por ciento en tiempos anteriores, el riesgo ha caído al 15-25 por ciento hoy en día.




Radioterapia

En los casos de cáncer de mama o cualquier otra forma de cáncer que requiera radioterapia para tratar las células cancerosas, el riesgo de daño permanente al sistema linfático es bastante alto. Los ganglios y vasos linfáticos sanos también podrían dañarse durante la radioterapia. El linfedema es una consecuencia natural de este daño.

La radioterapia también puede causar cicatrización de los vasos linfáticos, que es un precursor de la fibrosis. Esta es una condición que involucra la formación excesiva de tejido conectivo fibroso, llevando a cicatrización y engrosamiento del tejido afectado. La fibrosis disminuye aún más el flujo linfático y aumenta el riesgo de linfedema. Monitoree de cerca el área irradiada en busca de decoloración, enrojecimiento y ampollas e informe a su médico de inmediato si hay algún cambio.

Quimioterapia

Aunque la quimioterapia por sí sola puede no llevar al linfedema, podría llevar al aumento de peso, que es un factor de riesgo para el linfedema. Si se realizó una disección de ganglios linfáticos axilares para el tratamiento del cáncer de mama, se le puede solicitar que evite las inyecciones, la quimioterapia o la extracción de sangre en el brazo del lado tratado.

Enfermedades venosas

Hay casos de linfedema en personas con afecciones médicas que afectan el flujo de sangre venosa. Las venas enfermas no pueden manejar el volumen de líquido y, como resultado, el líquido se desborda en los espacios de los tejidos. Esto a su vez agota el sistema linfático en el área y causa linfedema. Dos de estas enfermedades venosas incluyen las venas varicosas y la trombosis venosa profunda (TVP).

Tener sobrepeso u obesidad

Tener sobrepeso se define como tener un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más. Y los obesos tienen un mayor riesgo de desarrollar linfedema después de recibir tratamiento para el cáncer. Cuando el cuerpo tiene grasa extra, el tejido adiposo necesita más vasos sanguíneos para llevarle oxígeno y nutrientes. Como resultado, estos tejidos también tienen más líquido del que deshacerse. Si la cantidad de líquido que sale no puede ser manejada por el sistema linfático, podría llevar al linfedema.

Infección o lesión en el lado tratado
  • Cualquier lesión o infección en el lado del cuerpo que fue tratado para el cáncer aumenta el riesgo de linfedema. La lesión y la infección conducen a la inflamación. Esto a su vez se traduce en un aumento del flujo sanguíneo a esa área, lo que resulta en una mayor producción de líquido. Si el sistema linfático no puede controlar la carga de líquido, desencadena el linfedema.
  • La venopunción, o el proceso de perforar una vena para extraer sangre, también aumenta el riesgo de desarrollar linfedema secundario. Evite cualquier pinchazo con aguja en el brazo o la pierna en el lado del cuerpo tratado para el cáncer. Eso incluiría extracción de sangre, ajuste de catéteres, inyecciones e incluso quimioterapia.
  • La fibrosis puede llevar a infecciones como la linfangitis o la celulitis, ambas desencadenantes del linfedema. Esto se debe a que el daño tisular no permite que el oxígeno y los nutrientes esenciales lleguen al área de manera oportuna, lo que provoca retrasos en la cicatrización de la herida. Esto proporciona a las bacterias un medio perfecto para crecer y causar infecciones. Por lo tanto, si usted está sufriendo de cualquiera de estos síntomas, cuide su piel meticulosamente y evite inyecciones y/o extracciones de sangre.
Infecciones parasitarias

Las infecciones parasitarias como la filariasis linfática, también conocida como elefantitis, pueden provocar la obstrucción de los canales linfáticos y provocar linfedema. Los gusanos microscópicos en forma de hilo prosperan en el sistema linfático humano, causando graves daños. El gusano se transmite a través de picaduras de mosquitos, lo que convierte a las infecciones parasitarias en una causa común de linfedema en las regiones propensas a los mosquitos.

Inflamación

Afecciones como la artritis reumatoide (AR) y el eccema hacen que los tejidos se hinchen y enrojezcan. En casos severos, las posibilidades de daño al sistema linfático son bastante altas.

Falta de movimiento

Las personas con movilidad limitada debido a enfermedad, artritis o daño nervioso también pueden estar en riesgo de desarrollar linfedema. El ejercicio y el movimiento ayudan con el drenaje linfático ya que la actividad muscular alrededor de los vasos linfáticos los mantiene suficientemente estimulados. El movimiento limitado hace que los músculos estén inactivos, lo que resulta en acumulación de líquido y, posteriormente, linfedema.

Fuente: Cure joy

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!