5 maneras eficaces de prevenir el cáncer colorrectal naturalmente


Aunque hay sabiduría en el adagio “más vale prevenir que curar”, no todos los cánceres se pueden prevenir. Afortunadamente, el cáncer colorrectal, el tercer cáncer más común en los Estados Unidos (excluyendo los cánceres de piel), es “prevenible, vencible y tratable”, con exámenes de detección, dieta, ejercicio y un mejor estilo de vida.

Y la prevención es una necesidad a la luz de un estudio muy reciente que encuentra que incluso cuando las incidencias de cáncer colorrectal en la población mayor están disminuyendo, están aumentando entre la generación del milenio.




De hecho, los nacidos en 1990 tienen 2 veces el riesgo de cáncer de colon y 4 veces el riesgo de cáncer de recto que los nacidos en 1950. Lo que es más preocupante, en la generación más joven, los cánceres a menudo se detectan en una etapa avanzada. Esto hace que conocer los síntomas y los factores de riesgo sea aún más importante. Verifique si usted está en riesgo de cáncer colorrectal y siga estas 5 maneras sencillas de prevenir el cáncer de colon y el cáncer rectal.

1. Revisión de pólipos en el colon y el recto

El cáncer colorrectal generalmente comienza con un pólipo, un pequeño crecimiento en el revestimiento interno del recto o colon (intestino grueso). Este pólipo aún no es maligno y no presenta síntomas. Se tarda de 10 a 15 años en volverse canceroso. La revisión puede ayudar a detectar estos crecimientos precancerosos y se pueden extirpar fácilmente. Esta es la razón por la cual las evaluaciones regulares son una medida preventiva esencial.

Si tiene 50 años o más

La edad es un factor de riesgo. Casi 90 de cada 100 personas con cáncer colorrectal tienen 50 años o más. Las posibilidades de diagnóstico aumentan progresivamente después de los 40 años y bruscamente después de los 50 años. Hágase la prueba de detección regularmente una vez que cumpla 50 años.

Sin embargo, a la luz del nuevo estudio, se puede recomendar la revisión para la generación más joven mucho antes de los 50 años, dependiendo de sus síntomas y perfiles de riesgo.

El género no parece ser un factor de riesgo importante, aunque los hombres tienen un riesgo ligeramente mayor, posiblemente debido a los factores de riesgo del estilo de vida.




Si tiene antecedentes familiares de pólipos y cáncer

Sus genes son otro factor de riesgo. Aproximadamente del 5 al 10% de los casos de cáncer colorrectal se deben a afecciones hereditarias como tumores en el colon y síndrome de Lynch. Si tiene antecedentes familiares de pólipos, cáncer uterino, cáncer de colon y enfermedad inflamatoria intestinal, realice pruebas de detección con regularidad, incluso antes de cumplir los 50 años.

Pruebas de detección del cáncer colorrectal
  • El examen de sangre oculta en heces examina bajo el microscopio si las heces contienen rastros de sangre, lo cual indica la presencia de pólipos o cáncer en el conducto colorrectal. Esto debe hacerse cada año.
  • El examen de enema de bario consiste en pasar el bario al tracto gastrointestinal a través de un enema. Luego se toman radiografías del tracto gastrointestinal y se revisan en busca de anormalidades. Esto debe hacerse cada 5 años.
  • La sigmoidoscopia y la colonoscopia implican la inserción de un tubo delgado con un lente en el ano para verificar si hay anormalidades. Los pólipos o muestras de tejido también se pueden extirpar y examinar para detectar cáncer. La sigmoidoscopia se debe realizar cada 5 años, mientras que la colonoscopia se puede realizar cada 10 años.

2. Siga la dieta correcta

Curiosamente, el cáncer colorrectal era bastante poco común en los Estados Unidos antes del siglo XX, pero ha habido un fuerte aumento – junto con el desarrollo económico – en los últimos 100 años. Hoy en día, la mayoría de los cánceres colorrectales ocurren en países industrializados. Las tasas también están aumentando en los países menos desarrollados a medida que adoptan un estilo de vida más occidental. Esto apunta al papel de los factores ambientales y de estilo de vida en el aumento del riesgo de cáncer colorrectal.

Una gran parte de su estilo de vida tiene que ver con lo que come. Por lo tanto, siga estas pautas sobre lo que debe comer y lo que no debe comer para prevenir el cáncer colorrectal.

Fibra: Granos enteros y germinados

Una buena ingesta de fibra mueve los desechos a través del tracto digestivo más rápidamente y evita que los desechos tóxicos permanezcan en el sistema digestivo. Aumente su cociente de fibra con alimentos como cereales integrales, brotes, frijoles y frutas y verduras frescas. También es una buena idea tener carbohidratos menos refinados como la harina blanca.

Antioxidantes: Vegetales y bayas de colores

Coma alimentos ricos en antioxidantes para combatir los radicales libres y prevenir el daño a las células y los tejidos. Los antioxidantes como el caroteno y el betacaroteno son útiles para combatir los radicales libres. Los alimentos ricos en estos antioxidantes incluyen verduras rojas, amarillas, naranjas y verdes. El té verde, que es rico en antioxidantes, también ayuda.




Las bayas también son combatientes eficaces del cáncer debido a un grupo de productos químicos antioxidantes de las plantas llamados polifenoles.

En un estudio del Colegio Médico de Wisconsin, se encontró que las bayas como las frambuesas negras y las fresas inhiben el cáncer de colon en un 80% en ratas. Mientras que sus propiedades anticancerígenas en humanos están siendo estudiadas más a fondo, los investigadores han respaldado su papel positivo en la prevención del cáncer. Al ser ricos en polifenoles, las ciruelas pasas o ciruelas secas, también tienen la capacidad de reducir el riesgo de cáncer.

Ácido fólico (Vit. B9): Espinacas y frijoles

El ácido fólico es un combatiente establecido contra el cáncer. Permite la formación de nuevas células y tejidos y mantiene los glóbulos rojos activos y sanos. Aunque los suplementos de ácido fólico están ampliamente disponibles, aumente su consumo a través de fuentes naturales como espinacas, germinados, frijoles y frutas cítricas.

Calcio y vitamina D: Leche, queso y luz solar

Según una revisión del World Cancer Research Fund/American Institute for Cancer Research (WCRF/AICR), el calcio puede tener un efecto protector contra el cáncer. Por lo menos 1000 mg/día de calcio al día es óptimo. Las fuentes naturales de calcio incluyen productos lácteos como la leche y el queso.

La deficiencia de vitamina D también ha estado implicada en un mayor riesgo de cáncer. De todos modos, su cuerpo lo necesita para absorber el calcio, así que trate de tomar el sol de la mañana durante unos 10-15 minutos cada día. También puede tomar suplementos, pero la vitamina se obtiene mejor de su fuente natural: la luz solar.

Magnesio: Semillas de calabaza y espinacas

Se ha encontrado que el magnesio reduce el riesgo de tumores colorrectales. Por cada 100 mg de magnesio extra al día, hay un 13% menos de riesgo de tumores colorrectales y un 12% menos de riesgo de cáncer colorrectal.

Una taza de semillas de calabaza tostadas y sin sal contienen 168 mg de magnesio, que pueden satisfacer el 41% de sus necesidades diarias. La espinaca también es una buena fuente de magnesio.

Sulforafano: Brócoli y repollo

El repollo, las coles de Bruselas y el brócoli son vegetales crucíferos que tienen un compuesto llamado sulforafano. Se ha visto que el sulforafeno puede controlar la formación de tumores de colon y también estimular la muerte de células cancerosas.

Ajo, crudo o cocido

Los buenos efectos del ajo se extienden incluso a la prevención del cáncer. Mientras más ajo consuma, cocinado o crudo, menor será su riesgo de cáncer estomacal y colorrectal. Otro estudio encontró que las mujeres que tenían la mayor cantidad de ajo tenían un 50% menos de riesgo de cáncer en la parte inferior del colon en comparación con las mujeres que comían la menor cantidad.

¿Por qué el ajo es tan bueno? Podría deberse a que el ajo es antibacteriano, evita que las sustancias que causan cáncer causen daño, reduce la multiplicación celular (los resultados de la multiplicación celular no controlada en el tumor), induce apoptosis o muerte celular y aumenta la reparación del ADN. Coma por lo menos un diente de ajo fresco al día. Píquelo o aplástelo para liberar el ingrediente activo, la alicina. De todos modos, debería estar comiendo estos alimentos anticancerígenos.

Evite la carne roja y procesada

Comer menos carne procesada o curada (jamón, salchichas y tocino) y menos carne roja (carne de vacuno, venado y cerdo) puede ayudarle a evitar el cáncer colorrectal. Si come más de 90 g de carne roja y procesada al día, trate de reducirla a 70 g.

Incluso si su consumo no es alto, usted puede estar en riesgo ya que cocinar la carne a altas temperaturas durante mucho tiempo también puede liberar compuestos cancerígenos y aumentar el riesgo de cáncer.

3. Ejercicio para mantener un peso saludable

La obesidad, que es un factor de riesgo para muchas enfermedades, también tiene una relación incómoda con el cáncer de colon. Aumenta el riesgo de cáncer en un 33%.

Revise su índice de masa corporal (IMC) para asegurarse de que tiene un peso saludable. El IMC de más de 25 kg/m2 se asocia con un aumento del 24% en la prevalencia de los tumores colorrectales.
Comer sano y hacer ejercicio también puede mantener esas libras a raya. El ejercicio es crucial para prevenir cualquier tipo de cáncer. Un estilo de vida sedentario y largas horas de estar sentado aumentan los riesgos de cáncer colorrectal. ¡Así que levántese y de ese paseo! Los expertos recomiendan alrededor de 2.5 horas de ejercicio aeróbico moderado (digamos caminar rápido o andar en bicicleta) cada semana.

4. Deje de fumar

Fumar es un factor de riesgo conocido para varios tipos de cáncer, y el cáncer colorrectal no es una excepción. En los Estados Unidos, de cada 100 víctimas de esta enfermedad, 12 tienen la culpa de fumar.

Se sabe que la nicotina está relacionada con el cáncer de estómago y colorrectal, y los fumadores a largo plazo corren un mayor riesgo. Así que si fuma, ¡es hora de parar!

Si usted no fuma pero está expuesto al humo de segunda mano, tome medidas. Los fumadores pasivos también pueden desarrollar cáncer colorrectal antes que los fumadores activos.

5. Reduzca el consumo de alcohol

El consumo de alcohol se ha relacionado con un mayor riesgo de cánceres de recto y de colon. El consumo de alcohol también agota el ácido fólico, que es crucial para prevenir los cánceres.

Es aconsejable no consumir más de 14 unidades de alcohol a la semana o 2 bebidas al día – para las mujeres la cuota es de sólo 1 bebida al día. Una unidad de alcohol es la cantidad de alcohol puro contenida en una bebida alcohólica; esto generalmente se menciona en la botella o lata, así que lea las etiquetas.

Tome el control antes de que el cáncer lo haga

Usted no puede controlar sus genes o cómo mutan repentinamente y lo ponen en riesgo de cáncer. Pero sin duda puede controlar su estilo de vida y hacerse pruebas de detección con regularidad. Y eso es todo lo que necesita hacer para prevenir el azote llamado cáncer colorrectal.

Fuente: Cure Joy

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!