17 Hábitos que pueden dañar gravemente sus riñones

Las enfermedades renales crónicas afectan al 10% de la población mundial, y millones más corren el riesgo potencial de desarrollar problemas renales. El daño renal no suele ocurrir de la noche a la mañana. Es un proceso constante que ocurre a lo largo de varios años como resultado de algunas malas elecciones de estilo de vida y del control inadecuado de otras afecciones como la diabetes.




Como observó un estudio, mientras más malos hábitos tenga, peor se pone. Los investigadores encontraron que los sujetos de prueba que tenían entre tres y cuatro malos hábitos, denominados “conductas de estilo de vida poco saludables”, aumentaron su riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica en un 337 por ciento en comparación con las personas que no tenían malos hábitos. Veamos cuáles son estos hábitos.

1. Consumo excesivo de alcohol

Los riñones ayudan a su cuerpo a filtrar sustancias dañinas, incluyendo el alcohol. Así que cuando usted bebe mucho alcohol, sus riñones están bajo una presión tremenda. Hacer esto regularmente puede causar daño al sistema renal.

El alcohol es extremadamente deshidratante, y un nivel excesivo en su cuerpo puede causar que sus órganos estén inadecuadamente hidratados y dificultar su desempeño. El alcohol también es una causa de enfermedad hepática, que a su vez interfiere con la regulación del flujo sanguíneo a los riñones.

2. No beber suficiente agua

Los riñones dependen de un flujo adecuado de líquidos para funcionar correctamente. Mantenerse hidratado es importante para ayudar a los riñones a eliminar adecuadamente las toxinas de su cuerpo. La Fundación Nacional del Riñón (National Kidney Foundation) recomienda mantenerse hidratado como una de las “9 cosas que todos deben hacer” para una buena salud renal. El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido también menciona la deshidratación como causa de daño renal y cálculos renales.

3. Constantemente aguantando

No orinar con la suficiente frecuencia puede ser malo para los riñones. La llamada de la naturaleza está destinada a ser respondida de manera regular y oportuna y si no lo hace, su cuerpo y los riñones en particular retienen todas las toxinas destinadas a ser expulsadas. Con el tiempo, esto puede provocar incontinencia, así como cálculos renales y otras formas de daño renal.




4. Dosis altas de medicamentos

Es importante atenerse a los medicamentos recetados. Ciertos medicamentos pueden causar daño renal si se toman incorrectamente o no se vigilan de cerca. Si su médico le ha sugerido una dosis específica durante un tiempo determinado, tómela sólo durante ese tiempo y nada más.

Los analgésicos de venta libre como el ácido acetilsalicílico (aspirina), el ibuprofeno y el acetaminofeno son perjudiciales para los riñones si se toman con regularidad o a diario. Ciertos antibióticos (aminoglucósidos, anfotericina B, cefalosporinas, bacitracina y vancomicina) también pueden ser dañinos si usted tiene riñones delicados.

5. Complacer a su dulce apetito con demasiada frecuencia

Comer alimentos dulces en exceso como postres, dulces y refrigerios y refrescos envasados puede ser malo para los riñones. Un estudio confirmó que consumir demasiada fructosa podría provocar un aumento en los niveles de ácido úrico y, en última instancia, conducir a una enfermedad cardiorenal.

Las personas con diabetes ya están en alto riesgo de desarrollar problemas renales; demasiado azúcar en su dieta puede empeorar esta situación. Asegúrese de leer las etiquetas de los alimentos y escoja alimentos bajos en azúcar y altos en fibra.

6. No controlar su presión arterial

Es importante llevar un registro de su presión arterial ya que la hipertensión es una de las principales causas de daño renal. Mantenga los niveles recomendados por su médico y tome medidas para controlar cualquier presión arterial alta. El nivel suele estar por debajo de 140/90 mm Hg.




7. Consumir demasiada proteína

El exceso de proteína, especialmente de fuentes de carne roja, en su dieta aumenta el riesgo de daño renal. El riñón es responsable de filtrar las toxinas, como el nitrógeno y el amoníaco liberados de una fuente de proteínas. Cuando usted come mucha proteína, el riñón entra en un modo de sobrecarga y comienza la hiperfiltración. Esto lleva a que se presente daño renal.

8. Saltarse el ejercicio

El ejercicio es bueno para la circulación del cuerpo y puede ayudarle a controlar afecciones como la presión arterial y la diabetes. Las personas con sobrepeso u obesas pueden reducir la carga en su cuerpo haciendo ejercicio.

Como mostró un estudio, la pérdida de peso puede afectar positivamente la función renal en individuos gravemente obesos. Para todos los demás, el ejercicio ayuda a mantener el cuerpo y el sistema cardiovascular en buenas condiciones de funcionamiento.

9. No comer bien

Comer saludablemente no siempre significa que usted está comiendo bien cuando tiene problemas renales. Si sus riñones ya están tensos, las cosas cambian un poco. El médico puede sugerir una dieta con menos potasio y fósforo. Esto significa que los alimentos tradicionalmente “malos” como el arroz blanco, el pan blanco y la pasta de repente se vuelven buenos para usted.

¿Qué no debe comer?

  • Versiones integrales con alto contenido de fósforo
  • Avena, nueces, lentejas, cereales de salvado, pescado, carne y aves ricos en fósforo
  • Refrescos
  • Verduras y frutas como tomates, patatas, plátanos y naranjas

¿Qué puede comer?

  • Muchas verduras y frutas frescas (especialmente manzanas, melocotones, judías verdes y zanahorias)
  • Leche de arroz en lugar de leche
  • Cereales a base de maíz y arroz
  • Proteína en cantidades moderadas

Además, las fuentes de proteína vegetal y ciertas fuentes de proteína animal como el pollo y el pescado son más fáciles para sus riñones. Los alimentos saludables para el corazón son una buena idea en general porque también ayudan a controlar el peso, la diabetes y la presión arterial. Ciertos nutrientes como el magnesio y la vitamina B6 son buenos para prevenir los cálculos renales.

10. Tomar mucha sal

Los niveles altos de sodio en su dieta, ya sea en forma de sal en la cocina o más comúnmente a través de fuentes ocultas, son potencialmente problemáticos, especialmente si usted tiene una tendencia a la hipertensión.

Muchos bocadillos, comida basura, alimentos enlatados y envasados contienen altas cantidades de sodio, por lo tanto, reduzca su consumo. Opte por frutas frescas, vegetales, frutos secos o bocadillos caseros. Limite el consumo de sodio a menos de 2,300 mg al día.

11. No tratar las infecciones rápidamente

La próxima vez que contraiga la gripe, asegúrese de tratarla y de tomar el tratamiento completo de antibióticos. Un estudio descubrió que las infecciones virales no tratadas podrían dañar sus riñones. El virus podría propagarse y dañar el riñón. Además, no descansar si tiene gripe, resfriado, amigdalitis o faringitis podría afectar su función renal.

12. Ser deficiente en vitaminas y minerales

La investigación afirma que la deficiencia de vitaminas B6 y D aumenta el riesgo de daño renal y cálculos. El magnesio es un mineral muy importante para su cuerpo. Sin él, el cuerpo no puede deshacerse del exceso de calcio y esto causa cálculos renales.

13. Beber cafeína en exceso

Un estudio demostró que beber demasiada cafeína a largo plazo llevaría a la insuficiencia renal crónica porque aumenta la presión arterial y ejerce mucha presión sobre el órgano. Otro estudio reveló que el exceso de cafeína podría llevar a cálculos renales ya que liberaba mucho calcio en la orina.

14. No dormir bien

El sueño es vital para cualquier persona. Es durante este tiempo que su cuerpo se sana y se renueva, incluyendo los tejidos renales. Si usted no está durmiendo lo suficiente o la calidad de su sueño es mala, podría bloquear sus arterias. Esto eleva su presión arterial. Cualquier cosa que aumente su presión arterial puede dañar su riñón. Por lo tanto, duerma bien de 7 a 8 horas todos los días.

15. Fumar

Fumar afecta negativamente su presión arterial. También aumenta el riesgo cardiovascular, ya que fumar aumenta la frecuencia cardíaca, estrecha los vasos sanguíneos de los riñones, daña las ramas arteriales y causa arteriosclerosis en las arterias renales. Estos, a su vez, acumulan las probabilidades en su contra por daño renal.

Fumar es mortal para las personas con diabetes, ya que aumenta las probabilidades de problemas renales. Los fumadores corren el riesgo de perder la función renal más rápido que los no fumadores. Pero dejar de fumar disminuirá significativamente cualquier riesgo futuro.

16. Uso excesivo de edulcorantes artificiales

¿No puede dejar de tomar refrescos endulzados artificialmente? Un estudio reveló que las personas que tienen cantidades regulares de bebidas endulzadas artificialmente tienen un riesgo dos veces mayor de insuficiencia renal.

17. Comer alimentos modificados genéticamente

Estudios han descubierto que el consumo de cultivos transgénicos podría tener efectos dañinos en el riñón y el hígado. Incluso la cantidad más pequeña de alimentos OMG tuvo un impacto negativo en los órganos. Opte por productos cultivados orgánicamente y evite las fuentes comunes de ingredientes transgénicos como los alimentos procesados y preenvasados.

Fuente: Cure joy

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!