Las mejores dietas cuando se tiene diabetes

Una dieta adecuada le ayudará a controlar su azúcar en la sangre, tener un control de su peso, y sentirse mejor. Varios conocidos y populares planes de alimentación le pueden dar la hoja de ruta para hacer precisamente eso. Usted querrá elegir una dieta que pueda seguir, con alimentos que le gusten para que pueda continuarla. A continuación le presentamos una serie de opciones.




Comienze con lo básico

Controle el tamaño de las porciones y las calorías. Reduzca el consumo de alimentos fritos, dulces, bebidas azucaradas, y nada salado o graso. Céntrese en tomar muchas verduras, granos enteros, proteínas magras, productos lácteos bajos en grasa, frutas y grasas saludables. Es posible que tenga que comer cada pocas horas para mantener sus niveles de azúcar en la sangre estables. Su médico o educador en diabetes puede ayudarle a afinar una dieta que funcione para usted.

Dieta baja en carbohidratos

No tiene que renunciar a los hidratos de carbono porque tenga diabetes. Si quiere probar una dieta que los limita, como la de Atkins o South Beach, hable con su médico acerca de ello. La investigación sobre los beneficios de las dietas bajas en carbohidratos para la diabetes tipo 2 es todavía confusa. Pero una revisión escrita por 25 destacados expertos dice que este estilo de dieta debe ser el primer paso en el control de la enfermedad, ya que puede “reducir de forma fiable los niveles altos de glucosa en la sangre”.

Dieta mediterránea

Esta saludable dieta para el corazón utiliza una gran cantidad de frutas y verduras, así como pescado, pollo, nueces, aceite de oliva, legumbres y granos enteros. Lo que no va a comer a menudo: carne roja, mantequilla y sal. Los estudios han demostrado esta dieta puede ayudar a mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control. Puede tomar vino con las comidas, aunque se recomienda no más de una copa al día si usted es una mujer, y dos si usted es un hombre.

Dieta de pequeñas cantidades

Los expertos en nutrición recomiendan este plan de alimentación, diseñado para ayudar a disminuir la presión arterial, a mucha gente porque hace hincapié en frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa, granos integrales, carnes magras, pescado, nueces y frijoles. También se permiten ciertos dulces, pero con moderación. Un estudio de 2011 encontró que esto puede mejorar la sensibilidad a la insulina cuando forma parte de un programa general de pérdida de peso junto con ejercicio.

Dieta de zonas

Su objetivo es mantener los niveles de azúcar en la sangre estables. Las comidas se deben distribuir en un 40% de carbohidratos, 30% de proteínas, y 30% de grasas. Los carbohidratos se clasifican como buenos o malos en función del índice glucémico. Se pueden comer alimentos como pollo y cebada, pero no patatas o yemas de huevo. Un estudio de 2015 encontró que tenía un efecto positivo sobre el control glucémico y el tamaño de la cintura, por lo que puede ser una buena opción. Pregúntele a su médico acerca de ella.




Dieta controladora de peso

Usted tiene un número determinado de puntos a “gastar” comiendo. La mayoría de las verduras tienen cero puntos, por lo que se pueden comer tanto de ellas como quiera, mientras que a las comidas rápidas y postres se les asignan valores muy altos. Los estudios dicen que es eficaz. Existen programas para personas con diabetes tipo 2 que incluyen consejos para el bienestar y el apoyo de un asesor con experiencia en el tratamiento de la enfermedad.

Comidas de dieta envasadas

Ya sea que se los han entregado en su casa o los ha recogido en una tienda de comestibles, hay una enorme variedad de platos preparados por ahí. Tenga cuidado: Pueden tener listas de ingredientes muy largas, y no son siempre saludables para los diabéticos. Hay marcas que sí ofrecen comidas adaptadas para la diabetes. Hable con su médico para ayudarle a reducir sus opciones.

Dieta paleo

La idea detrás de esta dieta de moda es comer de la forma en que lo hacían los primeros seres humanos antes de la agricultura moderna, cuando éramos cazadores-recolectores. Eso significa que no hay que tomar lácteos, azúcar, granos o legumbres refinadas, y tampoco aceites vegetales procesados como el aceite de soja o el aceite de canola. Usted puede disponer de frutas y verduras, carnes magras (preferiblemente de animales alimentados con pasto), pescado, nueces y semillas. Puede sonar saludable, pero hay pocos datos científicos que hablen de cómo afecta a la diabetes.

Dieta sin gluten

El gluten es una proteína que se encuentra en los cereales como el trigo, el centeno y cebada. Las personas con trastornos digestivos como la enfermedad celíaca necesitan evitarlo. La creencia popular es que una dieta libre de gluten le ayudará a perder peso, mejorará la digestión y aumentará la energía. Sin embargo, estas afirmaciones no están respaldadas por la ciencia. Además, el gluten se encuentra en casi todo, desde el aderezo de una ensalada hasta las vitaminas. No hay necesidad de seguir esta dieta a menos que su médico lo aconseje.

Dietas para vegetarianos y veganos

Limitar o evitar productos de origen animal como el pollo, el pescado y el yogur puede ser una forma saludable de comer. Se pueden obtener un montón de productos frescos y otros alimentos integrales, en lugar de hartarse con una caja de nuggets de “pollo”. La investigación muestra que las personas que consumen una dieta basada en plantas reciben más fibra y toman menos calorías y grasa que los no vegetarianos.




Comida cruda

Las personas que siguen esta dieta creen que las altas temperaturas de cocción destruyen los nutrientes vitales en los alimentos. Se alimentan de una gran cantidad de productos frescos, semillas y nueces, y hacen las comidas con la ayuda de aparatos como licuadoras y deshidratadores. Si bien comer de esta manera es probable que ayude a bajar de peso, no hay evidencia de que haga algo para mejorar los síntomas de la diabetes. El resultado final: existen dietas más saludables y más eficaces.

Dieta alcalina

La teoría detrás de esta dieta es que los alimentos como el trigo, carne y azúcar hacen que su cuerpo sea más ácido, lo que puede conducir a enfermedades a largo plazo. Los alimentos como verduras y semillas, por el contrario, pueden cambiar la química de su cuerpo y hacerlo más alcalino, lo que ayuda a bajar de peso y mantenerse saludable. Hay muy poca investigación para respaldar estas ideas, así que hay que tener precaución al respecto.

Ayuno o ayuno intermitente

Todas las diferentes dietas de ayuno que existen por ahí se basan en la idea de que tomar un descanso ocasional a la hora de alimentarse podría ayudar a perder peso y, posiblemente, a combatir enfermedades crónicas. Pero dejar de comer durante mucho tiempo puede ser peligroso para una persona con diabetes. Puede conducir a problemas como el bajo nivel de azúcar en la sangre y la deshidratación.

Por favor, COMPARTE esta importante información de salud con tus amigos y familiares. ¡Gracias!

Fuente: WebMD

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies