La soledad rivaliza con la obesidad y el fumar como riesgo para la salud

“La paradoja de las redes sociales”: Los psicólogos han acuñado éste término para describir cómo los medios sociales nos han permitido estar más conectados con otras personas que en ningún otro momento de la historia, y sin embargo, muchas personas informan que se sienten más solos y aislados que nunca antes.




Un nuevo estudio publicado este mes ha puesto de relieve el emergente problema de salud pública, sugiriendo que Facebook y otras comunidades basadas en la Web, así como otras cosas en la vida moderna, están aumentando los niveles de soledad que están socavando la salud mental y física de muchas personas.

La encuesta, realizada por la aseguradora de salud Cigna, encontró una soledad generalizada, y casi la mitad de los estadounidenses informaron que se sienten solos, aislados o excluidos al menos parte del tiempo. Los 75 millones de personas de la generación del milenio (edades 23-27) y adultos de la Generación Z (18-22) son más solitarios que cualquier otro grupo demográfico de los EE. UU. Y reportan estar en peor estado de salud que las generaciones anteriores.

Además, el 54% de los encuestados dijeron que sienten que nadie los conoce bien, y cuatro de cada 10 informaron que “carecen de compañía“, que sus “relaciones no son significativas” y que “están aislados de los demás“.

Douglas Nemecek, director médico de Cigna para la salud mental, dijo que los hallazgos del estudio sugieren que el problema ha alcanzado proporciones “epidémicas”, rivalizando con los riesgos planteados por el tabaco y el siempre creciente problema de peso.

La soledad tiene el mismo impacto en la mortalidad que fumar 15 cigarrillos al día, lo que la hace aún más peligrosa que la obesidad“, dijo al publicar el informe.




¿Una amenaza creciente?

Los comentarios de Nemecek se hacen eco de los de otros destacados especialistas en salud pública, entre ellos el ex Cirujano General Vivek H. Murthy, quien dice que la soledad debe ser el objetivo de las campañas de salud pública como las diseñadas para combatir el tabaquismo, aumentar las inmunizaciones, combatir la obesidad y prevenir la propagación del virus del SIDA.

Durante mis años cuidando pacientes, la patología más común que vi no fue la enfermedad cardiaca o la diabetes; fue la soledad“, dijo Murthy en un artículo de portada reciente de la Harvard Business Review.

La soledad es una creciente epidemia de salud. Vivimos en la era más conectada tecnológicamente en la historia de la civilización, pero los índices de soledad se han duplicado desde la década de 1980“.

El nuevo informe, elaborado en colaboración con la compañía de encuestas Ipsos, se basa en una encuesta en Internet de más de 20,000 adultos estadounidenses que utilizan la bien conocida Escala de Soledad de UCLA para ver cuán extendida está la soledad en Estados Unidos. Entre otros hallazgos:

  • Casi la mitad de los estadounidenses informan que a veces o siempre se sienten solos (46%) o excluidos (47%).
  • El uso generalizado de los medios de comunicación social y redes sociales entre los adultos jóvenes contribuye a la soledad, pero no es la única razón.
  • La soledad está siendo alimentada por muchas cosas, incluyendo demandas de trabajo, horarios de sueño inadecuados, no pasar suficiente tiempo de calidad con la familia o socializar con los amigos, y una falta de “tiempo para mí”.

Los expertos en salud mental dicen que el estudio Cigna es sólo el último de una serie para documentar los crecientes niveles de soledad y los efectos relacionados con la salud pública.




Investigaciones recientes han demostrado que las personas que están solas y aisladas son más propensas a tener enfermedades del corazón y derrames cerebrales, o tener problemas del sistema inmunológico e incluso tener dificultades para recuperarse del cáncer.

También está claro que la soledad está estrechamente ligada a la depresión y puede llevar a una muerte prematura.

Julianne Holt-Lunstad, una psicóloga de la Universidad Brigham Young que estudia la soledad y sus efectos en la salud, ha descubierto que la soledad hace que la muerte prematura sea más probable para personas de todas las edades.

En 2017, presentó una nueva investigación que relaciona la soledad y el aislamiento social con una serie de riesgos para la salud en la convención anual de la American Psychological Association.

Su documento citaba datos de dos análisis. El primero dio seguimiento a 148 estudios, que involucraron a más de 300,000 participantes, y encontró que una mayor conexión social está asociada con 50% menos probabilidades de muerte temprana. El segundo, que involucró a 70 estudios que representaban a más de 3.4 millones de personas, encontró que el aislamiento social, la soledad o el vivir solo aumentaba las probabilidades de muerte prematura al menos tanto como la obesidad.

Hay pruebas sólidas de que el aislamiento social y la soledad aumentan significativamente el riesgo de mortalidad prematura, y la magnitud del riesgo supera la de muchos de los principales indicadores de salud“, escribió Holt-Lunstad. “Con el envejecimiento de la población, el efecto en la salud pública sólo se espera que aumente.

Además otras investigaciones han relacionado el aislamiento social con una mayor probabilidad de padecer la enfermedad de Alzheimer, que ahora afecta, según la OMS, a 30 millones de personas en todo el mundo. Cifra que se duplica cada cinco años.

Fuente: WebMD

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!