Estas son las señales de advertencia del cáncer de piel

Los cánceres de piel, incluyendo el melanoma, el carcinoma de células basales y el carcinoma escamocelular, a menudo comienzan como cambios en la piel. Pueden ser nuevos crecimientos o lesiones precancerosas, cambios que no son cáncer pero que podrían convertirse en cáncer con el tiempo. Se calcula que entre el 40% y el 50% de las personas de piel clara que viven hasta los 65 años desarrollarán al menos un cáncer de piel. Aprenda a detectar las señales de advertencia temprana. El cáncer de piel puede curarse si se detecta y trata a tiempo.




Queratosis actínica (queratosis solar)

Estas pequeñas manchas escamosas son causadas por demasiado sol y comúnmente ocurren en la cabeza, el cuello o las manos, pero se pueden encontrar en otra parte. Pueden ser una señal temprana de advertencia del cáncer de piel, pero es difícil saber si una mancha en particular continuará cambiando con el tiempo y se volverá cancerosa. La mayoría no lo hacen, pero los médicos recomiendan un tratamiento temprano para prevenir el desarrollo de cáncer de piel de células escamosas. Las personas de piel clara, rubia o pelirroja con ojos azules o verdes son las que corren mayor riesgo.

Queilitis actínica (labio del agricultor)

Relacionado con la queratosis actínica, la queilitis actínica es una afección precancerosa que generalmente aparece en los labios inferiores. Pueden presentarse manchas escamosas o aspereza persistente de los labios. Los síntomas menos comunes incluyen hinchazón del labio, pérdida del borde entre el labio y la piel, y líneas de los labios prominentes. La queilitis actínica puede convertirse en carcinoma escamocelular invasivo si no se trata.




Cuernos cutáneos

El cuerno cutáneo aparece como un crecimiento en forma de embudo que se extiende desde una base roja en la piel. Está compuesto de queratina compactada (la misma proteína de las uñas). Es un tipo especializado de queratosis actínica. El tamaño y la forma del crecimiento pueden variar considerablemente, pero la mayoría tienen pocos milímetros de longitud. El carcinoma de células escamosas se puede encontrar en la base. Usualmente se presenta en adultos mayores de piel clara con antecedentes de exposición solar significativa.

¿Cuándo un lunar es un problema?

Un lunar (nevo) es un crecimiento benigno de melanocitos, células que le dan color a la piel. Aunque muy pocos lunares se convierten en cáncer, los lunares anormales o atípicos pueden convertirse en melanoma con el tiempo. Los lunares “normales” pueden aparecer planos o levantados o pueden comenzar planos y elevarse con el tiempo. La superficie es típicamente lisa. Los lunares que pueden transformarse en cáncer de piel con frecuencia tienen una forma irregular, contienen muchos colores y son más grandes. La mayoría de los lunares se desarrollan en la juventud o en la edad adulta joven. Es inusual que aparezca un lunar en la edad adulta.

Nevo Displástico (Lunares Atípicos)

Los lunares atípicos no son cáncer, pero pueden convertirse en cáncer. Se pueden encontrar en áreas del cuerpo expuestas al sol o protegidas contra el sol. Los lunares atípicos pueden ser más grandes (unos 6 mm. a lo ancho o más grandes) y de forma más irregular, con bordes entallados o descoloridos. Pueden ser planas o en relieve, o lisos o rugosas. Típicamente son de color mixto, incluyendo rosado, rojo, tostado y marrón.




Conozca su ABCDEs

La mayoría de los lunares en el cuerpo de una persona se parecen entre sí. Un dermatólogo debe revisar un lunar o peca que parezca diferente a los demás o que tenga alguna característica del ABCDEs del melanoma. Podría ser canceroso. Los ABCDEs son características importantes a tener en cuenta al examinar sus lunares u otros crecimientos de la piel, así que aprénda sobre ellos a continuación.

Conozca sus ABCDEs: ‘A’ es de Asimetría

Asimetría significa que la mitad de un lunar no coincide con la otra mitad. Los lunares normales son simétricos. Cuando revise sus lunares o pecas, trace una línea imaginaria a través del centro y compare las dos mitades. Si no se ven iguales en ambos lados, pídale a un dermatólogo que lo revise.

Conozca sus ABCDEs: ‘B’ es de Borde

Si el borde o los bordes del lunar están desgastados, borrosos o irregulares, pídale a un dermatólogo que lo revise. Las lesiones de melanoma a menudo tienen bordes desiguales.

Conozca sus ABCDEs: ‘C’ es de Color

Un lunar que no tiene el mismo color en todas partes o que tiene tonos tostados, marrón, negro, azul, blanco o rojo es sospechoso. Los lunares normales son generalmente un solo tono de color. Un lunar de muchos tonos o que se ha aclarado u oscurecido debe ser revisado por un médico.

Conozca sus ABCDEs: ‘D’ es de Diámetro

Un lunar es sospechoso si el diámetro es mayor que la goma de borrar de un lápiz.

Conozca sus ABCDEs: ‘E’ es de Evolucionar

Se debe revisar un lunar que está evolucionando – encogiéndose, creciendo, cambiando de color, comenzando a picar o sangrar. Si una porción del lunar aparece nuevamente elevada o levantada de la piel, pídale a un médico que lo examine. Las lesiones del melanoma a menudo crecen en tamaño o cambian de estatura rápidamente.

Consejos para la detección de lunares de cáncer

Examine su piel regularmente. Un lugar común para el melanoma en los hombres es en la espalda, y en las mujeres, la parte inferior de la pierna. Pero revise su cuerpo entero en busca de lunares o puntos sospechosos una vez al mes. Empiece por la cabeza y baje. Revise las áreas “ocultas”: entre los dedos de las manos y los pies, la ingle, las plantas de los pies, la parte posterior de las rodillas. Revise su cuero cabelludo y cuello en busca de lunares. Use un espejo de mano o pídale a un familiar que le ayude a ver estas áreas. Sospeche especialmente de un nuevo lunar. Tome una foto de los lunares y féchelos para ayudarle a monitorear su evolución. Preste especial atención a los lunares si usted es una adolescente, está embarazada o pasando por la menopausia, momentos en que sus hormonas pueden estar aumentando.

¿Cómo se evalúan los lunares?

Si usted encuentra un lunar o una mancha que tenga algún tipo de melanoma del tipo ABCDE, o una que esté sensible, pica, exuda, tiene descamación, no sana o tiene enrojecimiento o inflamación más allá del lunar, consulte a un médico. Su médico puede querer extraer una muestra de tejido del lunar y hacerle una biopsia. Si se descubre que es canceroso, se extirpará todo el lunar y un borde de piel normal a su alrededor y se cerrará la herida con puntos de sutura. Se puede necesitar tratamiento adicional.

Un manual básico sobre el cáncer de piel

El melanoma maligno, especialmente en las etapas avanzadas, es grave y el tratamiento es difícil. El diagnóstico y tratamiento tempranos pueden aumentar la tasa de supervivencia. Los cánceres de piel no melanoma incluyen el carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas. Ambos son comunes y casi siempre se curan cuando se encuentran a tiempo y se tratan. Las personas que han tenido cáncer de piel una vez están en riesgo de contraerlo de nuevo; deben hacerse un chequeo al menos una vez al año.

Melanoma

El melanoma no es tan común como otros tipos de cáncer de piel, pero es el más grave y potencialmente mortal. Los signos posibles de melanoma incluyen un cambio en la apariencia de un lunar o área pigmentada. Consulte a un médico si un lunar cambia de tamaño, forma o color, tiene bordes irregulares, es de más de un color, es asimétrico o produce picazón, exuda o sangra.

Carcinoma de células escamosas

Este cáncer de piel no melanoma puede aparecer como un nódulo rojo firme, un crecimiento escamoso que sangra o desarrolla una costra o una llaga que no se cura. Ocurre con mayor frecuencia en la nariz, la frente, las orejas, el labio inferior, las manos y otras áreas del cuerpo expuestas al sol. El carcinoma escamocelular es curable si se detecta y trata a tiempo. Si el cáncer de piel se vuelve más avanzado, el tratamiento dependerá de la etapa del cáncer.

Enfermedad de Bowen

La enfermedad de Bowen también se llama carcinoma de células escamosas “in situ”. Es un tipo de cáncer de piel que se propaga hacia afuera en la superficie de la piel. Por el contrario, los carcinomas “invasivos” de células escamosas pueden crecer hacia adentro y propagarse al interior del cuerpo. La enfermedad de Bowen se parece a parches escamosos y rojizos que pueden tener costras; puede confundirse con erupciones cutáneas, eccema, hongos o psoriasis.

Carcinoma de células basales

El carcinoma de células basales es el cáncer de piel más común y fácil de tratar. Debido a que el carcinoma de células basales se disemina lentamente, ocurre principalmente en adultos. Los tumores de células basales pueden tomar muchas formas, incluyendo una protuberancia blanca nacarada o cerosa, a menudo con vasos sanguíneos visibles, en las orejas, el cuello o la cara. Los tumores también pueden aparecer como un parche plano, escamoso, de color carne o parche marrón en la espalda o el pecho, o más raramente como una cicatriz blanca y cerosa.

Cánceres de piel menos comunes

Los tipos poco comunes de cáncer de piel incluyen el sarcoma de Kaposi, que se observa principalmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados; el carcinoma de glándula sebácea, un cáncer agresivo originado en las glándulas sebáceas de la piel; y el carcinoma de células de Merkel, que generalmente se encuentra en áreas expuestas al sol en la cabeza, el cuello, los brazos y las piernas, pero a menudo se disemina a otras partes del cuerpo.
——-ME QUEDO AQUI——–

¿Quiénes contraen cáncer de piel y por qué?

La exposición al sol es la mayor causa de cáncer de piel. Pero no explica los cánceres de piel que se desarrollan en la piel que normalmente no está expuesta a la luz solar. La exposición a los peligros ambientales, el tratamiento de radiación e incluso la herencia pueden jugar un papel. Aunque cualquier persona puede contraer cáncer de piel, el riesgo es mayor para las personas que tienen:

  • Piel clara u ojos claros
  • Una abundancia de lunares grandes e irregulares
  • Antecedentes familiares de cáncer de piel
  • Antecedentes de exposición excesiva al sol o quemaduras de sol con ampollas
  • Vive a gran altitud o con sol durante todo el año
  • Ha recibido tratamientos radiológicos

Reduzca su riesgo de cáncer de piel

Limite su exposición a los rayos ultravioleta del sol, especialmente entre las 10 a.m. y las 4 p.m., cuando los rayos del sol son más fuertes. Mientras esté al aire libre, aplique abundantemente un protector solar de amplio espectro con un SPF de 30 o más alto (¡no olvide los labios y las orejas!), use un sombrero y gafas de sol, y cúbrase con ropa. Y recuerde, si usted nota cambios en su piel como un nuevo crecimiento, un lunar que cambia de apariencia o una llaga que no sanará, vea a un médico de manera inmediata.

Fuente: Web MD

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



NEWSLETTER CONOCER SALUD

Recibe una dosis diaria en tu email

* requerido