El recalentamiento de estos 7 alimentos cotidianos puede ser peligroso

Todos tenemos sobras al acecho en nuestro refrigerador. Que sin duda, a menudo son salvavidas al final de un largo y duro día de trabajo. Pero de lo que a menudo no nos damos cuenta es que algunos de estos alimentos causan más daño que bien después de haber sido recalentados. Desde la disminución del valor nutricional hasta la contaminación por bacterias como Escherechia coli o Salmonella, estos riesgos para la salud son muy reales.




Aquí hay 7 alimentos que podrían ser potencialmente inseguros para comer cuando se recalientan – particularmente si no fueron cocinados o almacenados correctamente.

1. Huevos

Hay una buena razón por la que la mayoría de la gente come los huevos recién hechos. Además de saber mucho mejor, también es más seguro evitar recalentar los huevos, a menos que sepa cómo hacerlo bien. Las bacterias pueden desarrollarse a temperaturas entre 4 °C y 60 °F y estropear el alimento o enfermarlo. Por eso, nunca es buena idea dejar los huevos cocidos a temperatura ambiente durante mucho tiempo y recalentarlos para usarlos más tarde.

Cómo mantenerse seguro: Puede guardar los platos de huevos cocidos en el refrigerador durante unos cuantos días, pero debe consumirlos no más tarde de 3 a 4 días después. Además, evite mantener los huevos fuera del refrigerador durante más de 2 horas. Y no debe más de una hora si el clima es más cálido y las temperaturas son superiores a 32 °C. Cuando recaliente los huevos, asegúrese de que alcancen una temperatura interna de al menos 73 °C antes de comerlos/servirlos.

2. Aceite

Un alimento que nunca debe recalentarse y reutilizarse es el aceite que se ha utilizado para freír. Aunque puede parecer un desperdicio tirar una cantidad grande, puede ser mejor para su salud hacer precisamente eso. Cuando se calienta aceite para freír algo, se desestabiliza la estructura del aceite y se rompe. Si lo ha calentado a más de 190 °C, acumula una sustancia tóxica llamada HNE o 4-hidroxi-2-trans-no-nucleares que eleva sus niveles de colesterol malo de lipoproteína de baja densidad (LDL). Esto a su vez es responsable de aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, entre otras cosas.

Cómo mantenerse seguro: Cuando se reutiliza cualquier aceite que se haya calentado para freír, se descompone aún más y se vuelve más viscoso y oscuro. Si nota que el aceite recalentado es pegajoso, oscuro, espumoso o con olor acre, es una señal de que no es seguro reutilizarlo.




3. Patatas

Las patatas vienen con una advertencia en esta lista. No todos los alimentos a base de patatas son problemáticos cuando se recalientan. Todo depende de lo bien que almacenen las patatas después de cocinarlas. Desafortunadamente, las patatas son el ambiente ideal para el cultivo de la bacteria causante de botulismo Clostridium botulinum. Si las deja fuera para que se enfríen a temperatura ambiente y no las guarda para que se enfríen rápidamente en el refrigerador, corre el riesgo de permitir que las bacterias prosperen. Si se sella la patata, se bloquea el oxígeno, lo que la hace aún más propicia para que estas bacterias se reproduzcan. Esta es también la razón por la cual el almacenamiento de patatas cocidas en papel aluminio se ha relacionado con algunos casos de botulismo. Por lo tanto, cuando se terminan de recalentar, especialmente si se colocan rápidamente en el microondas y no se deja que el calor penetre todo el tiempo, podría significar un problema.

Cómo mantenerse seguro: Ponga las patatas cocidas en el refrigerador casi tan pronto como haya terminado de comer.

4. Arroz

El arroz, al igual que las patatas, puede representar un riesgo cuando se recalienta o se reutiliza. Esto también se debe a las bacterias que pueden multiplicarse si el arroz cocido no se almacena correctamente o si se almacena durante demasiado tiempo. El arroz tiene esporas bacterianas naturales que a veces pueden sobrevivir el proceso de cocción. En las condiciones adecuadas, como dejarlo a temperatura ambiente, estas esporas se multiplican. Desgraciadamente, su recalentamiento no bastará para eliminar las esporas o las sustancias potencialmente venenosas producidas por el arroz. Y eso podría provocar un ataque de intoxicación alimentaria.

Cómo mantenerse seguro: Asegúrese de guardar el arroz tan pronto como sea posible después de cocinarlo. Además, no recaliente o coma arroz que ha sido refrigerado durante más de un día – podría causar problemas digestivos incluyendo diarrea o vómitos.

5. Pollo

El pollo es otro caldo de cultivo preferido para bacterias que van desde la Escherichia coli hasta la Salmonella y que pueden causar que usted se enferme con diarrea o intoxicación alimentaria. Si el pollo que usted planea recalentar no ha sido cocinado y almacenado correctamente, usted corre el riesgo de tener estos problemas.




Cómo mantenerse seguro: El pollo, al igual que cualquier carne, debe prepararse adecuadamente cocinándolo a por lo menos 73 °C. Una vez cocido, debe enfriarse y guardarse en el refrigerador dentro de las 2 horas siguientes a su cocción. Tenga sobras durante 2 ó 3 días como máximo. Asegúrese de recalentar el pollo durante al menos 2 minutos a una temperatura de 70 °C o superior. Tenga especial cuidado si recalienta en el microondas, ya que es posible que el pollo no se caliente por completo. Use un termómetro para alimentos para verificar si la temperatura de la porción más gruesa/central del pollo ha alcanzado por lo menos 70º C.

6. Champiñones

Los champiñones se consumen mejor el mismo día. Se sabe que el contenido de proteínas de los hongos se deteriora rápidamente si no se almacenan correctamente. También es probable que los hongos estén infectados por microorganismos.

Cómo mantenerse seguro: Guarde los champiñones en la parte más fría de la nevera dentro de las 2 horas siguientes a la cocción. Deséchelos si los ha dejado afuera durante más de 2 horas. Úselos en 24 horas. Caliéntelo una vez a 70 °C y evite almacenarlo o recalentarlo más.

7. Espinaca, remolacha y apio

La espinaca es una opción alimenticia saludable que le puede dar un montón de vitaminas y minerales. Sin embargo, también es un vegetal con alto contenido de nitrato. Y mientras que eso está bien en sí mismo, estos nitratos se convierten en nitritos debido a la acción bacteriana – y esto no es bueno si usted ya está consumiendo muchos nitritos y nitratos en su dieta.

El consumo muy alto de nitritos a través de la dieta se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer. En los bebés, el exceso de nitrito en el cuerpo se combina con oxihemoglobina que transporta oxígeno para formar metahemoglobina que no es capaz de transportar oxígeno. Esto a su vez puede causar el “síndrome del bebé azul”, en el que el bebé tiene problemas respiratorios y digestivos ya que los tejidos carecen de suministro de oxígeno.

Todo esto puede suceder si no almacena y refrigera las espinacas adecuadamente. Si la espinaca ha sido purificada, la conversión se acelera aún más. La remolacha y el apio son otras verduras con alto contenido de nitrato que pueden tener efectos similares a los de las espinacas cuando se recalientan.

Pero tenga en cuenta que esta conexión es todavía leve. El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación, que había sugerido por primera vez este vínculo, se ha retractado a raíz de las preguntas sobre la suficiencia de las pruebas. Se necesitan más investigaciones y estudios más amplios para establecer claramente lo que sucede y el alcance del riesgo. Pero aún así vale la pena jugar con precaución y almacenar estas verduras con cuidado.

Cómo mantenerse seguro: Escaldar las espinacas y el apio puede eliminar algunos de los nitratos que contienen. También puede cocinarlos inmediatamente después de cortarlos. Siempre enfríe las espinacas cocidas rápidamente y guárdelas en el refrigerador tan pronto como sea posible después de cocinarlas. Almacenar a 4 °C hasta 12 horas. Para más tiempo, es más seguro congelar. Mientras se recalienta, asegúrese de que permanezca en ebullición durante un mínimo de 1 minuto después de que llegue a ebullición.

3 consejos para almacenar bien los alimentos

Recuerde, almacenar bien los alimentos es tan importante como calentarlos bien. Siempre y cuando siga estos consejos para almacenar alimentos y recaliente los alimentos a 70 °C, no hay motivo para preocuparse.

  • Enfriar la comida rápidamente: Para prevenir el crecimiento de bacterias, enfríe los alimentos rápidamente para que alcancen la temperatura segura de almacenamiento en el refrigerador de 4° C rápidamente. Divida grandes cantidades de alimentos en recipientes poco profundos. Enfríe rápidamente los alimentos calientes en un baño de hielo o de agua fría.
  • Envuelva bien las sobras: Cubra las sobras, envuélvalas en envases herméticos o séllelas en recipientes de almacenamiento (excepto patatas) para almacenarlas en el refrigerador. Inmediatamente refrigere o congele las sobras envueltas para un enfriamiento rápido.
  • Guarde las sobras de manera segura: Las sobras se pueden mantener en el refrigerador durante 3 a 4 días o congeladas (-15 °C o menos) durante 3 a 4 meses. Aunque son seguras indefinidamente, las sobras congeladas pueden perder humedad y sabor cuando se almacenan durante más tiempo en el congelador.

Fuente: Cure Joy

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!