La ciencia explica por qué correr no es tan bueno para ti (y qué hacer en su lugar)

La ciencia explica por qué correr no es tan bueno para ti (y qué hacer en su lugar)

Antes de que los corredores se pongan “molestos”, por favor entiendan que éste escritor no está diciendo que correr no es beneficioso – bajo las condiciones adecuadas. De hecho, correr puede ser saludable, sin duda alguna, para el sistema cardiovascular. Pero correr probablemente no es la mejor forma de actividad física; de hecho, para la Facultad de Medicina de Harvard ni siquiera figura entre las cinco mejores.




Para aclarar un poco más: cuando decimos correr, queremos decir correr; no trotar. Aquí hay un desglose de ambas modalidades:

  • Ritmo: Trotar se define como ir a seis kilómetros por hora, máximo. Correr está por encima de ese punto de referencia.
  • Actividad muscular: Cuanto más rápido sea el ritmo, menor será el tiempo que sus piernas pasen impactando el suelo. Mire a los velocistas (por cierto, las carreras de velocidad son un ejercicio excelente.) La mayoría de los velocistas tienen una constitución atlética. Contrasta el físico del velocista con el de los corredores de maratón, que a menudo tienen una constitución muy delgada.
  • Consumo de oxígeno: Un ejercicio más intenso requiere que el cuerpo pase más tiempo y gaste más energía “recuperando” las reservas de oxígeno agotadas. Como resultado, el cuerpo quema más calorías después del entrenamiento .

LOS PELIGROS DEL EJERCICIO INTENSO Y PROLONGADO

Se cree que el ejercicio vigoroso ejerce una presión adicional sobre el sistema cardiovascular. Correr maratón se ha asociado con muerte súbita en muchos casos.

Alice G. Walton

Aunque correr una o dos veces a la semana para perder unos cuantos kilos no le hará daño, años de ejercicio muy intenso es potencialmente debilitante, incluso mortal. El Dr. Peter Schnohr, cardiólogo e investigador líder que dirigió el estudio cardiaco de la ciudad de Copenhague, de más de 5,000 personas y 12 años de duración, halló que los corredores tenían un 358% menos de probabilidades de muerte que los no corredores. De manera interesante, los corredores de alta intensidad tuvieron la misma tasa de mortalidad que las personas que realizaron poco o ningún ejercicio.

¿La gente con la tasa de mortalidad más baja? Corredores ligeros.

El Dr. Schnohr, señala que el footing ligero entra en la categoría de ejercicio “vigoroso”, advierte que el footing vigoroso plantea “riesgos para la salud, especialmente para el sistema cardiovascular” cuando se realiza a largo plazo.




QUÉ HACER PARA HACER EJERCICIO EN LUGAR DE CORRER

Si su objetivo es disminuir el riesgo de muerte y mejorar la esperanza de vida, trotar (jogging) unas cuantas veces a la semana a un ritmo moderado es una buena estrategia. Cualquier otra cosa [como correr] no sólo es innecesaria, sino que puede ser perjudicial“. – Peter Schnohr, MD (fuente)

Entonces, ¿cuáles son algunas alternativas a correr?

Aquí hay cinco:

1. EJERCICIO AERÓBICO:

Los tipos moderados de ejercicio aeróbico – por ejemplo, ir en bicicleta, caminar a paso ligero y trotar – son excelentes para promover la salud del corazón, quemar calorías y estimular el estado de ánimo. Una regla sencilla de recordar: si no puedes hablar con alguien mientras haces cardio, lo más probable es que estés presionando demasiado. Además de posiblemente dañar su corazón, usted también puede causar problemas reales para sus huesos, articulaciones y músculos.

Trate de hacer al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada cuatro días a la semana.




2. ENTRENAMIENTO DE RESISTENCIA:

El entrenamiento de fuerza con pesas, máquinas de pesas, bandas de resistencia y ejercicios de resistencia corporal pueden ayudar a quemar la grasa del vientre y crear masa muscular magra. Los estudios muestran que una combinación de ejercicio aeróbico y entrenamiento de fuerza también puede reducir los niveles de colesterol malo.

Intente mezclar dos días no consecutivos de entrenamiento de resistencia por semana.

3. ENTRENAMIENTO DE CIRCUITO:

El entrenamiento de circuito implica una variedad de ejercicios de entrenamiento de fuerza con poco o ningún descanso entre series. Aunque este tipo de ejercicio seguramente hará que su corazón bombee, la mayoría de los programas y técnicas de entrenamiento en circuito requieren sólo unos pocos minutos por ciclo.

Aunque el entrenamiento en circuito está clasificado como un tipo de ejercicio de resistencia, también puede incorporar algo de ejercicio cardiovascular. Cada dos semanas, haga circuitos en lugar de entrenamiento aeróbico o de resistencia.

4. REMO:

Para aquellos de nosotros que odiamos la idea de una bicicleta estacionaria o una caminadora, una máquina de remo es una gran opción. Las máquinas de remo proporcionan un excelente entrenamiento de la parte superior del cuerpo, incluyendo los músculos latinos de la parte inferior de la espalda. El remo también funciona en los músculos de la pantorrilla, los cuádriceps y los tendones de la corva de la pierna.

Este ejercicio se puede hacer como un ejercicio complementario o como un ejercicio independiente.

5. YOGA:

El yoga es lo último en flexibilidad y durabilidad. El yoga de moderado a avanzado también le dará un gran entrenamiento de la parte superior del cuerpo. El auténtico yoga “inspirado en el gurú” aporta beneficios tanto a la mente como al cuerpo. Por esta razón, asegúrese de hacer su investigación antes de inscribirse en cualquier cosa.

Fotografía destacada de mohamed_hassan en Pixabay.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!