8 Efectos secundarios de la sobredosis de zumo de limón

Por mucho que te gusten los limones y jures por una desintoxicación a primera hora de la mañana, tiene que reconocer que el zumo de limón tiene efectos adversos. Aunque la buena noticia es que los efectos secundarios del zumo de limón se manifiestan sólo cuando se toma demasiado.




El limón es una fruta ácida con un pH de 2, gracias al ácido ascórbico (vitamina C) y al ácido cítrico, que constituye aproximadamente el 8% del peso del fruto. La mayoría de los efectos secundarios del limón se deben a su alta acidez, y algunos se deben a la sobredosis de vitamina C. Dicho esto, el riesgo de sobredosis de vitamina C de los limones es bastante raro, ya que se necesitan 2,000 mg de vitamina C para una sobredosis, lo que equivale a 21 tazas (cada una de 240 ml) de zumo de limón. Pero recuerde que no es la única fuente de vitamina C en su dieta y que también podría estar tomando suplementos.

Como los limones son bastante ácidos y tienen un fuerte efecto de caries en los dientes, siempre diluya el zumo. El tamaño habitual de la porción para el zumo de limón diluido es de 1 taza (240 ml), y 1 taza de zumo diluido requiere un poco menos de 1 limón. Trate de limitar el consumo a 2 limones al día, lo que significa que podría tomar 3 tazas de zumo de limón diluido, repartidas a lo largo del día. Más allá de eso, la carga de ácido cítrico puede convertirse en una preocupación. También tenga en cuenta que la cantidad estándar de zumo de limón cuando se usa como ingrediente para cocinar es de 5 ml (1 cucharadita). Pero tenga en cuenta que los números no son absolutos. Todos nosotros tenemos diferentes condiciones de salud y composición genética, que es lo que determina la magnitud de los efectos secundarios.

A continuación se describen los posibles efectos secundarios de una sobredosis de zumo de limón.

1. Puede deteriorar el esmalte dental

¿Alguna vez ha notado lo sensibles que se sienten sus dientes después de haber chupado un trozo de limón? Eso es por los ácidos de limón que actúan sobre el esmalte de tus dientes.

El esmalte dental tiene un pH de alrededor de 5,5, por lo que puede ser erosionado por sustancias más ácidas que él. Los estudios han demostrado que cualquier ácido por debajo de un pH de 4 puede causar erosión dental. El ácido cítrico, el ácido málico (en manzanas y peras) y el ácido tartárico (en tamarindo) son los peores culpables.




Como ya hemos comentado, el zumo de limón tiene un pH de alrededor de 2, gracias a su contenido en ácido cítrico y ascórbico. Así que cuando estos ácidos actúan sobre el calcio del esmalte dental, erosionan el diente. Además, el zumo de limón también tiene azúcares de frutas naturales. Las bacterias en los dientes las descomponen y causan más daño a los dientes.

Julia Morton, en su libro, Fruits of Warm Climate (Frutas de clima cálido), sugiere que usarlo durante mucho tiempo puede incluso reducir los dientes al nivel de las encías. Aunque esto suena extremo, un estudio sí encuentra que entre una variedad de refrescos y zumos de frutas, el zumo de limón tiene el efecto más erosivo sobre los dientes.

2. Puede empeorar las aftas bucales

Las aftas (pequeñas llagas abiertas dentro de la boca) a menudo son causadas por una reacción alérgica. Puede contraerlas si es alérgico a alimentos ácidos como el zumo de limón.

Existe poca evidencia que apoye la afirmación de que el zumo de limón puede causar aftas dolorosas en personas que no son alérgicas. Sin embargo, el sentido común y la mayoría de los médicos le aconsejarían que se mantenga alejado de los alimentos ácidos como los zumos de frutas y las bebidas gaseosas cuando tenga estas lesiones.

3. Puede empeorar la acidez estomacal, la ERGE y las úlceras

Tomar demasiado zumo de limón, incluso si lo toma regularmente en la comida y no en dosis médicas, puede tener efectos secundarios. El zumo ácido puede irritar el revestimiento del estómago y el esófago, provocando un ataque de acidez estomacal o reflujo ácido.




Esto se debe a que activa la enzima estomacal pepsina, responsable de descomponer las proteínas. Cuando sus jugos digestivos se mueven hacia atrás, hasta la garganta y el esófago, usted experimenta la sensación de ardor asociada con el reflujo ácido.

Sin embargo, los estudios no han podido demostrar definitivamente que la acidez del limón sea el problema de raíz. Aún así, para aquellos con enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) o acidez estomacal, evitar demasiado zumo de limón es uno de los muchos cambios dietéticos esenciales.

Aquellos con úlceras estomacales pueden encontrar que tener demasiado limón interfiere con el proceso de curación.

4. Puede causar náuseas, vómitos y malestar estomacal

El zumo de limón está lleno de vitamina C. Aunque la vitamina C es un nutriente esencial, demasiado de ella es un peligro para la salud.

Cuando toma demasiado zumo de limón, su cuerpo no puede absorber toda la vitamina C que contiene. Para eliminar la vitamina C adicional y restaurar el equilibrio, el agua se precipita hacia el intestino. Náuseas, calambres abdominales y diarrea son síntomas típicos del problema.

Pero como mencionamos, es difícil tomar una sobredosis de vitamina C. Por lo tanto, es posible que no experimente este efecto secundario a menos que ya esté tomando muchos suplementos de vitamina C.

5. Puede causar micción frecuente y deshidratación

Como el zumo de limón aumenta la producción de orina debido a su alto contenido de vitamina C, algunos científicos sugieren que se lo dé a los pacientes con hipertensión o con enfermedades urinarias. Por lo tanto, es esencial que también aumente su consumo de agua para evitar la deshidratación.

6. Puede aumentar el contenido de hierro

La vitamina C aumenta la absorción de hierro no heme (planchas de hierro) en su cuerpo. Esas son malas noticias si sufre de una rara condición hereditaria llamada hemocromatosis en la cual su cuerpo almacena el exceso de hierro. El exceso de hierro puede dañar sus órganos.

El Sistema de Salud de la Universidad de Virginia afirma que la cantidad de vitamina C en la dieta que usted consume normalmente es demasiado baja para causar problemas, pero advierte en contra de tomar zumo de naranja con las comidas. Una taza de zumo de naranja tiene aproximadamente un 31% más de vitamina C que una taza de zumo de limón. Por lo tanto, no es necesario eliminar el zumo de limón, pero podría ser una buena idea reducir su consumo.

7. Puede ser un desencadenante para los pacientes de migraña

Para algunas personas, los cítricos como el limón pueden ser un desencadenante de migraña. En un estudio, el 11% de 490 pacientes de migraña dijeron que comer cítricos provocó un ataque. Esto se debe a que los cítricos tienen tiramina, un producto proteico, que se ha visto como un desencadenante de la migraña. No tiene que evitar los limones por completo. Sólo baje su consumo diario a media taza.

8. Puede causar quemaduras de sol

Aunque el zumo de limón es un remedio popular contra el bronceado que se usa para blanquear la piel, puede resultar contraproducente. Si usted es de piel clara, el zumo de limón en realidad puede aumentar sus probabilidades de sufrir quemaduras solares.

Esta afección se denomina fotofotodermatitis. Hace que la piel sea sensible a la luz y se puede formar una quemadura solar después de sólo 2,5 minutos al sol con zumo de limón en la piel. Las manchas oscuras y las ampollas son a menudo una consecuencia.

La reacción se atribuye al compuesto químico orgánico furocumarina en los limones que es “excitado” por la radiación UVA (ultravioleta A).

Evite el zumo de limón si tiene un tipo de piel seca. Puede hacer que su piel se vuelva aún más seca y escamosa.

Mito: El zumo de limón causa cálculos renales

Algunos afirman que el limón tiene ácido oxálico, que se une al calcio y forma cálculos renales (oxalato de calcio); esto también afecta la absorción de calcio en el cuerpo. Pero los estudios demuestran lo contrario.

El zumo de limón no permite que los niveles de calcio en el riñón y la vesícula biliar aumenten. También evita que el oxalato de calcio se cristalice y se agregue. Además, los citratos (sales de ácido cítrico) que forma una vez digeridos ayudan al cuerpo a expulsar los oxalatos a través de la orina. Algunos investigadores afirman que el zumo de limón se puede utilizar para tratar a los pacientes con cálculos renales.

Aunque un estudio sugiere que los suplementos de vitamina C pueden aumentar el riesgo de cálculos renales, sólo en los hombres, la vitamina C en la dieta, como en el zumo de limón, no tiene tal riesgo.

Mito: El zumo de limón hace que su sangre se vuelva alcalina

Nos encontramos con algunos artículos que afirman que el zumo de limón al ser digerido hace que su sangre sea alcalina. Así que aunque es una sustancia ácida, tener mucha es realmente bueno para la salud. Lamentablemente, esa es una afirmación falsa y potencialmente peligrosa.

Los riñones mantienen el pH de la sangre, no los alimentos. Su dieta, aunque sea alcalina, no puede ni debe cambiar el pH de su sangre. El cambio en el pH de la sangre es potencialmente mortal.

La idea equivocada probablemente surgió del hecho de que la orina se vuelve ligeramente más alcalina después de tomar zumo de limón. Pero eso no indica que su sangre se ha vuelto alcalina también. Los ácidos de limón forman sales como los citratos, que luego se excretan a través de la orina. Esto puede hacer que la orina sea ligeramente más alcalina, pero eso sólo indica que su cuerpo está eliminando los álcalis adicionales.

Unas palabras de precaución: Las cáscaras de limón pueden estar recubiertas con cera no comestible

Los limones que compra en un supermercado pueden estar cubiertos con cera. Esto se hace para protegerlos de daños durante el transporte. Se puede utilizar cera vegetal como la carnauba o incluso ceras a base de insectos, animales o petróleo. La carnauba no es dañina, pero las otras ceras pueden no ser adecuadas para usted. La cera en la cáscara es una preocupación si las aplasta para obtener zumo o las usa para infundir tu agua o usar la cáscara en sus platos. Siempre es una buena idea elegir limones cultivados orgánicamente.

En conclusión
Continúe tomando zumo de limón, pero con moderación. Sus beneficios superan a sus efectos secundarios. Pero si quiere usarlo para curar una condición médica, pregúntele a su médico acerca de la dosis segura. Además, si usted está tomando ciertos medicamentos como aspirina o warfarina, pregúntele a su médico acerca de las posibles reacciones a los medicamentos.

Fuente: Cure Joy

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!