Los cigarrillos electrónicos ‘bombean’ sustancias cancerígenas a los pulmones

Los cigarrillos electrónicos han ganado popularidad como una alternativa cada vez más segura y de moda a los cigarrillos tradicionales. Sin embargo, investigaciones recientes cuestionan su seguridad real, afirmando que los vapores contienen sustancias cancerígenas que pueden persistir.

Muchos estudios realizados en los últimos años han encontrado que, a pesar de ser anunciados como una alternativa más segura a los cigarrillos tradicionales, los cigarrillos electrónicosen realidad ocultan numerosas amenazas a la salud.




Un estudio que Medical News Today cubrió reveló que los sabores de los cigarrillos electrónicos son tóxicos cuando se trata de la salud del corazón.

Otro estudio incluso informó que “los cigarrillos electrónicos podrían ser tan malos como los cigarrillos“.

Además, un artículo de estudio publicado este año explica que los cigarrillos electrónicos pueden producir niveles peligrosamente altos de formaldehído.

El formaldehído y otros aldehídos son compuestos químicos que tienen propiedades cancerígenas, lo que significa que la exposición prolongada a estas sustancias tiene el potencial de causar cáncer.

La pregunta, sin embargo, es si estas sustancias están presentes en grandes cantidades y permanecen en nuestros cuerpos el tiempo suficiente para causar daño.




Un nuevo estudio piloto de la Universidad de Nevada en Reno sugiere que los aldehídos liberados por los cigarrillos electrónicos son absorbidos por los pulmones en grandes cantidades, lo que puede plantear riesgos significativos para la salud.

Hasta ahora“, dice la autora principal del estudio, Vera Samburova, “la única investigación sobre la absorción respiratoria de aldehídos durante el tabaquismo se ha realizado en fumadores convencionales“.

Se sabe poco sobre este proceso para el uso del cigarrillo electrónico“, añade, “y entender los riesgos únicos que el vapor representa para los usuarios es crítico para determinar la importancia toxicológica“.

Altas cantidades de aldehídos en el aliento de los usuarios

En el nuevo estudio, cuyos hallazgos aparecen en la revista Toxics, Samburova y sus colegas trabajaron con 12 participantes que usaban cigarrillos electrónicos.

Para poder cuantificar el nivel de sustancias tóxicas que fueron absorbidas por el sistema respiratorio de los usuarios de cigarrillos electrónicos, los investigadores desarrollaron una técnica mediante la cual fueron capaces de establecer cuál era la concentración de aldehídos en la respiración de los participantes tanto antes como después de la inhalación (o uso de cigarrillos electrónicos).




El equipo restó la cantidad de aldehídos encontrados en el aliento exhalado de los usuarios de cigarrillos electrónicos de la de los químicos encontrados directamente en los vapores producidos por los dispositivos. De esta manera, pudieron calcular la concentración de sustancias químicas tóxicas absorbidas en los pulmones de los participantes.

Encontramos que la concentración media de aldehídos en el aliento después de las sesiones de vaporización era 10 veces y media más alta que antes de la vaporización.

Vera Samburova.

Más allá de eso” -continúa-, “vimos que la concentración de sustancias químicas como el formaldehído en el aliento después de la evaporación era cientos de veces menor que la que se encuentra en los vapores directos del cigarrillo electrónico, lo que sugiere que una cantidad significativa está siendo retenida en el tracto respiratorio del usuario“.

A lo largo del estudio, los investigadores también hicieron todo lo posible para asegurarse de que las prácticas de vaporización de los participantes se correspondieran, en la medida de lo posible, con la forma en que utilizaban normalmente los cigarrillos electrónicos (fuera del laboratorio).

Casi todos los participantes usaron sus propios cigarrillos electrónicos y e-liquidos de su preferencia, y se evaporaron durante el tiempo que normalmente lo harían.

Esto sugiere que los resultados de los estudios que indican que los cigarrillos electrónicos producen altos niveles de productos químicos tóxicos, que luego son asimilados por los usuarios, realmente se aplican a las prácticas de uso cotidianas, y no sólo a las condiciones de laboratorio.

Nuestro nuevo estudio piloto subraya el riesgo potencial para la salud asociado con los aldehídos generados por los cigarrillos electrónicos“, explica Samburova.

Sin embargo, también señala que “en el futuro, la exposición al aldehído del cigarrillo electrónico absolutamente necesita ser estudiada con un grupo más grande de participantes“.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!