10 signos de trastorno de procesamiento auditivo en los niños

El trastorno de procesamiento auditivo (TPA) o trastorno de procesamiento auditivo central (TPAC) es un término genérico para cualquier tipo de trastorno auditivo en el que el cerebro y el sistema nervioso central no pueden procesar el sonido adecuadamente. Cualquiera puede contraer TPA, pero la mayoría de los casos comienzan en la niñez. Se estima que aproximadamente 1 de cada 20 niños está afectado por el TPA en algún grado.




EL TPA en los niños se hace notorio después de que empiezan a ir a la escuela, ya que a menudo conduce a dificultades de aprendizaje. Esto se debe a que la audición juega un papel muy importante en el aprendizaje de todo lo que se basa en el lenguaje hablado. Pero es difícil incluso para un audiólogo – un especialista que se ocupa de la audición, el equilibrio y los problemas relacionados – detectar el trastorno de procesamiento auditivo en niños menores de 7 años porque sus funciones cerebrales no están completamente desarrolladas.

A continuación, se enumeran algunos de los síntomas más comunes en niños con TPA. Pero tenga en cuenta que no todas las personas con la afección tendrán todos estos síntomas o en el mismo grado. Pruebe los siguientes ejercicios y consejos para tratar o mejorar los síntomas.

1. No pueden localizar la fuente de sonido

Las personas con TPA pueden carecer de una habilidad llamada localización auditiva. Esto significa que tienen problemas para identificar con precisión de dónde está saliendo un sonido. Esta habilidad es esencial en la mayoría de las actividades diarias. Imagínese tratar de caminar por una calle muy concurrida o un mercado lleno de gente sin poder identificar de dónde vienen los sonidos.

Ejercicio: Pídale a su hijo que cierre los ojos y se concentre. Llámelo desde diferentes rincones de la habitación.

2. No pueden entender el orden del sonido

Como las personas con TPA pueden carecer de una habilidad llamada secuenciación auditiva, pueden estar confundidas sobre el orden de los sonidos. Esto se debe a que su cerebro no puede almacenar y recordar los estímulos auditivos, es decir, los sonidos, en el orden exacto. Esto les haría difícil aprender cualquier cosa por repetición, por ejemplo, un poema o incluso música. También tendrían dificultades para seguir instrucciones verbales.




Ejercicio: Use un patrón de sonido simple – digamos, 2 aplausos – 1 silbido – 2 aplausos – y pídale a su hijo que lo imite.

3. No pueden diferenciar palabras similares

Los pacientes con TPA pueden no ser capaces de diferenciar entre palabras que suenan similares como “crash” y “cash” o “dieciocho” y “ochenta”. Esto se debe a que tienen una capacidad limitada para la discriminación de palabras auditivas y de sonido.

Ejercicio: Pronuncie esas palabras claramente y pregúntele a su hijo si son iguales. Siga usando diferentes pares de palabras.

4. No siempre entienden el habla

Si los pacientes TPA carecen de la habilidad de discriminación auditiva, tendrán dificultades para entender el habla, especialmente si más de una persona está hablando, si hay ruido de fondo o si la calidad del sonido es mala.

Esto se debe a que no pueden diferenciar entre sonidos de diferente frecuencia, duración e intensidad. Por lo tanto, no pueden distinguir el habla del ruido de fondo.




Es posible que las personas con TPA tampoco entiendan cuando alguien habla rápido. La velocidad a la que procesamos el sonido se conoce como procesamiento temporal. Para alguien con TPA, el procesamiento temporal es lento. Como resultado, hay una mayor diferencia de tiempo entre escuchar un sonido y procesarlo.

Ejercicio: Mantenga una radio puesta a un volumen bajo mientras habla clara y lentamente. Anime a su hijo a concentrarse sólo en su voz.

5. Malinterpretan u olvidan fácilmente las instrucciones verbales

La TPA afecta la memoria auditiva de las personas o la capacidad de almacenar información sonora y recordarlas cuando sea necesario. Además, como su velocidad de procesamiento de sonido es baja, tardan más tiempo en entender una instrucción hablada. Pueden pedirle al instructor que repita o se conforman con adivinar.

Ejercicio: Déle un conjunto de instrucciones simples – 2 aplausos y un choque de manos – y pídale a su hijo que lo imite. Aumente los pasos gradualmente.

6. Se distraen fácilmente con el ruido

Si su hijo tiene un trastorno de procesamiento auditivo, puede tener dificultades para escuchar en un lugar ruidoso. Se distraen fácilmente con el ruido. Esto se debe a que es posible que no sean capaces de identificar el sonido primario a partir del ruido de fondo – una habilidad auditiva necesaria conocida como figura auditiva. Los pacientes con TPA también tienen una atención auditiva corta.

Ejercicio: Mantenga el ventilador girando de fondo, lea en voz alta un cuento y dígale a su hijo que escuche palabras específicas o nombres de animales.

7. Se cansan fácilmente

Un lugar ruidoso puede cansar a las personas con TPA ya que necesitan hacer un gran esfuerzo para escuchar por encima del ruido o no distraerse. De hecho, el esfuerzo diario puede llegar a ser tanto para ellos que simplemente dejan de intentar adaptarse. Esto se conoce como fatiga auditiva.

Consejo: Mantenga el ejercicio divertido con señales visuales. Por ejemplo, cuando le pida al niño que identifique dos palabras de sonido similar, use imágenes para mostrar el contraste.

8. Tienen pocas habilidades para deletrear, leer y cantar

Los niños con TPA pronuncian mal las palabras y omiten las sílabas. Mientras cantan, pueden cambiar tanto la letra como la melodía. Esto se debe a que aprender a leer, deletrear o cantar depende de las habilidades auditivas como identificar y unir sílabas, dar significado a los sonidos y recordar la secuencia de sonidos y palabras. Como los niños con TPA carecen de estas habilidades básicas, su rendimiento es deficiente en cualquier área que dependa de la audición. Por esa razón, también tienen un vocabulario limitado.

Consejo: Mientras enseña a un niño a deletrear o leer, asegúrese de que está hablando de una manera clara y distinta con pausas y repeticiones.

9. Tal vez no se desempeñen bien en la escuela

A veces, cuando falta una parte de una oración o ésta es confusa, damos sentido al contexto y llenamos el hueco usando el sentido común. Por ejemplo, en la frase “El __ se eleva por el oriente“, podemos fácilmente rellenar la palabra que falta, sol, de las que conocemos. Esto se conoce como cierre auditivo. Todos lo usamos hasta cierto punto para entender lo que se dice.

Sin embargo, los niños con TPA podrían tener que depender de ella constantemente. Debido a que necesitan asignar muchos de sus recursos mentales sólo para entender lo que se está diciendo, a menudo se les deja con una capacidad reducida para otras tareas escolares.

Ejercicio: Lea en voz alta una historia que su hijo conozca y omita partes. Pídale a su hijo que llene estos espacios. Esto ayudará a desarrollar su memoria auditiva.

10. No pueden mantener conversaciones

Los niños pueden hablar de una manera inapropiada para su edad, ya sea hablando demasiado o demasiado poco. Pueden tener dificultad para organizar su pensamiento y desviarse del tema.

Consejo: Sea muy paciente. Mantenga el contacto visual. Hable con claridad. Repita a menudo.

Fotografía destacada de Cure Joy.

Fuente: Cure Joy

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!