Estos 5 medicamentos para la presión arterial tienen efectos secundarios (algunos graves)


Los medicamentos comunes para la presión arterial que son recetados por los médicos son los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), los bloqueadores de los canales de calcio, los betabloqueadores y los diuréticos. Aunque se ha comprobado que estos medicamentos son beneficiosos para la salud cardíaca, pueden tener efectos secundarios que van desde molestias leves como dolor de cabeza y letargo, erupción cutánea, náuseas, tos, sensación de nerviosismo y mareo, diarrea o estreñimiento, irritabilidad, sedación, hiperuricemia y angioedema, hasta depresión, sueños vívidos, alucinaciones, impotencia, hipocalemia, insuficiencia renal, hiperglucemia, hipotensión y taquicardia.

Se debe tener cuidado al tomar estos medicamentos con dolencias preexistentes como diabetes, antecedentes de gota, deterioro de la función hepática y enfermedad renal grave, ya que pueden agravar la afección. Veamos ahora cómo algunos de los antihipertensivos recetados como medicamentos para tratar la presión arterial alta pueden causar otros problemas de salud.




1. Los medicamentos para la hipertensión causan problemas psicológicos

El estrés mental excesivo y una rutina diaria estresante pueden hacer que su presión arterial se eleve a niveles más altos. La hipertensión es un asesino silencioso, ya que trae consigo un montón de otros problemas de salud como derrame cerebral, parálisis, hemorragia cerebral, ataque cardíaco, y similares. Los inhibidores ECA, los bloqueadores de los canales de calcio, los betabloqueadores y los diuréticos son los medicamentos comúnmente recetados para controlar la hipertensión arterial. Aunque los diuréticos y los betabloqueantes son medicamentos excelentes y seguros recetados para esta afección, ocasionalmente se puede presentar fatiga o mareo, diarrea, resfriado, depresión y una frecuencia cardíaca lenta.

Puede desarrollar insomnio, alucinaciones, ansiedad, confusión, depresión o dificultades respiratorias con poca frecuencia. Los bloqueadores de los canales de calcio pueden provocar latidos cardíacos rápidos, mareos, náuseas, pies, tobillos o piernas hinchados y estreñimiento. Una tos u otros efectos secundarios pueden desarrollarse con el uso de inhibidores de la ECA y no pueden ser usados durante el embarazo porque causan defectos de nacimiento.

2. Los inhibidores de la ECA pueden causar hipotensión

Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) son una de las clases de medicamentos que no se han reportado con demasiados efectos secundarios adversos. Son eficaces para reducir la rigidez arterial y mejorar la función endotelial. Sin embargo, algunos de los efectos secundarios más comunes reportados son tos, sarpullido, hipotensión temporal y deterioro del gusto. También se deben usar con mucha precaución en personas con insuficiencia renal. Otros efectos secundarios comúnmente observados incluyen tos seca, dolor de cabeza, mareos y trastornos gastrointestinales como náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea.

Se observan niveles elevados de creatinina sérica y niveles elevados de nitrógeno ureico en sangre con el uso de inhibidores de la ECA. Por lo tanto, usted con frecuencia debe revisar el equilibrio químico en su cuerpo si está tomando este medicamento. La pérdida del gusto puede presentar una pérdida de control de la hipertensión ya que usted tiende a aumentar el consumo de sal cuando comienza a perder el gusto. Esto puede conducir a una amenaza rara, pero potencialmente mortal, que puede hacer que el líquido se filtre desde los vasos sanguíneos hacia los tejidos circundantes. La hinchazón severa puede causar dificultades respiratorias. Reacciones más leves como sarpullido y fiebre también pueden ocurrir en respuesta a la primera dosis de este medicamento.

3. Los bloqueadores del canal de calcio causan taquicardia y dolores de cabeza

Los bloqueadores de los canales de calcio pueden dilatar las arterias al reducir el calcio que entra al corazón y a los vasos sanguíneos. Relajan el músculo cardíaco, haciendo que sea más fácil para el corazón bombear sangre alrededor del cuerpo. Pero, este tipo de medicamento puede tener efectos adversos como taquicardia, una afección que hace que el corazón lata más rápido e irregularmente que el ritmo normal, tanto que el corazón deja de bombear sangre.




También pueden causar rubor facial, dolores de cabeza, edema, mareos, náuseas, sarpullido, somnolencia y estreñimiento. Los bloqueadores de los canales de calcio pueden tener efectos adversos en la circulación fetal y placentaria, resultando en restricción del crecimiento, acidosis y mortinatos cuando se usan durante el embarazo. Otro efecto secundario importante es el edema del tobillo que causa hinchazón en los tobillos, las piernas o los pies.

4. Los betabloqueantes aumentan el riesgo de insuficiencia cardíaca

Los fármacos bloqueadores beta adrenérgicos se utilizan ampliamente para el tratamiento de la hipertensión arterial. Aunque son eficientes por su efecto antihipertensivo, causan efectos secundarios metabólicos y psiquiátricos. Los betabloqueantes pueden causar insomnio, fatiga, depresión, alucinaciones e intolerancia al ejercicio. También pueden causar una reducción del gasto cardíaco y de la frecuencia cardíaca, lo que aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca.

Inducen hipocaliemia, un nivel bajo de potasio en el cuerpo, e hipoglucemia, un nivel bajo de glucosa en la sangre, que puede ser responsable de cambios en el estado mental. Los betabloqueadores podrían ser los culpables aquí si a usted le falta su energía habitual. Es posible que tampoco tenga ganas de hacer ejercicio y termine aumentando de peso a medida que los bloqueadores beta reducen las señales nerviosas al corazón y a los vasos sanguíneos. El asma, la disfunción eréctil y una mayor probabilidad de desarrollar diabetes son otros efectos secundarios que pueden ser difíciles de controlar.

5. Los diuréticos causan efectos secundarios metabólicos

Los diuréticos se prescriben para la hipertensión con el fin de reducir la presión arterial. Funcionan eliminando el exceso de agua en su cuerpo en forma de orina. La presión en los vasos sanguíneos y el corazón disminuye cuando el exceso de agua es expulsada del cuerpo. Aunque pueden ayudar a reducir la presión durante un período de tiempo más largo, causan efectos bioquímicos no deseados en el cuerpo como la hipocaliemia que conduce a arritmias que pueden ser peligrosas a veces, hiperuricemia que conduce a la gota, hiperglucemia, intolerancia a la glucosa, reducción de la función excretora renal e hiperlipidemia.

Los efectos secundarios comunes de los diuréticos incluyen mareos, sedación, temblores, ansiedad, depresión y confusión. También pueden causar hipotensión e impotencia sexual. El conocimiento de los efectos secundarios mencionados de los diversos tipos de antihipertensivos prescritos para tratar la tensión arterial alta es esencial antes de que usted proceda con el tratamiento.




Además, algunos de estos medicamentos pueden agravar dolencias existentes o causar defectos de nacimiento y mortinatos en el embarazo. Así pues, informe a su médico de sus condiciones existentes o embarazo si le recetan estas medicaciones para tratar la tensión arterial alta.

Fuente: Cure Joy

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!