7 mitos y 3 verdades sobre el dolor de espalda

La verdad sobre el dolor de espalda

Podría ser una punzada. Podría ser un dolor sordo. Más pronto o más tarde, 8 de cada 10 de nosotros tendrá dolor de espalda. Y los mitos de dolor de espalda son casi igual de comunes. Por eso vamos a tratar de dejar las cosas claras acerca de lo que usted puede haber oído.




Mito 1: Sentarse siempre recto

Encorvarse es malo. Pero sentarse demasiado recto y sin moverse durante largos períodos de tiempo también puede generar una tensión en su espalda. Tome descansos unas pocas veces al día: Inclínese hacia atrás en su silla con los pies en el suelo y deje que se curve ligeramente hacia atrás. Aún mejor: Trate de estar de pie durante parte del día, tal vez mientras está al teléfono o leyendo.

Mito 2: No levantar cosas pesadas

No es necesariamente cuánto se levanta, si no cómo se hace. Sitúese directamente delante del objeto. En cuclillas cerca de él, con la espalda recta y la cabeza erguida. Levántese, usando las piernas para llevar hacia arriba la carga y los brazos para mantenerla cerca de su centro. No torcer o doblar el cuerpo, o puede lesionar su espalda. Por supuesto, no se debe levantar algo que pueda ser demasiado pesado para usted.

Mito 3: Reposo en cama es la mejor cura

Sí, el reposo puede ayudar a una lesión reciente o al origen que causa su dolor de espalda. Pero todo un día o dos en la cama en realidad puede empeorar las cosas.

Mito 4: El dolor es causado por una lesión

Degeneración del disco, enfermedades, infecciones, e incluso las afecciones heredadas también pueden generar su dolor la espalda.

Mito 5: Estar delgado significa estar sin dolor

Cualquier persona puede tener dolor de espalda. Las personas que son demasiado delgadas, tales como aquellos con un trastorno alimentario como anorexia, pueden tener pérdida ósea. Y son más propensos a fracturas de huesos y vértebras aplastadas.




Mito 6: El ejercicio es malo para el dolor de espalda

Este es uno de los grandes mitos. El ejercicio regular previene el dolor de espalda. Los médicos incluso pueden recomendar ejercicios para las personas que recientemente se han lastimado la espalda inferior. Por lo general, hay que empezar con movimientos suaves y poco a poco aumentar la intensidad. Una vez que el dolor inmediato desaparece, un plan de ejercicios puede ayudar a evitar que vuelva a ocurrir.

Mito 7: Los colchones más firmes son mejores

En un estudio español, las personas con dolor de espalda general en curso que dormían en un colchón medianamente firme tenían menos dolor y eran capaces de moverse mejor que los que dormían en un colchón firme. Pero un solo tamaño no sirve para todos. Elija su colchón en función de sus hábitos de sueño, así como de la causa de su dolor de espalda.

Verdad 1: Más kilos, más dolor

Mantenerse en forma ayuda a prevenir el dolor de espalda. Como se puede adivinar, los kilos adicionales ponen tensión en la espalda. El dolor de espalda es más común entre las personas que están fuera de forma, especialmente los guerreros de fin de semana que hacen ejercicio con fuerza después de estar sentados toda la semana.

Verdad 2: La atención quiropráctica puede ayudar

Las guías de tratamiento de la American College of Physicians y la American Pain Society recomiendan que los pacientes y los médicos consideren otras opciones con beneficios probados para el dolor de espalda baja. Estos incluyen manipulación espinal y terapia de masaje.

Verdad 3: La acupuntura puede aliviar el dolor

Las mismas organizaciones dicen que la acupuntura, el yoga, la relajación progresiva, y la terapia cognitivo-conductual puede ayudar cuando no se consigue el alivio estándar.




Por favor, COMPARTA esta importante información de salud con sus amigos y familiares. ¡Gracias!

Fuente: WebMD

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



¿Quieres ver un vídeo chulo?

Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)