Multipotencialidad: ¿Por qué tener más de una verdadera vocación podría ser algo bueno?

Cuando eras niño, muy probablemente te hicieron la inofensiva pregunta: “¿Qué quieres ser de mayor?“. Y las respuestas dadas eran generalmente solitarias en valor: médico, bombero, astronauta. Este tipo de pregunta parece inofensivo para un niño, pero a medida que envejecemos, la pregunta permanece pero el método de cuestionamiento cambia. Se nos pide a lo largo de la preparatoria que escojamos una trayectoria profesional para prepararnos para la universidad, donde luego se nos pide que hagamos una elección singular que nos dure el resto de nuestras vidas.




Pero, ¿qué pasa si no estás conectado para este tipo uniforme de estilo de vida?

¿Qué sucede si tienes más de una vocación?

Entrenadora de carreras, artista y escritora, Emilie Wapnick ha acuñado un término para aquellos de nosotros que encajamos en más de una categoría: multipotencialidad. La palabra es una descripción bastante precisa. Tener más de una pasión -más de una verdadera vocación- es perfectamente normal. Aunque nos adoctrinen en la creencia de que hay algo malo en nosotros si no nos establecemos y nos hacemos grandes en una cosa específica.

Aunque nos adoctrinen en la creencia de que hay algo malo en nosotros si no nos establecemos y nos hacemos grandes en una cosa específica.

Emilie es la fundadora de Puttylike, un recurso en Internet destinado a ayudar a otros multipotenciales a integrar sus pasiones e intereses en sus vidas y negocios. Ella describe su experiencia como una “multipotencialidad”, diciendo:

La única constante en mi vida es el cambio de forma, exploración y evolución. Pasé de ser un músico y compositora seria a diseñadora web, cineasta, escritora y estudiante de leyes (me gradué de la Facultad de Derecho en la Universidad McGill en 2010). Después de eso, me interesé en el emprendimiento, comencé un negocio, me convertí en coach y escribí un libro. Todas estas búsquedas eran elecciones personales que tomé con verdadero interés. Incluso el estudio de las leyes comenzó como una fascinación. Mi objetivo no era convertirme en abogada, sino simplemente explorar este nuevo interés mío. Hay algo que me atrae a cada uno de mis intereses y no es “excelencia”. No tengo ningún interés en comprometerme con una cosa para siempre. Una vez que ya no me siento inspirada en un campo, simplemente sigo adelante. Algunas personas llaman a esto “dejarlo”, yo lo llamo crecimiento“.

No sé tú, pero cuando leí las palabras de Emilie tuve ganas de decir: “¡Sí! ¡Alguien más que lo consigue!” Personalmente, solía sentirme avergonzada cuando hablaba de mi universidad o carrera pasada y todo era porque no me quedaba con una sola cosa. Nos dicen que nos concentremos y elijamos un camino a seguir, pero eso nunca funcionó para mí. Me gradué de la escuela secundaria a los 15 años y estaba matriculada en mi primer año de universidad a los 16 años.




Constantemente me decían que tenía “tanto potencial” por aquellos que pretendían que me mantuviera en una meta… pero tenía muchas. Y eso fue decepcionante para algunos. Dejé la universidad para seguir las cosas que me fascinaban e interesaban – empecé a hacer cursos de física cuántica y arte conceptual, y por primera vez en mi vida sentí que tenía “mucho potencial”. Después de leer las palabras de Emilie, supe que no estaba sola.

Emilie Wapnick habla sobre la multipotencialidad en el siguiente vídeo de Charlas TED.

Explica maravillosamente lo que significa tener más de una verdadera vocación, la ansiedad y las luchas internas a las que nos enfrentamos, y los increíbles dones que aprendemos y compartimos siendo multipotenciales.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!