Esta es la razón por la que los abuelos que cuidan niños viven más tiempo


Muchas personas pueden estar de acuerdo en la importancia de mantenerse unidos a la familia. Sin embargo, en las tensiones naturales de la vida, es tan fácil olvidarnos de mantenernos en contacto con las mismas personas que ayudaron a crear nuestra familia – nuestros abuelos y nuestros padres. Tener una buena relación y estar presentes en la vida del otro puede mejorar la salud mental y física de todos los involucrados.

Por qué es bueno mantenerse en contacto con sus padres y abuelos




Un estudio apoya que la muerte y la discapacidad no son sólo biológicas, sino que también pueden ser causadas por factores psicológicos como la soledad. La soledad no significa necesariamente que no se tenga a nadie. La soledad puede ser una falta de conexión significativa con las personas que amas y te importan.

Según el estudio, sentirse excluido y aislado y carente de compañía puede dificultar la realización de las tareas diarias e incluso disminuir la movilidad. Los participantes de 60 o más años de edad tenían mayor riesgo de sufrir deterioro de la salud y muerte si se sentían solos.

Pasar tiempo con tu madre es bueno para ti

Dos estudios realizados con niños de 5º y 6º grado mostraron que los niños que tenían una relación sólida con su madre eran más aceptados por sus compañeros, tenían amistades recíprocas, eran más receptivos y menos críticos en la conversación, y se sentían menos solos que los niños que tenían una relación menos sólida con su madre.

Tener una relación positiva con tus padres en todo momento no es realista, pero tener buenos momentos e interacciones positivas es muy importante. Un estudio sobre la relación de los padres con sus hijos adultos reportó que una experiencia negativa puede llevar a un encuentro estresante, pensamientos estresantes e irritación.




Sin embargo, si todos los involucrados comparten una experiencia placentera el mismo día, entonces esa positividad puede aliviar la negatividad de la experiencia previa. Una experiencia placentera puede ser tan simple como tener una agradable interacción o compartir una risa.

¿Y los abuelos?

Es importante reconocer que las relaciones entre el niño y el padre no son las únicas que importan; la relación entre el niño y el abuelo también importa. Nos damos cuenta de que no todos tienen un vínculo increíble con sus abuelos. Eso sería poco realista y simplemente no funciona de esa manera. Ya sea que usted sea el niño o el abuelo de la relación, esperamos que los siguientes párrafos le ayuden a comenzar o continuar nutriendo su vínculo. ¿Por qué? Porque puede ser algo grande.

Relaciones saludables entre el nieto y el abuelo significan vidas más saludables

En 2014, investigadores del Boston College publicaron un estudio en Gerontologist que analizó la influencia que los abuelos y los nietos adultos tenían entre sí durante una relación a largo plazo.

Su curiosidad surgió del hecho de que las relaciones de este tipo se volvieron más comunes y duraderas. Si esto es cierto, entonces los nietos y los abuelos deben tener un impacto significativo en el otro mental o físicamente.

Relaciones entre el nieto y el abuelo: ¿Qué encontraron?




El estudio incluyó a 374 abuelos y 356 nietos adultos y recolectó datos entre 1985 y 2004. De este lapso de tiempo de casi dos décadas, los investigadores observaron que las relaciones fuertes entre los nietos y los abuelos redujeron los síntomas depresivos en ambos.

Sin embargo, sólo para los abuelos, los síntomas de depresión aumentaron cuando recibían apoyo funcional o “tangible” (por ejemplo, viajes a la tienda, dinero, ayuda con las tareas domésticas y consejos) sin que ellos pudieran devolverlo.

¿Alguna vez has oído hablar del dicho, es mejor dar que recibir? Este estudio confirma esa verdad. Sugiere que los abuelos quieren dar y estar involucrados y comprometidos con sus contrapartes más jóvenes. ¡Y por una buena razón!

Considere el hecho de que muchos abuelos en el estudio que dieron y recibieron apoyo tangible exhibieron los síntomas más bajos de depresión durante casi veinte años. Esto, según Sara M. Moorman, profesora asociada de sociología del Boston College, debería alentar a “más abuelos y nietos a participar en este tipo de intercambio, ya que puede ser una manera fructífera de reducir la depresión en adultos mayores“.

En última instancia, “cuanto más apoyo emocional recibían los abuelos y los nietos adultos, mejor era su salud psicológica“.

Lo que esto significa para los padres

En otro estudio, el investigador Shalhevet Attar-Schwartz, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, destacó el importante papel que juegan los padres en la relación entre el nieto y el abuelo.

De hecho,”los padres deben ser conscientes de su papel como guardianes en la relación entre sus hijos y sus padres“, aseguró Attar-Schwartz. “También deben ser conscientes del potencial de los abuelos para ser un recurso importante en la vida de sus hijos, especialmente si la familia está experimentando un cambio, como el divorcio o el nuevo matrimonio, o si el niño está pasando por una experiencia dolorosa o desafiante. A veces los niños sienten que es más fácil abrirse a sus abuelos y compartir sus dificultades y dilemas con ellos“.

Ahora eres consciente del efecto positivo que los nietos y los abuelos pueden tener el uno en el otro. Así que, ¡ayuda a alimentar esa relación! Pon un puente entre tus hijos y tus padres que les ayudará a envejecer con felicidad y buena salud.

Les dejaremos algunas sabias y humildes palabras del político Rudy Giuliani:

Lo que los niños necesitan más es lo esencial que los abuelos proveen en abundancia. Dan amor incondicional, amabilidad, paciencia, humor, consuelo y lecciones en la vida. Y, lo más importante, galletas.

Ayuda a asegurarte de que tus hijos puedan experimentar una verdadera esencia de la vida – sus abuelos.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



NEWSLETTER CONOCER SALUD

Recibe una dosis diaria en tu email

* requerido