“Estamos entrenados para desinformar”: ex-empleado de farmacéutica expone prácticas sospechosas


Gwen Olsen entró a trabajar en la industria farmacéutica con grandes esperanzas: era una oportunidad maravillosa no sólo para ganarse la vida decentemente, sino también para ayudar a otros.

Hoy en día, algunos podrían llamarla ingenua, pero ¿cómo podía saberlo? Cada anuncio de un medicamento recetado se promociona a sí mismo con la misma buena intención y el bienestar del paciente como prioridad principal.




Toda la industria se presenta a sí misma como una industria centrada en la salud, ya que vende soluciones en píldoras mágicas para una amplia gama de dolencias cotidianas, desde artritis hasta depresión.

“No existe el medicamento seguro”

Estas son las palabras de Gwen hoy en día, una cambio impresionante después de pasar 15 años trabajando como representante de ventas farmacéuticas para algunas de las compañías más grandes, incluyendo Bristol-Myers Squibb, Johnson&Johnson y Abbott Laboratories.

Estamos entrenados para desinformar” es otra acusación condenatoria, añadiendo que ella estaba “siendo alentada para minimizar los efectos secundarios cuando hablaba con los médicos. Empecé a darme cuenta de que estos pacientes estaban siendo literalmente torturados por los medicamentos“.

Fue un proceso de despertar, un proceso espiritual y de conciencia donde empecé a observar lo que estaba sucediendo, lo que algunos de los medicamentos estaban haciendo, la información falsa, la desinformación“.

El daño que se estaba haciendo a completos extraños en nombre de la “medicina” ya era bastante malo, pero fue un incidente muy personal lo que ayudó a Gwen a despertar a los engaños letales.




Mi sobrina tenía 20 años de edad, estaba asistiendo a la universidad de Indiana y era una estudiante de medicina, una mujer muy inteligente y hermosa, un espíritu hermoso por dentro y por fuera. Tuvo un accidente automovilístico, le recetaron hidrocodona vicodina para el dolor, y se volvió adicta“.

Con los elementos sedantes de la droga inhibiendo la habilidad de su sobrina para concentrarse en el estudio, ella eventualmente agregó el estimulante efedrina a su régimen:

Tuvo una interacción con un medicamento y terminó en el hospital, y la etiquetaron con un trastorno bipolar, no con una toxicidad o reacción a los medicamentos que estaba tomando. Empezaron a darle más antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo, y eso la puso en el camino para convertirse en una paciente de una enfermedad mental“.

El ciclo perturbador finalmente le hizo abandonar la escuela secundaria, dándole tiempo para tratar de dejar los medicamentos.

Pero lo que siguió fue una etapa de depresión severa:




Su madre iba camino a casa para llevarla de vuelta al psiquiatra y volver a medicarse. Mi sobrina entró en la habitación de su hermana menor y tomó una lámpara que estaba llena de aceite, y se la derramó sobre sí misma y la encendió, quemándose viva “.

El suicidio se convirtió en un catalizador para Gwen, que se dio cuenta de que la industria farmacéutica -asociada a los psiquiatras que prescribían las píldoras y a los representantes de ventas que las vendían- era una máquina colosal más preocupada por los beneficios que los pacientes.

Era una promesa que le hice de que no dejaría que su recuerdo se mancillara y contaría a la gente lo que le había pasado. No sería recordada como una persona con problemas mentales o genéticamente defectuosa, yo no permitiría que eso pasara. Y me he dado cuenta de que hay miles y miles de personas que necesitan una voz, y yo sirvo como esa voz“.

El libro de Gwen: “Confessions of an Rx Drug Pusher“, revela muchas de las prácticas engañosas desplegadas por la industria.

Una de sus mayores preocupaciones hoy en día es la explotación de los niños, agregando:

Un gran número de psiquiatras son deshonestos, porque los veo dando a la gente medicamentos que saben que dañan el cerebro, saben que no tienen resultados positivos a largo plazo, saben que no curarán nada. Sólo toman una lista de síntomas y la llaman enfermedad o desorden mental.

A pesar de sentirse parcialmente cómplice de la maquinaria de las Grandes Farmacéuticas, Gwen se ha comprometido a exponer las mentiras y los daños:

Estaba tan desilusionada, así como enfadada, cuando descubrí tanta decepción, tanta información errónea que se estaba produciendo y cómo me habían utilizado en ese juego. Literalmente yo era la que estaba en primera línea, estaba haciendo daño a la gente sin querer, pero yo era la responsable. Ahora llevo una carga por eso“.

Vea la entrevista completa a continuación:

Fuente: David Wolfe

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



NEWSLETTER CONOCER SALUD

Recibe una dosis diaria en tu email

* requerido