La miel y el ciclo HYMN: tómala para dormir y no volver a despertar cansado

Los remedios de miel se han utilizado como una forma popular de inducir el sueño durante miles de años.




Un antiguo refrán chino dice que hay que “tomar miel todas las noches”, y los curanderos europeos han recomendado beber una taza de leche caliente con una cucharadita de miel antes de acostarse desde la Edad Media.

Otro remedio antigüo con miel para el sueño es tomar dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana con dos cucharaditas de miel en un vaso de agua tibia antes de acostarse, mientras que los curanderos mexicanos tradicionales han recetado durante mucho tiempo una cucharadita de miel cruda en una taza de te de manzanilla tibia, o té de manzanilla. Las variaciones que se dice que inducen el sueño incluyen una cucharadita de miel en una taza de agua caliente, una cucharadita de miel en una taza de té de pasiflora, o simplemente una poco de miel en un sándwich de mantequilla de cacahuete antes de acostarse.

Miel y Sueño (El Ciclo HYMN)

El farmacéutico, investigador y autor escocés Mike McInnis cree que los remedios de miel mejoran y alargan el sueño reparador por al menos tres mecanismos. Cuando se toma antes de acostarse, él enseña que la miel:

  • Asegura el almacenamiento adecuado de glucógeno en el hígado durante ocho horas de sueño (esto previene o limita la liberación matutina de dos hormonas del estrés, cortisol y adrenalina).
  • Estabiliza los niveles de azúcar en la sangre.
  • Contribuye a la liberación de melatonina, la hormona necesaria para la recuperación y reconstrucción de los tejidos corporales durante el descanso.

El mecanismo para este proceso puede ser descrito por lo que McInnes llama el ciclo miel-insulina-melatonina o ciclo HYMN. Este ciclo comienza con la ingestión de una o dos cucharadas de miel en la hora anterior a la hora de acostarse, de la siguiente manera:

1. La fracción (porción) de glucosa de la miel pasa desde el intestino, a través de la circulación del hígado a la circulación general, produciendo un leve aumento de la glucosa.




2. La leve elevación del nivel de azúcar en la sangre (de la glucosa) provoca una liberación controlada de insulina desde el páncreas.

3. La presencia de insulina en la circulación general lleva el triptófano al cerebro.

4. El triptófano se convierte en serotonina, una hormona clave que promueve la relajación.

5. En la oscuridad, la serotonina se convierte en melatonina en la glándula pineal.

6. La melatonina activa el sueño mediante la reducción de la temperatura corporal y otros mecanismos. También inhibe la liberación de más insulina del páncreas, previniendo así una caída rápida en el nivel de azúcar en la sangre.




7. La melatonina promueve la liberación de la hormona del crecimiento. La hormona del crecimiento es la hormona que gobierna toda la fisiología de la recuperación. Este es el primer paso en la recuperación o fisiología restauradora que ocurre de la noche a la mañana.

8. Una cascada de hormonas de recuperación inicia la reparación, mantenimiento y reconstrucción del hueso, músculo y otros tejidos corporales.

9. La melatonina influye en la consolidación de la memoria por su necesidad de formación de moléculas de adhesión de células neurales durante el sueño REM. Estas moléculas son necesarias para el procesamiento de la memoria a corto plazo del hipocampo en memoria a largo plazo en la corteza cerebral.

10. Simultáneamente, la fracción de fructosa de la miel cumple su papel crítico. El hígado absorbe la fructosa y la convierte en glucosa y luego en glucógeno hepático, lo que proporciona al cerebro un suministro sostenido de glucosa para la noche.

11. Además, la fructosa regula la absorción de glucosa en el hígado al provocar la liberación de glucocinasa desde los núcleos de los hepatocitos. Por lo tanto, la fructosa asegura un buen suministro de glucógeno hepático de la noche a la mañana y evita un aumento importante de la glucosa/insulina como se indica en el paso 1.

12. Un suministro adecuado de glucógeno en el hígado significa que las hormonas del estrés no necesitan ser liberadas.

La posibilidad de que los remedios de miel puedan ser usados como una ayuda segura, barata y efectiva para dormir es emocionante. Se necesita investigación adicional en este importante campo con ensayos cuidadosamente controlados y aleatorios en humanos.

Remedios naturales con miel para el insomnio crónico

La miel y el sueño van de la mano. Aquí hay algunas recetas adicionales:

  • Agregue 1 cucharadita de miel a una taza de manzanilla caliente, azahar, bálsamo de limón o té de flores de tilo. Beba antes de acostarse.
  • Agregue 2 cucharaditas de miel a una taza de leche tibia. Beba antes de acostarse.
  • Preparar medio vaso de zumo de naranja diluido con la misma cantidad de agua tibia. Agregue 2 cucharaditas de miel y beba justo antes de acostarse.
  • Agregue 1 cucharadita de miel a una taza de té tibio de menta. Se puede añadir un clavo de olor si se desea.
  • Combine 20 gramos de miel con 5 gotas de aceite de lavanda. Agregue 1 o 2 cucharadas de esta mezcla a una tina de agua tibia y disfrute de un baño relajante durante 10 a 15 minutos.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!