El ‘músculo del Alma’ puede provocarte miedo y ansiedad. Así puedes mejorar tu salud

El músculo iliopsoas o psoas-ilíaco, también llamado musculus psoas major o simplemente psoas (pronunciado “so-as”) hace referencia a menudo a nuestro núcleo más profundo, o como el terapeuta de yoga y cineasta Danielle Olson afirma, al “músculo del alma”. Este músculo estabilizador está situado cerca de hueso de la cadera y afecta a la movilidad, el equilibrio estructural, la función articular, la flexibilidad, y mucho más. Además de su función de ayudar a mantener el cuerpo erguido y en movimiento, se cree que el psoas permite la conexión con el momento presente, sobre todo cuando se está relajado y se libera la tensión del cuerpo.

Las investigaciones indican que el psoas es vital para nuestro bienestar psicológico, además de para la salud estructural. Liz Koch, autor de “El libro del psoas”, afirma que nuestros psoas “encarnan literalmente, nuestro impulso más profundo para la supervivencia y, más profundamente, nuestro deseo elemental para crecer“. Esto significa que el psoas esconde mucho más de lo que uno podría pensar inicialmente.

¿Dónde está el psoas?

El psoas es el músculo principal asociado con la estabilidad física. Se extiende desde las piernas hasta la columna vertebral y es el único músculo que conecta las piernas con la columna vertebral. El músculo comienza en la vértebra T12, continua por las cinco vértebras lumbares, antes de conectar a la parte superior del hueso del muslo (fémur).

La conexión de reptil

Además de la conexión de las piernas y la columna vertebral, el psoas está conectado al diafragma. La respiración es modulada en el diafragma, y también es el lugar donde muchos síntomas físicos asociados con el miedo y la ansiedad se manifiestan. Koch cree que esto se debe a la relación directa entre el psoas y la parte más antigua de nuestro tronco cerebral y la médula espinal, llamado el cerebro reptil.

Según Koch, “Mucho antes de hablar palabras o que la capacidad de organización del cortex se hubiera desarrollado, el cerebro reptil, conocido por sus instintos de supervivencia, mantenía nuestro núcleo esencial en funcionamiento“. La forma en que vivimos hoy en día, constantemente corriendo, compitiendo y alcanzando metas, mantiene al psoas en un estado constante de “lucha o huida”.

Problemas asociados con el estrés crónico del psoas

Atrapado en un estado constante de “lucha o huida”, los músculos psoas están estresados ​​y constreñidos, casi desde el momento del nacimiento. Como señala Koch, “esta situación se ve agravada por muchas cosas en nuestro estilo de vida moderno, desde los asientos de seguridad a la ropa constrictiva, desde las sillas a los zapatos que distorsionan nuestra postura, que reducen nuestros movimientos naturales y estrechan aún más nuestros psoas“. Este estrés crónico durante toda la vida hace que el psoas puede conducir a muchos problemas de espalda, caderas o dolores en las rodillas, incluso en problemas digestivos y respiración disfuncional. También podría ser una de las causas principales por las que las personas sufren de dolor físico crónico.

El cuerpo físico no es la única parte de ti que sufre con un psoas crónicamente estresado. El psoas es mucho más que un músculo utilizado para la estabilidad estructural. Influye en todos los elementos de la vida, en cómo nos sentimos, cómo nos fijamos en el mundo, e incluso cómo tratamos a los demás. Se han asociado una gran cantidad de problemas con un músculo psoas crónicamente estresado: puede afectar negativamente a su estado emocional; puede afectar a sus relaciones interpersonales; y puede influir, en general, en su nivel de satisfacción con la vida. La conciencia de que un psoas saludable es importante para el bienestar emocional, así como para la salud física, es el primer paso para asegurar que damos a este músculo la atención que merece.

Koch dice: “Si usted sufre de dolor de espalda o de ansiedad, de dolor de rodilla o agotamiento, hay una buena posibilidad de que la constricción de su psoas pueda estar contribuyendo a sus problemas“.

El miedo y el psoas

Desde que el psoas está estrechamente relacionado con nuestro mecanismo de “lucha o huida”, el miedo puede estar sobre-representado en aquellos que tengan un psoas constreñido.

Una emoción se manifiesta de las formas más inusuales y puede “bloquearse” a sí misma en el cuerpo, acabando en tensión física y emocional. Al restaurar el equilibrio de los músculos psoas, es probable que se libere esta tensión reprimida, que puede tener un efecto profundo en la liberación de un temor infundado sobre la vida, y por lo tanto mejorar su bienestar físico y mental. Usted se sentirá con una gran paz interior, además de tener un número menor de dolores musculares y esguinces.

La conexión con el cuerpo energético

Estirando y liberando el psoas, hará que se llene de salud y de energía revitalizante, lo que le permitirá equilibrar su energía pránica, y le hará sentirse más presente en el momento. La estabilidad estructural adecuada es atribuida a una psoas sano que permite que el prana fluya, sin obstáculos, a través del cuerpo, lo que permite una adecuada distribución de la energía vital. En el sentido físico, cuando el cuerpo se puede soportar adecuadamente asímismo, el movimiento es menos restringido y requiere menos esfuerzo, dejando así a éste con más energía.

Sabiduría Antigua para los tiempos modernos

Nuestra comprensión del psoas no es de ninguna manera un nuevo conocimiento. De hecho, se parece más a la sabiduría antigua que fue perdida o descartada con el paso del tiempo. El yoga nos enseña explícitamente que los gurús antiguos entendieron la importancia de la liberación de los músculos psoas contraídos. Las antiguas asanas de yoga, o posturas, que hoy se practican en todo el mundo, se centran en el estiramiento y la liberación de los músculos psoas y la restauración de la comodidad y el equilibrio de todo el cuerpo. Con la práctica constante, usted puede aprender cómo aislar este músculo, que puede ser inmensamente útil para la curación a largo plazo.

El yoga es también una gran manera de medir la salud actual del psoas. Hay muchas posturas, como la del árbol (Vrksasana), que no pueden ser alcanzadas adecuadamente si el psoas se contrae. Si usted está practicando una postura de yoga sentado o de pie, y siente tensión en cualquiera de las rodillas o en la espalda baja (o ambos lugares), entonces hay una buena probabilidad de que su psoas esté constreñido y necesite más de su atención.

El psoas es un importante, aunque a menudo desconocido, músculo que desempeña un papel vital en la salud física y el bienestar mental. El efecto acumulativo de descuidar este músculo es el estrés y la tensión física y mental, que se manifiesta en nuestra sociedad como ansiedad, depresión, dolor crónico de espalda, dolor en las rodillas, malestar digestivo, problemas respiratorios, etc.

Por favor, COMPARTE esta importante información con tus amigos y familiares. ¡Gracias!

Fuente: Viral Diario

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?




¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies