Ahogamiento en seco y ahogamiento secundario: qué es lo que hay que saber

Si usted es como la mayoría de los padres, es probable que piense que una vez que su niño ha terminado de nadar o jugar en el agua, su riesgo de ahogamiento ha terminado. Pero el ahogamiento “seco” y “secundario” puede ocurrir horas después de que se haya secado con la toalla y esté haciendo otras cosas. Pero no se preocupe, hay pasos que puede tomar para proteger a su hijo.




Estos tipos de ahogamientos pueden ocurrir cuando su niño respira el agua en sus pulmones. A veces esto sucede cuando él está nadando. Pero también puede ser el resultado de algo tan simple como recoger agua en su boca o quedarse sumergido.

Le puede pasar a los adultos, pero es más común en los niños debido a su pequeño tamaño, dice Raymond Pitetti, director médico asociado del servicio de urgencias del Hospital de Niños de Pittsburgh.

Con el ahogamiento seco, el agua nunca llega a los pulmones. En su lugar, la respiración del agua hace que las cuerdas vocales de su hijo produzcan un espasmo y se cierren después de que ya ha dejado la piscina, el mar o el lago. Lo cual cierra sus vías respiratorias, haciendo que sea difícil respirar.

El ahogamiento secundario es un poco diferente. Sus vías respiratorias se abren, dejando que el agua entre en sus pulmones, donde se acumula, provocando una enfermedad llamada edema pulmonar. El resultado es el mismo: dificultad para respirar.

Los síntomas del ahogamiento seco por lo general ocurren justo después de cualquier incidente en el agua. Los síntomas del ahogamiento secundario generalmente comienzan más tarde, entre 1-24 horas después del incidente, dice Pitetti.




Ambos eventos son muy raros. Representan sólo el 1% y el 2% de todos los incidentes de ahogamiento, dice el pediatra James Orlowski, del Hospital de Tampa, Florida.

Los síntomas

El ahogamiento seco y el ahogamiento secundario tienen los mismos síntomas. Incluyen:

  • Tos
  • Dolor de pecho
  • Dificultad para respirar
  • Se siente muy cansado

Su niño también puede presentar cambios en el comportamiento, como por ejemplo, irritabilidad o una caída en los niveles de energía, lo que podría significar que el cerebro no está recibiendo suficiente oxígeno.

Qué hacer

Si su hijo tiene signos de ahogamiento seco o ahogamiento secundario, hay que pedir ayuda médica. Aunque en la mayoría de los casos los síntomas desaparecen por su cuenta, es importante conseguir que le hagan un chequeo.

Lo más probable es que los síntomas sean relativamente leves y mejoren con el tiempo“, dice Mark Reiter, presidente de la Academia Americana de Medicina de Emergencia.




Cualquier problema que se desarrolle por lo general es tratable si recibe ayuda médica de inmediato. Su trabajo es mantener una estrecha vigilancia sobre su hijo durante las 24 horas después de que él haya tenido un problema en el agua.

Si los síntomas no desaparecen, o si empeoran, lleve a su hijo a la sala de urgencias, no a la consulta de su pediatra.

Su hijo necesitará una radiografía de tórax, una vía intravenosa, y ser admitido para la observación“, dice Pitetti. “Eso no se puede hacer en una consulta“.

Dado que no hay medicamentos para el ahogamiento seco o secundario, su hijo probablemente necesitará “atención de apoyo” en el hospital. Esto significa comprobar que sus vías respiratorias están bien y el seguimiento de su nivel de oxígeno. Si está teniendo problemas serios para respirar, es posible que necesite usar un tubo de respiración por un tiempo.

Prevención

Lo más importante que los padres pueden hacer no tiene nada que ver con los médicos o la sala de urgencias y tiene todo que ver con lo relacionado con la prevención de ahogamiento.

La seguridad en el agua es de lejos lo más importante“, dice Reiter.

Siga estos consejos para proteger a su hijo:

  • Vigile siempre de cerca cuando su niño está en o cerca del agua.
  • Sólo le permita nadar en áreas que tengan salvavidas.
  • Nunca deje que su niño nade solo.

Inscríbase e inscriba a sus hijos en clases de seguridad en el agua. Incluso hay programas que introducen a los niños desde los 6 meses hasta los 3 años de edad en el agua.

Si usted tiene una piscina en su casa, asegúrese de que está completamente cercada.

Los adolescentes son más propensos a tener incidentes de ahogamiento que están relacionados con drogas y alcohol, por lo que hay que enseñar a sus hijos sobre los riesgos, dice Mike Gittelman, co-director del Centro de Lesiones de niños en el Hospital Infantil de Cincinnati.

No bajar la guardia, incluso si el agua no es profunda. El ahogamiento puede ocurrir en cualquier tipo de agua – bañeras, estanques o piscinas pequeñas de plástico.

Por favor, COMPARTA esta importante información de salud con sus amigos y familiares. ¡Gracias!

Fuente: WebMD

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)