8 Comportamientos ocultos de un acosador

La intimidación es tan antigua como la humanidad y surge de una sola fuente primordial: el miedo. El miedo es una emoción común para todos y cada uno trata con su propio miedo de diferentes maneras. Algunas formas son saludables y racionales y otras son destructivas y dañinas. Un matón, en el fondo, tiene miedo. Son inseguros en sus sentimientos hacia sí mismos y por lo tanto luchan contra ese miedo causando miedo en otros. Cualquiera tiene la capacidad de ser un matón si tiene suficiente miedo. Es bastante fácil detectar a un intimidador si usted es la víctima, pero es mucho más difícil saber si es usted el que está intimidando.




AQUÍ PUEDE VER 8 COMPORTAMIENTOS OCULTOS DE UN ACOSADOR (Y CÓMO EVITAR TENERLOS):

1. LA NECESIDAD DE CONTROLAR Y DOMINAR A LOS DEMÁS

Las personas tienen miedo de no ser lo suficientemente buenas, fuertes, inteligentes o poderosas, por lo que sienten la necesidad de demostrar a todos, especialmente a sí mismas, que lo son. Buscan controlar todo y a todos porque sienten que sus vidas están fuera de control, o sienten que alguien puede lastimarlos si no tienen control total de una situación. Buscan dominar a los demás para asegurarse de que nadie pueda levantarse y hacerles daño.

La mejor forma de lidiar con esto es enfrentarse a sus propios miedos internos acerca de su autoestima. Confróntese a las personas en su vida que le hicieron sentir indigno o insuficiente. Identifique sus problemas de control y encuentre la razón subyacente por la que siente la necesidad de controlar todo y a todos a su alrededor.

2. SENTIR RÁPIDAMENTE IRA

Parte del miedo de un intimidador a estar fuera de control es que sus propias emociones no están completamente bajo su control. Ellos pueden estar emocionalmente desequilibrados o bajo mucha tensión emocional y atacar más frecuentemente debido a esto.

Para poder lidiar con esto, necesita encontrar la causa subyacente de su ira y lidiar con eso. Las clases de control de la ira y encontrar otras maneras de lidiar con emociones fuertes pueden ayudar a controlar mejor esas emociones.

3. CONTROL DEFICIENTE DE LOS IMPULSOS

La ira y el miedo pueden anular nuestro mejor juicio y eliminar los obstáculos para actuar sobre esas emociones. Las personas con un control deficiente de los impulsos luchan por controlar casi todas las emociones. Cuando una emoción poderosa como el miedo o el enojo aparece, hay muy poco dentro de la mente de un bravucón para frenarla e impedir que actúe sobre esa emoción.




Enfrentarse a los temores por sí mismos ayudará con esto, al igual que asistir a clases de control de la ira. Ser capaz de reconocer cuando se está enfadando peligrosamente y luego dejar la situación antes de que las cosas se le vayan de las manos también es una buena habilidad para aprender. Prevenir incidentes es mucho mejor que lidiar con las consecuencias.

4. FALTA DE EMPATÍA POR LOS DEMÁS

Deshumanizar a alguien hace que sea mucho más fácil infligir violencia mental o física a ese alguien. Cuando una persona con la que te enfrentas deja de ser una persona y se convierte simplemente en un obstáculo para tu voluntad, entonces la estás deshumanizando. Cuando categorizas mentalmente a esa persona por su trabajo en lugar de por su nombre, entonces los estás deshumanizando. Es más fácil denunciar al representante de un servicio de atención al cliente que a Sally, que tiene dos hijos y que tiene otros dos trabajos para poder subsistir desde que su esposo enfermó de cáncer.

Puede evitar que una situación se agrave al reconocer que el obstáculo frente a usted es una persona con sus propios problemas con los que está lidiando. Trate de entender que ellos pueden estar teniendo un día horrible como usted. Cuando conecta con la situación de otra persona, entonces es menos probable que la maltrate.

5. INTOLERANTE A LAS DIFERENCIAS

Las personas somos criaturas sociales y es fácil que nos identifiquemos con un grupo. Es un instinto clasificarnos en “tribus” y cualquiera que no sea uno de “nosotros” es una amenaza. Los grupos religiosos, políticos, económicos y sociales pueden fácilmente deshumanizar y demonizar a los miembros de grupos opuestos porque son parte de otra “tribu”. Esto se debe al miedo al otro y a la ira por los agravios percibidos entre los grupos. Las redes sociales han llevado esto al extremo gracias a una “indignación fabricada” por la cual se suscitan las emociones de un grupo contra otro grupo para ganar dinero.

Cuando aceptas a los que son diferentes a ti y entiendes que todos ven las mismas cosas desde diferentes puntos de vista, entonces puedes tratar de encontrar un terreno común y reunirte en el medio. En lugar de sacar conclusiones precipitadas sobre las opiniones o creencias de alguien, intente comprender por qué creen en esas cosas en primer lugar.




6. NO ACEPTA RESPONSABILIDAD POR SUS ACCIONES

Los acosadores en serie se niegan a aceptar la responsabilidad de su violencia y en su lugar culpan a alguien u otra persona. Ellos no ven su acoso como su culpa. Son más reactivos que proactivos. Están reaccionando por miedo y enojo ante la mala conducta de otra persona. Se ven a sí mismos como la víctima o el héroe. La mayoría de los villanos convincentes se ven a sí mismos como el héroe de su propia historia. No son responsables de sus acciones escandalosas porque simplemente estaban protegiendo algo más como la soberanía nacional, la ortodoxia religiosa o la pureza racial.

Independientemente de la situación, usted es responsable de sus propias acciones. Usted elige actuar o no actuar por su propia voluntad. Usted puede elegir ser amable y comprensivo. Usted puede elegir educar a la otra persona de una manera racional y razonable. Si usted amenaza con la violencia o usa la violencia para salirse con la suya, entonces tiene que aceptar la responsabilidad de esa acción porque podría haber elegido de otra manera.

7. SENTIMIENTO DE SUPERIORIDAD

Los matones o acosadores a menudo se sienten superiores y usan ese sentimiento para deshumanizar a otros como meros inferiores. Los acosadores pueden sentirse económica, social, racial o físicamente superiores. Usan ese sentimiento para justificar sus acciones. Cuando sienten que son mejores que tú, les da la justificación que necesitan para tratarte como basura.

Una vez que te das cuenta de que nadie es intrínsecamente superior a los demás, puedes identificarte con ellos. Cada uno tiene algo en lo que es bueno, aunque no todo se compensa igualmente bien. Usted podría ser el banquero de inversiones más exitoso del mundo, pero sin mecánicos, técnicos en computación o carpinteros, no tendría forma de ir a trabajar, nada con lo que trabajar cuando llegara allí y ningún lugar donde vivir. Todo el mundo tiene algo especial que ofrecer al mundo.

8. CULPAR A LA VÍCTIMA

Debido a que a los intimidadores les resulta difícil aceptar la responsabilidad de sus acciones, a menudo culpan a la víctima. “Él/Ella me obligó a hacerlo” es una excusa común. O tiene el control de sus acciones o no lo tiene. Ninguna cantidad de palabras de odio o violencia física se justifica contra una persona o grupo pacífico.

Si se encuentra culpando a otra persona o grupo con violencia o palabras abusivas, entonces usted podría ser un matón. Acepte la responsabilidad por sus acciones y sus palabras. Usar la violencia o la intimidación para robarle a alguien su propiedad, su autoestima o sus derechos siempre está mal. Puede elegir un camino diferente. Es su decisión si quiere o no victimizar a otra persona. Aprenda a conseguir lo que quiere sin violencia ni intimidación. Elija un camino mejor.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!