Cáncer de ovario: 6 síntomas alarmantes y 6 factores que determinan sus posibilidades de contraerlo

Según el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute), el cáncer ovárico representa sólo alrededor del 3% de todos los cánceres en las mujeres, pero sigue siendo la quinta causa principal de muerte relacionada con el cáncer entre las mujeres de muchos países. Entre las muertes causadas por cáncer en el sistema reproductivo femenino, el cáncer de ovario es el más alto.




A pesar de ser infrecuente, la alta tasa de mortalidad se ha atribuido a dos causas principales: la falta de síntomas tempranos y de pruebas de cribado eficaces. El cáncer ovárico es notorio por no ser detectado en las pruebas de cribado cervical.

¿Asesino silencioso o susurrador malvado?

Numerosos artículos le dirán que el cáncer de ovario es un «asesino silencioso», una enfermedad sin síntomas que sólo puede ser detectada cuando es demasiado tarde para intervenir. Sin embargo, según la investigación científica, el cáncer de ovario «puede» ser detectado temprano. Contrario a la creencia popular, podría ser una enfermedad que da señales tempranas, más que señales: «susurros».

Lo que hace que estos signos sean difíciles de descifrar es que los mismos síntomas a menudo son causados por dolencias comunes como problemas gastrointestinales, infecciones de la vejiga y síndrome del intestino irritable.

De hecho, los estudios sugieren que casi la mitad de las mujeres desarrollarán síntomas al menos tres meses antes del diagnóstico. Sin embargo, estos síntomas a menudo son tan vagos que puede que ni siquiera parezcan estar relacionados con algún problema ginecológico. Casi el 94% de las mujeres han vivido más de cinco años después del diagnóstico cuando el cáncer ovárico fue detectado a tiempo. Esto significa que estar atentas es vital.

Signos y síntomas tempranos

Echemos un vistazo a algunos síntomas que debemos tener en cuenta:




1. Dolor abdominal

El dolor persistente en el estómago o la pelvis es uno de los síntomas principales del cáncer ovárico.

2. Distensión

La distensión puede ocurrir típicamente debido a la indigestión o SPM (síndrome pre menstrual). Pero no se lo tome a la ligera si esa sensación no desaparece. Si la hinchazón alrededor del abdomen persiste durante más de tres semanas, o si su ropa ya no se ajusta alrededor de la cintura, consulte a un médico inmediatamente.

3. Pérdida de peso

Uno de los síntomas más comunes, y a menudo los primeros signos perceptibles de cáncer, es la pérdida de peso. Al momento del diagnóstico, casi el 40% de las personas con cáncer reportan pérdida de peso inexplicable.

Esto podría deberse a varias razones, como cambios en el sistema inmunológico, pérdida de apetito, estreñimiento o incluso dolor debido al cáncer.

4. Sentirse llena sin haber comido mucho

Conocida en términos médicos como «saciedad temprana», ésta es la incapacidad para comer una comida de tamaño normal. Podría ser porque usted se siente llena después de comer muy poco o siente náuseas mientras intenta comer la cantidad que consume regularmente.




Por lo general, este es un síntoma común asociado con otras afecciones como la ERGE (Enfermedad por reflujo gastroesofágico), úlceras pépticas u obstrucción intestinal.

5. Necesidad de orinar frecuentemente

Esto a menudo se diagnostica erróneamente como una infección del tracto urinario. Pero si no se ha detectado una infección y los síntomas persisten, consulte a un obstetra/ginecólogo inmediatamente.

6. Cambios en los hábitos intestinales

Con el estreñimiento, las heces tienden a ser secas y duras, lo que dificulta su evacuación. Las evacuaciones intestinales también ocurren con poca frecuencia. Este signo común de cáncer a menudo se relaciona con tumores en el abdomen.

Otros síntomas importantes a tener en cuenta incluyen: fatiga extrema, dolor durante las relaciones sexuales, dolor lumbar e irregularidades menstruales.

No se puede enfatizar lo suficiente como para que la presencia de estos síntomas no signifique que usted tenga cáncer ovárico. Sin embargo, consulte a un obstetra/ginecólogo lo antes posible si estos síntomas son:

  • Nuevos: No son normales para usted o los ha notado recientemente, en el último año.
  • Frecuentes: Ocurren durante más de 12 días al mes.
  • Persistentes: No desaparecen.

Factores de riesgo

Aunque actualmente no hay manera de predecir si alguien padecerá cáncer ovárico, las mujeres con cierta composición genética, factores hereditarios o condiciones médicas son más susceptibles.

1. Factores genéticos
  • El gen del cáncer de mama 1 (BRCA1) y el gen del cáncer de mama 2 (BRCA2) son responsables de aproximadamente el 10-15% de todos los cánceres ováricos.
  • Las mujeres con cáncer colorrectal hereditario sin poliposis (HNPCC, por sus siglas en inglés), otro síndrome hereditario (más comúnmente conocido como síndrome de Lynch), tienen aproximadamente un riesgo del 12% de por vida de desarrollar cáncer ovárico.
  • Las mujeres con el síndrome de cáncer de mama y ovario hereditario tienen un riesgo del 10-44%.
2. Historial familiar

Los antecedentes familiares de cáncer de mama, cáncer ovárico, cáncer de colon y cáncer uterino se relacionan con un mayor riesgo de cáncer ovárico. El riesgo de por vida de una mujer que tiene un pariente inmediato con cáncer ovárico es del 5%, mientras que el de una mujer promedio de por vida es del 1,4%.

3. Aumento de edad

Las tasas de cáncer ovárico son más altas en las mujeres de 55 a 64 años y son típicas de las mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas. La frecuencia sólo aumenta con la edad.

4. Historia reproductiva e infertilidad

El riesgo de contraer cáncer ovárico parece estar relacionado con los ciclos menstruales, el parto y la infertilidad. Algunos factores incluyen:

  • Inicio temprano de la menstruación (antes de los 12 años)
  • No haber experimentado el parto
  • Tener el primer hijo después de los 30 años
  • Pasar por la menopausia después de los 50 años
  • Nunca haber tomado anticonceptivos orales
  • Infertilidad, independientemente del uso de medicamentos para la fertilidad
5. Terapia de reemplazo hormonal

En las mujeres que no se han sometido a una histerectomía, la terapia hormonal que usa estrógeno con una combinación de progestina durante más de cinco años aumenta significativamente el riesgo de cáncer ovárico. Para las mujeres que se han sometido a una histerectomía, el uso de estrógeno durante más de diez años aumenta el riesgo.

6. Obesidad

Aquellos que consumen una dieta alta en grasa o tienen un IMC de 30 o más están en mayor riesgo de contraer cáncer ovárico.

Imagen de portada y destacada por: Teresa Winslow.

Fuente: Cure Joy

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!