5 Tipos de personas tóxicas de las que nunca debemos estar cerca

Las personas entrarán y saldrán de nuestras vidas y (a veces) de nuestra conciencia. En nuestra vida, inevitablemente nos encontramos con todo tipo de seres humanos: amantes y odiadores; amigos y enemigos; buscadores de la verdad y mentirosos. A través de estas innumerables interacciones, una verdad inmutable permanece:




Nos beneficiamos, nos perjudicamos o somos neutrales con respecto a todas y cada una de las personas que encontramos“.

Se puede aprender una lección de cada tipo de individuo. Este es particularmente el caso de las personas de las que nos beneficiamos; o, en el lado opuesto del espectro, de las que causan daño.

Primero, debemos aprender a reconocer a las personas que, intencionalmente o no, causan daño a los que no lo merecen. Este es el paso más importante para prevenir cualquier daño colateral que pueda ocurrir por su presencia en nuestra vida. Este reconocimiento, incluso si se retrasa, nos permite tomar las medidas necesarias para resolver conflictos (internos y externos).

Aquí presentamos cinco tipos de personas tóxicas a evitar. Es importante entender que la evasión no devalúa la humanidad de una persona; nadie, independientemente de sus rasgos de personalidad, merece tal destino.

El propósito, en cambio, es salvaguardar, y si es necesario, reclamar, nuestro sagrado derecho humano a la paz interior.




CON ESO DICHO, AQUÍ HAY 5 TIPOS DE PERSONAS TÓXICAS PARA MANTENER A DISTANCIA EN LA VIDA:

1. AQUELLOS QUE CAMBIAN LA CULPA

La gente que arruina sus propias vidas tiene una fuerte tendencia a culpar a los demás cuando las cosas salen mal“. Dr. Daniel G. Amén.

Lo más probable es que todos hayamos encontrado gente así en nuestra vida. Estos son los tipos de individuos que personifican la palabra “victimización”. En otras palabras, se niegan a rendir cuentas por cualquier cosa que pueda conferir un sentido de responsabilidad. En su lugar, trasladarán intensamente esa responsabilidad a otra que no merece ese trato.

Casi siempre, las personas que constantemente culpan a otros carecen de cualquier apariencia de autocontrol o autodisciplina. Están demasiado dispuestos a sacrificar a otra persona para proteger su propio “buen nombre”. En caso de que se encuentre en presencia de una persona así, lo mejor es mantenerse firme y negarse a participar en sus palabras de victimización.

2. LOS QUE SIEMPRE SE QUEJAN

Cualquier tonto puede criticar, condenar y quejarse – y la mayoría de los tontos lo hacen“. Benjamin Franklin.

Realmente molesta estar en presencia de un quejoso. Sería otra cosa si se guardaran sus quejas para sí mismos; pero no, en su lugar eligen verbalizarlas a cualquiera y a todos los que les escuchen.




Interactuar con alguien que se queja constantemente es difícil, ya que a menudo es casi imposible hablar en términos generales. Sin embargo, esta es una ventaja: esas personas a menudo no son muy racionales ni en su discurso interno ni en el externo. Así que solo escuche y busque aclaraciones. Si efectivamente tienen una queja válida, es a su discreción si entablar una conversación. Si, en cambio, eligen bombardearlo verbalmente con bromas irracionales e insustanciales, evite (absolutamente) participar de esa manera.

En otras palabras, simplemente aléjese o ignórelo.

3. LOS QUE INVITAN A PARTICIPAR O INICIAN CHISMES

Las mentes fuertes discuten sobre ideas, las mentes promedio discuten sobre sucesos, las mentes débiles discuten sobre personas“. Sócrates.

Los chismosos (probablemente) existen en cada rincón de este planeta.

A menudo, la inseguridad es la raíz de los chismes, ya que divulgar chismes (a menudo falsos) sobre otro ser humano hace que los chismosos se sientan mejor. Tristemente, tales individuos a menudo prosperan en circunstancias adversas por las que alguien a menudo está pasando. No dan ninguna importancia, ni empatía, ni desistimiento para ofrecer declaraciones (una vez más, a menudo falsas) sobre alguien cuya vida pueden afectar negativamente.

Además de dañarse a sí mismos y a la(s) víctima(s), los chismes pueden inducir una mentalidad negativa a quienes los rodean.

4. LOS QUE SÓLO ESTÁN INTERESADOS EN SU PROPIO BENEFICIO

Los dadores necesitan poner límites porque los tomadores raramente lo hacen“. Rachel Wolchin.

La gente preocupada por la pregunta :”¿Qué puedo ganar con eso?” A menudo son maestros manipuladores y usan esta actitud predispuesta para la ganancia personal. Además de poseer un don para la manipulación, tales individuos también tienen una fuerte vena narcisista – y pueden muy bien caer bajo el narcisismo demográfico.

En cuanto a la manipulación, los que buscan el beneficio juegan con las emociones de los demás. Esto se hace para crear un sentido de culpabilidad y desasosiego en los otros que no les ayuda a avanzar en su propia agenda nebulosa. No se equivoquen, los que buscan obtener su propio beneficio no podrían preocuparse menos por el daño indebido que sus acciones causan. Lamentablemente, estas personas ven a los demás como un medio para alcanzar un fin, nada más.

A través de la interacción con el que busca el beneficio propio, puede llegar a ser evidente que están más que dispuestos a “tomar” lo que sea necesario; pero, si alguien les pide un favor a cambio, rápidamente se callan con excusas, mentiras o simplemente indiferencia.

Este tipo de personas no sirven a nadie más que a sí mismas. Por lo tanto, déles lo que quieren y deje que ellos encuentren la solución para lo que necesitan.

5. LOS QUE BUSCAN SER EL CENTRO DE ATENCIÓN

Todo lo que haces para buscar atención es la razón por la que no tienes la mía“. Desconocido.

Aquellos que están determinados a ser el centro de atención (CDA) son a menudo verbales y molestos persistentes en su búsqueda de tales atenciones. A los CDA no sólo les gusta estar en el centro. Lo necesitan.

En muchos sentidos, esto es un subproducto de una mente no desarrollada. Los niños buscan atención, y no hay nada malo en ello. El cerebro de un niño todavía está en un estado evolutivo.

Pero cuando un hombre adulto o una mujer adulta sigue insistiendo en ser el CDA, es casi con seguridad una anormalidad psicológica.

Hay que tratar con los adultos de CDA de la misma manera que enseñamos a los niños a no crear drama para llamar la atención. Los ignoramos.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!