Gota: causas, síntomas y tratamientos

¿Qué es la gota?

La gota es un tipo de artritis causada por una acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones. El ácido úrico es un producto de desecho de purinas que son parte de muchos alimentos que comemos. Una anomalía en el control del ácido úrico y la cristalización de estos compuestos en las articulaciones puede causar ataques de artritis dolorosa, cálculos renales, y el bloqueo del riñón filtrando túbulos con cristales de ácido úrico, lo que lleva a la insuficiencia renal. La gota tiene la distinción única de ser una de las enfermedades médicas más frecuentemente registradas a lo largo de la historia.




Síntomas de la gota

Los ataques agudos de gota se caracterizan por una rápida aparición del dolor en la articulación afectada seguido por calor, hinchazón, coloración rojiza, y una marcada sensibilidad. La pequeña articulación en la base del dedo gordo del pie es el sitio más común para un ataque. Otras articulaciones que pueden verse afectadas incluyen los tobillos, rodillas, muñecas, dedos y codos. En algunas personas, el dolor agudo es tan intenso que incluso el roce de una sábana con el dedo del pie causa un severo dolor. Estos ataques dolorosos por lo general desaparecen en horas o días, con o sin medicación. En casos raros, un ataque puede durar semanas. La mayoría de las personas con gota experimentan episodios repetidos en los últimos años.

¿A quién afecta la gota?

La gota es más común en hombres que en mujeres y más frecuente en hombres afroamericanos que en hombres blancos. Las posibilidades de tener gota aumentan con la edad, con una edad máxima de 75. En las mujeres, los ataques de gota por lo general se producen después de la menopausia. Entre la población de los Estados Unidos, aproximadamente el 21% tienen niveles elevados de ácido úrico en la sangre, una afección conocida como hiperuricemia. Sin embargo, sólo una pequeña parte de las personas con hiperuricemia desarrollarán gota. Si sus padres tienen gota, entonces usted tiene una probabilidad del 20% de desarrollarla.

Factores de riesgo para la gota

Obesidad, aumento excesivo de peso, especialmente en la juventud, ingesta de alcohol pesado entre moderado y mucho, presión arterial alta, y función renal anormal se encuentran entre los factores de riesgo de desarrollar gota. Ciertos medicamentos y enfermedades también pueden causar niveles elevados de ácido úrico. Además, hay una mayor prevalencia de niveles de hormona tiroidea anormalmente bajos (hipotiroidismo) en pacientes con gota.

Cómo es la gota en: el dedo gordo

La articulación en la base del dedo gordo del pie es el sitio más común de un ataque de gota aguda. Estos ataques pueden repetirse a no ser que la gota se trate. Consulte a su médico, incluso si el dolor de la gota se ha ido. Con el tiempo, se pueden dañar las articulaciones, los tendones y otros tejidos.




Cómo es la gota en: los dedos

Las personas pueden experimentar la gota con depósitos de cristales de ácido úrico en las articulaciones de los dedos. Para aliviar el dolor durante un ataque de gota, descanse la articulación que le duele.

Cómo es la gota en: el codo

La gota también puede atacar otras articulaciones como codos y rodillas. Note la protuberancia en el codo.

Diagnóstico de la artritis gotosa

Se considera gota cuando un paciente tiene antecedentes de ataques repetidos de artritis dolorosa, especialmente en la base de los dedos de los pies o en los tobillos y las rodillas. La prueba más fiable para la gota está detectando cristales de ácido úrico en el líquido de la articulación obtenido por aspiración de la articulación. Este procedimiento común se lleva a cabo con anestesia local tópica. Utilizando una técnica estéril, se retira fluido (aspirado) de la articulación inflamada con una jeringa y una aguja.




Diagnosticando gota: análisis del líquido articular

Una vez se obtiene líquido de la articulación, se analiza para ver los cristales de ácido úrico y la infección. El médico también puede hacer un análisis de sangre para medir la cantidad de ácido úrico en la sangre.

¿Cómo se previenen los ataques de gota?

Mantener una adecuada ingesta de líquidos ayuda a prevenir los ataques agudos de gota y disminuye el riesgo de formación de cálculos renales en personas con gota. El alcohol se sabe que tienen efectos diuréticos que pueden contribuir a la deshidratación y precipitar ataques agudos de gota. El alcohol también puede afectar el metabolismo del ácido úrico y causar hiperuricemia. Se origina gota al disminuir la excreción de ácido úrico a partir de los riñones, así como por la deshidratación que causa, lo que precipita los cristales a las articulaciones.

Más técnicas de prevención

Los cambios en la dieta pueden ayudar a reducir los niveles de ácido úrico en la sangre. Dado que los productos químicos de la purina son convertidos por el cuerpo en ácido úrico, los alimentos ricos en purinas deben ser evitados. Los alimentos ricos en purinas incluyen mariscos y carnes de vísceras, como el hígado, cerebro y riñones. Los investigadores han informado de que el consumo de carne o marisco aumenta el riesgo de ataques de gota, mientras que el consumo de productos lácteos parece reducir este riesgo. La reducción de peso puede ser útil en la reducción del riesgo de ataques recurrentes de gota.

Tratamiento de la gota con medicamentos

Ciertos medicamentos reducen el dolor y la inflamación de los ataques de gota, tales como fármacos antiinflamatorios (ibuprofeno y otros), la colchicina y los corticosteroides. Otros medicamentos disminuyen el nivel de ácido úrico en la sangre y previenen el depósito de ácido úrico en las articulaciones (artritis gotosa), los riñones (piedras), y en el tejido (tofos), ayudando a prevenir futuros ataques y complicaciones. Estos fármacos incluyen alopurinol, febuxostat, lesinurad, y probenecid.

¿Qué nos depara el futuro para la gota?

La investigación activa está en curso en una variedad de campos relacionados con la gota y la hiperuricemia. Los científicos han encontrado que la proteína de animal aumentan ligeramente el riesgo de gota. Nuevos fármacos se están desarrollando que puede ser más versátiles y seguros en el tratamiento de los niveles elevados de ácido úrico en pacientes con gota crónica.

Por favor, COMPARTA esta importante información de salud con sus amigos y familiares. ¡Gracias!

Fuente: WebMD

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)