Esta mujer sufre urticaria y alucinaciones después de usar unas piezas populares de joyería

Jo Wollacott, madre de dos hijos del Reino Unido, ya no era ella misma. Un día empezó a tener algunos síntomas increíblemente extraños, y los médicos estaban bastante convencidos de que estaba drogada.




Estuve también en el hospital unos días con alucinaciones -no sabía lo que estaba pasando“, explicó. “Los doctores no podían averiguar qué me pasaba. No sabían qué medicación ponerme“.

Además de las alucinaciones que sufría, Jo tenía graves náuseas y le había irrumpido una urticaria. Todas las señales apuntaban a que estaba drogada, pero todos sus análisis de sangre daban negativo.

Mientras todo esto sucedía, su vida comenzó a desmoronarse. Rompió con su novio, terminó sin trabajo por estar tan enferma y no le quedó más remedio que vender su casa. Jo estaba perdida, pero finalmente llegó al fondo de las cosas cuando recibió una carta de la escuela de su hijo.

La carta advertía a los padres sobre los efectos tóxicos de las pulseras de semillas de regaliz americano o Abrus precatorius, que ella había pedido por Internet para sí misma y que comenzó a usar cuando comenzaron sus síntomas.

La carta tenía una foto de mi brazalete. Cuando recibí la carta de advertencia, llegué a casa y fui hasta el brazalete y me di cuenta de cuánto tiempo lo había estado usando “, dice Wollacott. “No podía creerlo. Cuando descubrí que las alucinaciones eran parte de los efectos secundarios de la intoxicación por los abalorios, empecé a juntar las piezas…“.




Little Things explica por qué estas llamadas “abalorios de amor” están causando tantos problemas.

Mientras que los abalorios pueden parecer bonitos, se derivan de la semilla mortal de la planta peruana abrus precatorious. La semilla contiene la toxina abrin, que puede matar en dosis tan pequeñas como 3 microgramos. Al igual que la ricina, el abrin está prohibido en virtud de la Ley de Terrorismo, ya que se puede utilizar en la guerra química.

No hace falta decir que sería prudente seguir el ejemplo de Jo Wollacott y mantenerse lo más lejos posible de estos abalorios. Puedes ver más detalles sobre su increíble historia en el siguiente vídeo.




Fuente: David Wolfe

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



NEWSLETTER CONOCER SALUD

Recibe una dosis diaria en tu email

* requerido