Si tiene la sensación de tener las piernas inquietas por la noche, ESTO es lo que significa

El síndrome de piernas inquietas es un trastorno neurológico que se caracteriza por sentir sensaciones desagradables en las piernas. La sensación es incontrolable, y con frecuencia hay una imperiosa necesidad de mover las piernas. Los síntomas aparecen más comúnmente durante la noche cuando la persona está relajada o en reposo, y pueden aumentar en intensidad durante la noche. Mover las piernas ayuda a aliviar el malestar, que puede variar en severidad desde una irritación hasta dolor.

Se estima que el 10% de la población sufre de síndrome de piernas inquietas. El síndrome de piernas inquietas infantil se estima que afecta a casi 1 millón de niños en edad escolar, y un tercio de ellos experimentará los síntomas de forma moderada a grave.




¿Qué lo causa?

En la mayoría de los casos, la causa del síndrome de piernas inquietas es desconocida, pero se cree que tiene un componente genético. Algunas evidencias sugieren que los niveles bajos de hierro en el cerebro también pueden ser responsables de la enfermedad. En muchos casos, parece estar relacionado con los siguientes factores o afecciones:

  • Enfermedades crónicas como insuficiencia renal y diabetes
  • Ciertos medicamentos pueden agravar los síntomas, como medicamentos contra las náuseas, medicamentos anti-psicóticos, antidepresivos que aumentan la serotonina, y algunos medicamentos para el resfriado y la alergia que contienen antihistamínicos sedantes
  • El embarazo, especialmente durante el último trimestre
  • El consumo de alcohol
  • La privación del sueño

¿Cómo se diagnostica?

No existe una prueba específica para el síndrome de piernas inquietas, sino más bien criterios que indican el trastorno, como:

  • Los síntomas que son peores por la noche y están ausentes o son insignificantes durante la mañana
  • Una necesidad fuerte, y con frecuencia abrumadora, de mover las extremidades afectadas
  • Los síntomas sensoriales que se activan con el descanso, la relajación o al dormir
  • Los síntomas sensoriales que se alivian con el movimiento, y el alivio persiste mientras el movimiento continúa

El diagnóstico del síndrome de piernas inquietas en un niño puede llegar a ser difícil, ya que a menudo es difícil para ellos describir donde está el dolor, con qué frecuencia se producen los síntomas y la duración de los síntomas. El síndrome de piernas inquietas en niños puede ser diagnosticado erróneamente como “dolores de crecimiento”.

¿Como es tratado?

El síndrome de piernas inquietas puede ser tratado con medicamentos, pero ciertos cambios de estilo de vida también puede ayudar a reducir y aliviar los síntomas en las personas que lo sufren. Si bien los investigadores no saben la causa exacta, sí saben que hay una conexión entre el estilo de vida y con qué frecuencia se producen sus síntomas. Si usted está viviendo con el síndrome de las piernas inquietas, tenga en cuenta estos cambios de estilo de vida:

1. Dieta sana

Comer una dieta saludable puede mantener su cuerpo funcionando sin problemas y promover una buena noche de sueño. El alcohol y la cafeína se cree que desencadenan el síndrome de las piernas inquietas, así que asegúrese de limitar su consumo, especialmente antes de acostarse.




2. No fumar

Fumar no sólo es una adicción que destruye los pulmones, también puede hacer que el cuerpo se sienta nervioso y tener un impacto negativo sobre el sueño. Si usted lucha con el síndrome de las piernas inquietas, reduzca el fumar o deje de fumar por completo.

3. Sea consciente de los medicamentos

Los medicamentos que se están tomando para otras afecciones pueden tener efectos secundarios que dificultan que los músculos se relajen. Asegúrese de revisar todos los medicamentos a fondo con su médico para averiguar si están contribuyendo a su trastorno.

4. Ejercicio

De acuerdo con la Fundación de la Enfermedad de Willis-Ekbom, aquellos que sufren de síndrome de piernas inquietas que hacen ejercicio durante 30-60 minutos al día reportaron menos fatiga, menos síntomas y mejores hábitos de sueño. No es necesario hacer muchos kilómetros o un esfuerzo excesivo, pero trate de llevar una rutina de ejercicio cada día, ya sea caminar, correr, yoga o cualquier otra variedad de ejercicio para ayudar a controlar sus síntomas.

5. Reducir el estrés

El estrés puede desempeñar un papel en el agravamiento del síndrome de piernas inquietas. La organización y priorización pueden ayudar, junto con técnicas de relajación como respiración y la meditación.

Por favor, COMPARTE esta importante información de salud con tus amigos y familiares. ¡Gracias!




Fuente: David Wolfe

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies