Cómo desintoxicarse después de la quimioterapia

¡Los métodos convencionales para tratar el cáncer generan aproximadamente 200 mil millones de dólares cada año, y eso es sólo en los EE.UU.! La mayor parte de este dinero va a la Big Pharma (o gran industria farmacéutica) y una gran mayoría se genera a través de la venta y el uso de medicamentos de quimioterapia.




La quimioterapia es parte de los “3 grandes” métodos de tratamientos promovidos por la medicina alopática: quimioterapia, radiación y cirugía, con millones de pacientes de cáncer que los utilizan de alguna manera cada año. Si usted o alguien que usted quiere deciden hacer la “ruta de la quimioterapia” como parte de un protocolo general de tratamiento del cáncer, asegúrese de conocer los datos. Y lo más importante, averigüe lo que puede hacer para desintoxicar su cuerpo de inmediato una vez que el curso de quimioterapia ha terminado.

Qué hace la quimioterapia

Para una explicación completa de lo que es la quimioterapia y cómo afecta a su cuerpo en todos los niveles, eche un vistazo a este artículo sobre la verdad sobre el cáncer AQUÍ.

En términos de qué efectos negativos tiene la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama en particular, una nueva investigación ha descubierto que en realidad puede hacer más daño que bien. Aproximadamente el 30% de todos los pacientes con cáncer de mama se someterá a alguna forma de quimioterapia. En la actualidad existe un entendimiento general en todos los ámbitos (entre los médicos convencionales también), de que estos tratamientos afectan al sistema inmunológico. Sin embargo, nadie sabía hasta qué punto. Un estudio británico realizado por la Universidad de Leeds y publicado en la edición de enero de 2016 de Breast Cancer Researcher echó un vistazo a cómo la quimioterapia afectó la salud del sistema inmunológico en 88 pacientes con cáncer de mama. Los resultados fueron impactantes …

Los investigadores de Leeds encontraron que la quimioterapia del cáncer de mama estaba asociada con “cambios a largo plazo en los parámetros inmunológicos que deberían ser considerados durante el control clínico“. Estos cambios incluyeron una drástica reducción en los recuentos de células T, B y NK (Natural Killer o asesino natural) después de sólo dos semanas de tratamiento. El estudio también descubrió que ciertas células del sistema inmunológico, incluyendo las células T, se mantuvieron significativamente más bajas un total de 9 meses después del tratamiento terminado. El hallazgo más significativo, sin embargo, fue que la repoblación de las células T y B expresó cambios significativos en comparación con sus predecesores pre-quimioterapia. Esto indica que las mutaciones genéticas fundamentales pueden trasladarse a futuras generaciones de células mucho tiempo después de que la quimioterapia haya terminado.

Al igual que la radiación y la cirugía, es importante recordar que aunque la quimioterapia puede reducir los tumores visibles, esta no afectará a las células madre circulantes del cáncer. Las células madre son “pizarras en blanco”. Las células madre sanas son necesarias para la formación de todo, desde las células T al tejido conectivo. Sin embargo, cuando el cáncer es una preocupación, esas mismas células madre pueden volverse mortales y ser usadas para volver a sembrar y reabastecer el crecimiento del tumor.




5 terapias naturales que pueden ayudar con la desintoxicación de la quimioterapia

Las siguientes sustancias naturales y modalidades pueden ayudarle a desintoxicarse de los medicamentos de la quimioterapia y reconstruir su sistema inmunológico. Todas estas sustancias naturales y protocolos también ayudarán a prevenir la recurrencia del cáncer.

1. Brotes de brócoli: Los brotes de brócoli contienen una gran cantidad de sulforafano que lucha contra el cáncer y refuerza el sistema inmune. El sulforafano ha demostrado ser un fuerte inhibidor del cáncer, especialmente del cáncer de pecho. Crea apoptosis (muerte de células cancerosas) y también aumenta la actividad de las células asesinas naturales. El sulforafano también se puede consumir en forma de suplemento.

2. Beta glucano: Un suplemento de beta glucano de calidad extraído de la levadura o (más poderoso) de los champiñones medicinales puede proporcionar una forma muy eficaz de impulsar su sistema inmunológico en general. Los beta glucanos aumentan la capacidad de las células inmunes de “comer” células cancerosas y, según un estudio de la Universidad de Kentucky, pueden tener un efecto en la expresión génica del cáncer de mama.

3. Curcumina: Hay más de 200 estudios documentados hasta la fecha que abordan los efectos de la curcumina en el cáncer de mama en particular. Y hay literalmente millares de efectos positivos que este componente de la cúrcuma puede tener en el sistema inmune. La curcumina ha demostrado reducir el crecimiento tumoral e inducir la apoptosis, incluso en los cánceres de mama resistentes a múltiples fármacos. Es un potente anti-inflamatorio y puede mejorar drásticamente la función inmune. Un estudio publicado en el Journal of Nutritional Biochemistry informó que la curcumina triplicó la expresión de una proteína cuyo trabajo es combatir bacterias, virus y hongos.

4. Chlorella. La chlorella es más conocida por su capacidad de desintoxicación contra los metales pesados, pero también es un gran quelante (aglutinante) de otras toxinas (como los residuos de la quimioterapia). Además, es un super-refuerzo para el sistema inmunológico. Es una gran fuente de vitamina B-12 y proporciona 10 veces la cantidad de beta caroteno que las zanahorias. También contiene polisacáridos, que han demostrado mejorar la capacidad de las células del sistema inmunológico para comunicarse entre sí cuando amenazan los patógenos. También contiene clorofila, que aumenta la oxigenación de la sangre. La chlorella también puede aumentar los niveles de glutatión (el antioxidante más poderoso de su cuerpo).




5. Hipertermia: La hipertermia es el uso de calor para desintoxicar y curar el cuerpo. Puede incluir saunas de infrarrojos, baños terapéuticos calientes, tecnología Biomat y protocolos de helio (basados ​​en el sol), así como otras modalidades centradas en el calor. Según el Instituto Nacional del Cáncer: “las altas temperaturas pueden dañar y matar las células cancerosas, por lo general con una lesión mínima a los tejidos normales“. Y de acuerdo con la investigación realizada por el Dr. Nobuhiro Yoshimizu, autor del libro The Fourth Treatment for Medical Refugees: “Aumentar la temperatura corporal en sólo un grado puede potenciar su sistema inmunológico en un 40%“.

Después del tratamiento de quimioterapia, el cuerpo está lleno de toxinas. Algunas de esas toxinas permanecerán en su sistema y continuarán causando estragos a menos que sean eliminadas de forma proactiva. Además, el sistema inmunológico muy probablemente estará funcionando por debajo de niveles saludables durante algún tiempo después de que la quimioterapia haya terminado.

No soy un oncólogo, pero tiene sentido para mí que con el fin de recuperar la salud y mantener el cáncer a raya después de la quimioterapia, sería necesario eliminar las toxinas residuales de quimioterapia y restaurar la inmunidad de la manera más segura posible. Puede hacerlo con compuestos vegetales naturales y protocolos holísticos simples diseñados para restaurar y renovar.

Por favor, COMPARTA esta importante información de salud con sus amigos y familiares. ¡Gracias!


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)