Los 5 órganos mayores que están siendo destruidos por su consumo de alcohol


Cuando se consume de manera responsable y con moderación, el alcohol puede ser disfrutado sin repercusiones. Por desgracia, cuando la bebida se convierte en un problema los efectos pueden ser desastrosos para la salud del cuerpo humano. De acuerdo con el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo, los efectos inmediatos del alcohol, incluyendo un aumento de la concentración de alcohol en la sangre pueden comenzar 10 minutos después de su primer sorbo. Sin embargo, son los efectos que puede tener en el cuerpo el consumo de alcohol a largo plazo de lo que debe estar más preocupado. Las investigaciones sugieren que el consumo excesivo de alcohol puede conducir a una variedad de diferentes tipos de cáncer, incluyendo boca, esófago, garganta, hígado y mama. También puede causar graves daños a la casi totalidad de los órganos principales del cuerpo.

1. Corazón

Todos estamos familiarizados con los últimos estudios que atribuyen los antioxidantes que se encuentran en un solo vaso de vino tinto con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, ¿pero qué sucede cuando un solo vaso se convierte en una botella? Con el tiempo, el consumo excesivo de alcohol comienza a debilitar el músculo del corazón con el resultado de irregularidades del flujo sanguíneo. Los alcohólicos y bebedores compulsivos a menudo sufren de una afección conocida como cardiomiopatía donde el corazón se contrae y decae. Las personas diagnosticadas con miocardiopatía causada por el alcohol tienden a experimentar falta de aliento, arritmia (latido irregular del corazón), fatiga, agrandamiento del hígado, y una tos persistente. El alcohol también puede aumentar el riesgo de un ataque al corazón, accidente cerebrovascular e hipertensión.




2. Cerebro

Más allá de esa sensación inicial de euforia, el alcohol puede tener un efecto perjudicial en el cerebro. Al reducir la transmisión de información entre los neurotransmisores, el etanol que se encuentra en las bebidas alcohólicas puede causar daños en múltiples áreas del cerebro. Los daños prolongados a los neurotransmisores del cerebro puede resultar en cambios de comportamiento y estado de ánimo tales como depresión, ansiedad, pérdida de memoria, y convulsiones. Si el alcoholismo se combina con la mala alimentación también puede desencadenar el síndrome de Wernicke-Korsakoff o “cerebro húmedo.” Los alcohólicos con “cerebro húmedo” experimentan una forma de depresión que se caracteriza por pérdida de memoria, confusión, alucinaciones, pérdida de la coordinación muscular, y una incapacidad para formar nuevos recuerdos.

3. Hígado

Tenemos la tendencia a subrayar la importancia del hígado humano, sin embargo, a muchos alcohólicos se les indican con certeza cuán importante es en realidad la función hepática. Nuestros hígados son esenciales cuando se trata de tener una digestión adecuada de los alimentos, la absorción de nutrientes, el control de infecciones, y librar al cuerpo de toxinas. Sólo en los EE.UU. hay más de dos millones de personas que sufren de enfermedades del hígado causadas por el consumo excesivo de alcohol, como cirrosis hepática. Alrededor de uno de cada tres trasplantes de hígado en los EE.UU. son el resultado de una enfermedad del hígado causada por el consumo de alcohol.

4. Páncreas

Al igual que al cerebro, grandes cantidades de alcohol puede confundir al páncreas provocando que esconda enzimas internamente en lugar de enviarlos al intestino delgado. La acumulación de enzimas en el páncreas con el tiempo puede causar inflamación. Esta inflamación, también conocida como pancreatitis, puede ocurrir ya sea como un ataque repentino (pancreatitis aguda) que incluye síntomas tales como dolor abdominal, náuseas o vómitos, aumento de la frecuencia cardíaca, diarrea y fiebre o pancreatitis crónica que deteriora lentamente el páncreas, lo que lleva a la diabetes e incluso a la muerte.

5. Riñones

El efecto del alcohol en el hígado también puede propagarse a los riñones. Debido a que el alcohol tiene efecto diurético hace que aumente la cantidad de orina que el cuerpo produce, los riñones no son capaces de hacer su trabajo de regular el flujo y la composición de los fluidos corporales, incluyendo la distribución de los iones de sodio, potasio y cloruro. Esto a su vez puede alterar el equilibrio de electrolitos. El consumo excesivo de alcohol también puede conducir a hipertensión arterial, la segunda causa principal de insuficiencia renal.

¿Cuáles son sus pensamientos sobre esta noticia? ¡Por favor, comparta y comente sobre este artículo!




¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR