Esto es lo que ocurre en tu cuerpo cuando te enfadas

A menos que seas un monje budista que haya alcanzado la etapa más alta de iluminación, te vas a enfadar por lo menos unas cuantas veces al mes. Tampoco es totalmente tu culpa. ¿Cómo puede alguien esperar que permanezcas calmado cuando el servicio de atención al cliente te pone en espera de nuevo? La ira no es sólo una emoción, sino que causa una serie de reacciones hormonales y fisiológicas en tu cuerpo. Sabes lo que pasa afuera cuando te enfadas. La gente comienza a disculparse, correr para protegetse y algunos jarrones pueden romperse en el proceso. ¿Pero qué pasa por dentro?




Imaginemos que tu repartidor de pizzas llega 40 minutos tarde, sólo para llegar con el pedido equivocado. En lo profundo del lóbulo temporal de tu cerebro está la amígdala. Esta región es totalmente responsable de tus emociones y controla tus respuestas de lucha o huida. La amígdala se desencadena por la irresponsabilidad del chico que lo inicia y hace que una ola de sangre brote a través de tu corteza frontal, lo que afecta a tu capacidad para pensar con claridad. Podrías empezar a maldecir a cada generación de la familia del pobre repartidor porque estás completamente consumido por tu emoción. La parte de tu cerebro responsable del razonamiento lógico está nublada por la respuesta creada por la amígdala. Las cosas que dices a menudo pero que no quieres decir en el calor del momento es a menudo debido a tu amígdala sobreexcitada.

Luego, tu glándula suprarrenal percibe que las cosas se están calentando y prepara a tu cuerpo para pelear o huir. Comienza a segregar cortisol y adrenalina, las hormonas del estrés que le dicen a tu cuerpo que se prepare. Esto redirecciona la sangre que fluye hacia su estómago e intestino delgado a sus músculos. La presión arterial aumenta, las pupilas se dilatan, el ritmo cardíaco aumenta y la respiración se vuelve superficial y rápida. En este punto, estarás visiblemente furioso con el chico de la entrega que probablemente estará acobardado por tu reacción.

Tu cuerpo también comienza a bombear más ácidos grasos y azúcar al torrente sanguí­neo para proporcionarle suficiente energía para lidiar con la amenaza. Aunque esto es fundamental en situaciones reales que ponen en peligro la vida, si sucede con demasiada frecuencia, podría ser un problema. Si te enfadas muy a menudo, los ácidos grasos y el azúcar comienzan a acumularse en tu torrente sanguíneo, obstruyendo tus arterias. Tu hipocampo (la región responsable de responder al estrés) también se confunde si te enfadas con demasiada frecuencia. No serás capaz de diferenciar entre un evento realmente estresante y algo pequeño. Si te enfadas con demasiada frecuencia, estarás perjudicando tu hipocampo, que pronto comenzará a responder a eventos triviales con sus habituales respuestas de alto estrés.

Enfadarse unas cuantas veces al mes es completamente normal. Pero si te encuentras perdiendo la paciencia para las cosas más pequeñas, esto podría tener un efecto perjudicial en tu salud. Los problemas de ira se han relacionado con un mayor riesgo de depresión, enfermedades cardiovasculares e insomnio, entre otras cosas. Hay algunas cosas sencillas que puedes hacer la próxima vez que sientas que tu ira está disparándose si quieres mantenerla bajo control. ¿Recuerdas cómo la sangre que mana en nuestro cerebro perjudica nuestra capacidad de pensar con claridad? La próxima vez que sientas que puedes decir algo de lo que te puedas arrepentir, cuenta de uno a diez. Esto te dará suficiente tiempo para vencer la ola de emociones y pensar racionalmente otra vez. La meditación también te dará una mejor paz mental ya que te enseña a ser el amo en vez de esclavo de tus emociones.




Fuente: Cure Joy

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



NEWSLETTER CONOCER SALUD

Recibe una dosis diaria en tu email

* requerido