16 Causas de la osteoporosis y la pérdida de hueso que debe saber


En sí misma, la pérdida ósea es un fenómeno natural. Sus huesos están hechos de colágeno, una proteína fibrosa que proporciona una estructura blanda, y el fosfato de calcio mineral, que hace que la estructura sea más dura y añade fuerza. Pero los huesos no son algo permanente. Como todos los tejidos vivos, cambian. Cuando su cuerpo necesita minerales como el calcio, un tipo especial de células llamadas osteoclastos descomponen los huesos para liberar los minerales – esto se conoce como resorción ósea. Así que a lo largo de su vida, el cuerpo reabsorbe el hueso viejo y se forma hueso nuevo. De hecho, ¡cada 10 años, su esqueleto es reemplazado completamente por un nuevo conjunto de huesos!

Así que todos podemos esperar alguna pérdida de hueso a medida que envejecemos. Pero algunas personas experimentan pérdida ósea a un ritmo más rápido de lo normal. Con el tiempo, esto puede llevar a que se presenten huesos débiles y quebradizos con un mayor riesgo de fractura, una afección conocida como osteoporosis. En algunos pacientes, los huesos pueden volverse tan frágiles que incluso un estornudo o una tos son suficientes para causar una fractura de costilla. Y algunas fracturas, particularmente las que ocurren en la cadera, pueden incluso incapacitarlo permanentemente.




Lo que es preocupante es que la osteoporosis no es un problema poco común. De hecho, millones de personas tienen osteoporosis o están en mayor riesgo de padecerla porque tienen baja masa ósea. Sin embargo, hay razones para animarse. Aunque en el pasado se pensaba que esta afección era una parte inevitable del envejecimiento, los expertos ahora creen que controlar los factores que aumentan el riesgo puede ayudar mucho a prevenir la osteoporosis. Así que echemos un vistazo a los factores que pueden causar esta enfermedad.

1. Envejecimiento

Todos los días, se agrega tejido óseo y se retira de los huesos. Durante la infancia, la adolescencia y los primeros años de la vida adulta, la velocidad con la que se deposita tejido nuevo es mayor que la velocidad con la que se retira. Así, sus huesos se vuelven más densos y fuertes hasta finales de los 20 años, cuando alcanza su pico de masa ósea. Pero a medida que uno envejece, la velocidad a la que se retira el tejido óseo comienza a superar la velocidad a la que se forma. Así que se empieza a perder lentamente la densidad ósea a partir de los 35 años de edad. Ahora, esto nos sucede a todos nosotros, pero algunos factores pueden aumentar sus probabilidades de pérdida ósea acelerada y dejarle vulnerable a la osteoporosis. La edad, por supuesto, es un factor significativo – las mujeres mayores de 50 años y los hombres mayores de 70 tienen un mayor riesgo de osteoporosis.

2. Dieta deficiente

Una dieta bien balanceada rica en frutas y verduras y que contenga suficiente calcio, vitamina D, vitamina K y calorías es importante para minimizar la pérdida ósea. El calcio y la vitamina D, que es necesaria para la absorción del calcio, son particularmente importantes.

Usted necesita 1300 mg de calcio en un día entre las edades de 9 y 18 años cuando su cuerpo está acumulando su reserva de este importante mineral. Los adultos necesitan 1000 mg al día. Se recomiendan aproximadamente 1200 mg al día a partir de los 51 años de edad para las mujeres y después de los 70 para los hombres. En lo que respecta a la vitamina D, los hombres y mujeres adultos necesitan 600 UI de esta vitamina al día y 800 UI después de los 70 años.

Qué hacer: Incluya en su dieta alimentos ricos en calcio como verduras de hoja verde, leche y vainas de soja (edamame). En lo que respecta a la vitamina D, su cuerpo puede formar esta vitamina cuando usted está expuesto a la luz solar. Pero como la sobreexposición al sol puede causar problemas como el envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer de piel, es posible que usted también quiera confiar en las fuentes alimenticias de vitamina D. Los aceites de pescado y los pescados grasos pueden darle vitamina D. Muchos alimentos como los cereales y la leche también están fortificados con esta vitamina.




3. Demasiada vitamina A

Aunque la vitamina A es importante para el crecimiento óseo, las investigaciones indican que el consumo excesivo de vitamina A, particularmente de retinol, puede aumentar su riesgo de osteoporosis. ¿Por qué sucede esto? Demasiada vitamina A causa un aumento de los osteoclastos en el cuerpo. Se sabe que estas células descomponen el hueso. El uso excesivo de vitamina A también puede interferir con la vitamina D, que es necesaria para preservar el hueso.

Qué hacer: Es aconsejable no consumir fuentes ricas en vitamina A como el hígado más de una vez a la semana. Y a las personas que tienen un alto riesgo de osteoporosis – por ejemplo, las personas mayores o las mujeres posmenopáusicas – se les aconseja que limiten su consumo de retinol a 1,5 mg al día. De hecho, consulte con su médico antes de tomar cualquier suplemento dietético.

4. Niveles bajos de hormonas sexuales

Los niveles bajos de la hormona femenina estrógeno en las mujeres y la hormona masculina testosterona en los hombres se asocian con un mayor riesgo de osteoporosis. Sabemos que el estrógeno induce la muerte celular en los osteoclastos, las células que descomponen el hueso para que los aminoácidos y minerales liberados puedan ser utilizados en otras partes del cuerpo.

El mecanismo por el cual la testosterona funciona es todavía un poco confuso. Sin embargo, sabemos que se metaboliza en un estrógeno conocido como estradiol y que éste es, al menos en parte, responsable de sus propiedades de protección ósea.

En las mujeres, la menopausia causa una fuerte disminución en los niveles de estrógeno. El síntoma más común que indica una deficiencia de estrógeno en las mujeres antes de la menopausia es la falta de períodos menstruales. Los períodos menstruales irregulares o perdidos también pueden ser causados por una combinación de ejercicio intenso y bajo consumo de calorías que puede afectar sus niveles hormonales. Las mujeres que hacen demasiado ejercicio y hacen dieta, por ejemplo, profesionales como bailarines de ballet o corredores de maratón, pueden ser susceptibles a esto.




En los hombres, los niveles bajos de testosterona pueden jugar un papel en el desarrollo de la osteoporosis. El consumo excesivo de alcohol o el uso de ciertos medicamentos esteroides pueden causar desequilibrios hormonales en los hombres.

Qué hacer: En algunos casos, se puede recomendar la terapia de reemplazo hormonal (TRH). Sin embargo, esta terapia no está exenta de riesgos. Por ejemplo, se considera que la terapia de reemplazo de estrógeno aumenta el riesgo de cáncer de mama, accidente cerebrovascular y cardiopatía, mientras que la terapia de reemplazo de testosterona puede estar asociada con la enfermedad cardiovascular. Su médico puede ayudarle a evaluar los beneficios y riesgos asociados con la HRT.

5. Reposo en cama o inactividad

La actividad física no sólo fortalece los músculos, sino también los huesos. Y si no haces suficiente ejercicio o pasas por un largo período de inactividad – por ejemplo, si estás confinado en la cama – la velocidad a la que experimentas la pérdida ósea puede aumentar.

Qué hacer: Manténgase activo. Los ejercicios de levantamiento de pesas, que le hacen trabajar contra la gravedad, se consideran los mejores para sus huesos. Los ejemplos incluyen caminar, correr, subir escaleras, levantar pesas, jugar al tenis y bailar.

Una persona sana que se somete a reposo en cama puede recuperar la densidad ósea reanudando los ejercicios de soporte de peso. Cuando las personas no son capaces de reanudar tales actividades, puede ser útil tomar medicamentos para tratar la osteoporosis, así como tratar otros factores que incrementan su riesgo de padecerla.

6. Fumar

Fumar no sólo causa estragos en el corazón y los pulmones, sino que también puede debilitar los huesos. Varios estudios muestran que fumar aumenta las probabilidades de contraer osteoporosis. Esto también podría deberse a que fumar puede reducir la producción de estrógeno en el cuerpo.

Qué hacer: Los programas en línea, las guías de autoayuda y la asesoría pueden ayudarle a dejar de fumar. Los estudios también muestran que el uso de medicamentos que reducen los síntomas de abstinencia y su impulso de fumar pueden duplicar sus probabilidades de deshacerse de este hábito. Un ejemplo común de esto es la terapia de reemplazo de nicotina, en la que usted toma pequeñas dosis de nicotina para lidiar con la abstinencia.

7. Consumo excesivo de alcohol

El consumo habitual de cantidades excesivas de alcohol puede aumentar significativamente su riesgo de osteoporosis. El consumo excesivo de alcohol no sólo altera el equilibrio del calcio en el cuerpo, sino que también puede tener un impacto adverso en las hormonas protectoras de los huesos y las vitaminas.

Qué hacer: Si bebe alcohol, limite el consumo a niveles moderados. Los niveles moderados de alcohol se definen como 1 bebida al día para las mujeres y 2 para los hombres. Y una bebida equivale a unas 350 ml de cerveza, 140 ml de vino o 42 ml de licor destilado.

8. Consumo excesivo de cafeína

Mientras que su taza matutina de café puede proporcionarle una inyección muy necesaria en el brazo para pasar el día, cantidades excesivas de cafeína pueden contribuir a la pérdida ósea. Esto puede deberse a que la cafeína puede afectar potencialmente la viabilidad de los osteoblastos, células que producen hueso como respuesta a la tensión mecánica y a los factores de crecimiento.

Qué hacer: Aunque se ha descubierto que tomar más de 3 tazas de café al día es un factor de riesgo para la osteoporosis, los expertos recomiendan limitar el consumo de cafeína a 400 mg al día. Se aconseja a las mujeres embarazadas que eviten la cafeína por completo o que limiten la ingesta a 300 mg en un día. Una taza de café de 225 ml contiene entre 95 y 200 mg de cafeína.

9. Trastornos alimenticios

Los trastornos alimentarios como la anorexia nerviosa y la bulimia pueden dejarle con deficiencias nutricionales que afectan negativamente a sus huesos. También pueden causar desequilibrios hormonales – una deficiencia de estrógeno o testosterona o un aumento de cortisol – que afectan negativamente a sus huesos. Un trastorno alimentario también puede causar desequilibrios hormonales -una deficiencia de estrógeno o testosterona o un aumento de cortisol- que aumentan sus probabilidades de pérdida ósea.

Qué hacer: El asesoramiento dietético que le ayuda a seguir una dieta saludable, la terapia cognitivo-conductual que le ayuda a identificar y cambiar patrones de pensamiento y comportamiento poco útiles, y los medicamentos se pueden utilizar para tratar los trastornos alimentarios.

10. Un índice de masa corporal (IMC) bajo

Si su índice de masa corporal es de 19 o menos, usted tiene un riesgo más alto de osteoporosis. Su IMC es una medida de su peso. Puede calcularlo dividiendo tu peso en kilogramos por el cuadrado de tu estatura en metros.

Qué hacer: Si su IMC es bajo, trate de aumentar gradualmente de peso. Pero no confíe en alimentos como las bebidas azucaradas o los pasteles que pueden tener un alto contenido de azúcar y grasas saturadas y, en última instancia, dañar su salud. En su lugar, siga una dieta saludable y balanceada con más calorías. Asegúrese de incluir en su dieta granos enteros, frutas y verduras, aceites insaturados y legumbres, huevos, carne y otras fuentes de proteínas.

11. Ciertos medicamentos

Varios medicamentos, incluyendo los que se usan para tratar el cáncer de mama, el cáncer de próstata, la epilepsia y las convulsiones, pueden causar pérdida ósea o cáncer de mama. También lo puede hacer el uso a largo plazo de ciertos medicamentos esteroides.

Qué hacer: Consulte con su médico para ver si algún medicamento que esté tomando puede ser perjudicial para la salud de sus huesos. Su médico también puede sugerir alternativas más seguras en algunos casos.

12. Artritis reumatoide

Varias condiciones médicas pueden aumentar su riesgo de osteoporosis. La artritis reumatoide es una de esas enfermedades autoinmunes caracterizada por la inflamación de las articulaciones y los tejidos cercanos. Estos tejidos inflamados pueden liberar enzimas que desgastan los huesos y cartílagos circundantes. Las personas con esta afección experimentan rigidez y dolor en las articulaciones, así como fatiga. Y con el tiempo, las articulaciones pueden incluso deformarse. El dolor y la pérdida de función en las articulaciones también pueden provocar inactividad, lo que puede aumentar aún más el riesgo de osteoporosis.

Se cree que los desequilibrios hormonales, las infecciones, los genes y el tabaquismo están relacionados con la artritis reumatoide. Las opciones de tratamiento pueden incluir fisioterapia, medicación, ejercicio y cirugía.

13. Enfermedad renal crónica

Es la pérdida de la función renal con el tiempo. Los riñones juegan un papel importante en el mantenimiento de la salud de los huesos. Ayudan a mantener un equilibrio de los niveles de calcio y fósforo. Y convierten la vitamina D de los alimentos en calcitriol, la forma activa de la vitamina D que es utilizada por el cuerpo. La presión arterial alta y la diabetes son las causas más comunes de enfermedad renal crónica.

La pérdida de la función renal ocurre lentamente y los primeros síntomas pueden incluir pérdida de apetito, fatiga, dolores de cabeza, picazón y sequedad en la piel, pérdida de peso y náuseas. A medida que la función renal empeora, usted puede notar piel anormalmente clara u oscura, dolor en los huesos, sangre en las heces, moretones fáciles, hinchazón o entumecimiento en sus manos y pies, somnolencia, sed excesiva, etc. Controlar la presión arterial, el azúcar en la sangre y el colesterol puede ayudar a reducir el daño renal. A medida que la afección progresa, es posible que necesite diálisis o un trasplante de riñón.

14. Glándula paratiroidea hiperactiva

Las glándulas paratiroideas producen una hormona conocida como hormona paratiroidea que ayuda a controlar los niveles de calcio, vitamina D y fósforo en la sangre y los huesos. Los síntomas que se observan en esta afección se deben principalmente al daño que resulta de los altos niveles de calcio en la sangre o a la pérdida de calcio de los huesos. Estos pueden incluir dolor en los huesos, fatiga, aumento de la micción, cálculos renales, depresión, pérdida del apetito y náuseas. El tratamiento puede consistir en aumentar el consumo de líquidos para prevenir los cálculos renales, la terapia con estrógenos, los suplementos de vitamina D o la extirpación quirúrgica de las glándulas hiperactivas.

15. Hipertiroidismo

El hipertiroidismo es una afección en la que la glándula tiroides produce demasiada tiroides. Los niveles altos de la hormona tiroidea tiroxina pueden acelerar la pérdida ósea.

Usted podría experimentar síntomas como ansiedad, dificultad para dormir, fatiga, pérdida de peso e hinchazón en el cuello si tiene esta afección. El tratamiento puede incluir medicación, cirugía o tratamiento con yodo radiactivo que utiliza radiación.

16. Problemas de malabsorción

Varias condiciones que impiden la absorción adecuada de nutrientes por parte del cuerpo también pueden llevar a la pérdida de hueso. Algunos ejemplos incluyen la enfermedad celíaca, la fibrosis quística y la enfermedad de Crohn, así como la cirugía de bypass gástrico para bajar de peso.

La osteoporosis también puede causar pérdida de dientes

La osteoporosis también puede tener un impacto en otra área de preocupación a medida que envejece: su salud dental. Las investigaciones indican que existe una asociación entre la osteoporosis y la pérdida de hueso en los maxilares. El hueso en las mandíbulas anclan los dientes y cuando se vuelven más frágiles puede ocurrir la pérdida de dientes. De hecho, se ha encontrado que las mujeres con osteoporosis son tres veces más propensas a tener pérdida de dientes que aquellas sin esta afección. Aunque más investigación determinará si los tratamientos para la osteoporosis pueden beneficiar al hueso de sus mandíbulas, los científicos parecen ser optimistas al respecto.

Fuente: Cure Joy

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!