Antes de asumir que es demencia, asegúrese de no tener deficiencia en estas vitaminas o minerales

La historia de un diagnóstico de demencia funciona de la misma manera para las familias de todo el mundo. La memoria de un ser querido comienza a empeorar lentamente, las tareas básicas que requieren pensamiento se vuelven cada vez más difíciles; comienzan a hacer la misma pregunta una y otra vez antes de que usted los acompañe para una tomografía computarizada para confirmar el peor escenario del caso. El pronóstico parece sombrío…




Sin embargo, nuevos estudios han encontrado que algunos “diagnósticos de demencia” podrían, de hecho, ser debidos a un desequilibrio físico causado por varios desequilibrios nutricionales. De hecho, un estudio encontró que el 41% de los casos de demencia reportados fueron mal diagnosticados. Según un estudio de UCLA y el Buck Institute for Research on Aging, la disminución de las facultades mentales que asociamos con la demencia son reversibles.

Así que si usted cree que usted o un ser querido podría estar experimentando los primeros signos de demencia, tómese el tiempo para abordar los siguientes siete desequilibrios que comúnmente llevan a un diagnóstico erróneo, junto con su viaje al médico.

Magnesio

En casi todos los estudios realizados con enfermos de Alzheimer, los médicos han encontrado que sus pacientes han tenido un recuento extremadamente bajo de magnesio. Además de estos hechos, existen pruebas de que las personas con niveles más altos de magnesio tienen una menor susceptibilidad a la enfermedad. Es evidente para los miembros de la comunidad médica que existe un vínculo entre ambos.

Todavía se están realizando estudios para corroborar las afirmaciones de que “un aumento en la ingesta de magnesio puede ayudar a revertir la demencia” Sin embargo, para aquellos que sufren en las primeras etapas de deterioro de la funcionalidad cognitiva, se recomienda encarecidamente aumentar la ingesta de magnesio en la dieta.

Omega 3

La idea de los peces como “alimento cerebral” no es nada nuevo, pero en los últimos años la evidencia que respalda las afirmaciones ha ganado más fuerza. Omega 3 es una grasa que se encuentra en las membranas celulares, y cuando está presente en las células cerebrales, mejora tanto la eficiencia como la funcionalidad de nuestras mentes.




Un estudio, que utilizó a más de 2,000 individuos, demostró que el aumento de la cantidad de omega 3 en las dietas de sus participantes llevó a una disminución del 41% en los pacientes con demencia. El declive mental natural que viene con la edad puede ser ralentizado por la ingesta de omega 3.

Vitamina B12

Científicos de la Universidad Ben-Gurion del Negev, Israel, realizaron un estudio que sugiere que una deficiencia de vitamina B12 produce síntomas similares a los de la demencia. Aunque se necesita investigación adicional, la evidencia inicial muestra signos de que la demencia provocada por esto es reversible al aumentar su ingesta a través de la dieta y los suplementos.

Vitamina D

La vitamina D ha demostrado tener un efecto positivo sobre las condiciones degenerativas del cerebro en varios estudios. Entre las personas mayores de 65 años, la tasa de deficiencia de vitamina D es del 95% y se cree que es una de las principales causas de demencia. La vitamina D no sólo mejora la fuerza de los receptores del cerebro, sino que también aumenta la velocidad de recuperación de las neuronas dañadas.

Selenio

Los efectos positivos del selenio en los pacientes con Parkinson han sido bien documentados, pero el impacto que tienen en los pacientes con demencia se encuentra sólo en las primeras etapas de la investigación. Un estudio realizado por la Universidad Federal de Sergipe en Brasil ha comenzado a proporcionar pruebas que demuestran que el aumento de los niveles de selenio puede ayudar a combatir y revertir los efectos perjudiciales de la demencia.

El equipo halló que el selenio podría contribuir al fortalecimiento de las células dopaminérgicas, responsables de la producción de dopamina. La liberación de niveles más altos de dopamina en su sistema entonces tiene un impacto positivo en la funcionalidad cerebral.




Bacteriano

Como parte del estudio de UCLA y Buck Institute, uno de los ingredientes fundamentales para una dieta de inversión de la demencia fue los probióticos. Un desequilibrio de bacterias en el intestino limita el número de nutrientes que su cuerpo puede extraer de otros alimentos. Esto, a su vez, hace que usted no sea capaz de procesar suficientes vitaminas y minerales en esta lista que son esenciales para combatir las enfermedades cerebrales degenerativas.

Hormonal

Se calcula que entre el 10 y el 15% de los pacientes en hogares de reposo se cree que están allí debido a la falta de la hormona tiroidea T3, en lugar de la demencia. T3 es responsable de la síntesis de proteínas, que afecta a casi todos los sistemas del cuerpo, desde el sistema digestivo hasta el neurológico. Si nuestras hormonas están fuera de balance, esto afecta nuestra capacidad de digerir nueva información, causando que repitamos información vieja, por ejemplo, haciendo las mismas preguntas una y otra vez.

Por favor, COMPARTA esta importante información de salud con sus amigos y familiares. ¡Gracias!


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)