12 señales tempranas de embarazo: qué esperar cuando se está a la espera

Le faltó la regla, ¿eh? Antes de ir a su obstetra/ginecólogo para que le confirmen su embarazo, he aquí algunas maneras de averiguar por su cuenta si está embarazada. Si usted está atenta, podría detectar estos signos a veces incluso antes de que se le pase el período. Algunas mujeres, dicen los estudios, comienzan a experimentar signos tempranos de embarazo dentro de los 36 días de su último período, y para la octava semana, la mayoría de ellas están seguras de que un bebé está a bordo.




Su embarazo se cuenta desde el primer día de su último período. Por lo general, el óvulo fertilizado tarda unas 3 semanas o un poco más a partir de esa fecha en implantarse en la pared uterina y comenzar el embarazo. Es entonces cuando su cuerpo comienza a mostrar signos de cambios hormonales. Por lo tanto, eche un vistazo a lo que puede esperar si está esperando:

1. Sangrado o manchado Ligero

Si su relación sexual ha conducido exitosamente a la fertilización o a la concepción, es común encontrar manchado o sangrado leve dentro de los 6 a 12 días. Este no es su período sino el sangrado de implantación que ocurre cuando un óvulo fertilizado se adhiere al revestimiento del útero para comenzar a crecer.

Aunque es una señal temprana de embarazo, se manifiesta en sólo alrededor del 30 por ciento de los casos. Pero según una encuesta realizada por la Asociación Estadounidense de Embarazo (American Pregnancy Association), sólo el 3 por ciento de las mujeres consideraba que el sangrado por implantación era una señal de embarazo.

2. Senos adoloridos y sensibles

Otra señal temprana sería un cambio en sus senos – cómo se ven y se sienten. Usted debe notar el cambio dentro de las dos semanas de la relación sexual o la ovulación.

En una encuesta realizada por la Asociación Estadounidense de Embarazo (American Pregnancy Association), cerca del 17 por ciento de las mujeres dijeron que un cambio en sus senos era la primera señal de embarazo que habían visto. El dolor y el hormigueo en los senos y el oscurecimiento del área alrededor del pezón, o la areola, son los signos más comunes a los que hay que prestar atención.




Debido a que muchas mujeres tienen sus períodos después de 2 semanas de ovulación, usted puede confundir el dolor en los senos como un síntoma premenstrual, pero la sensibilidad en los senos debido al embarazo puede ser más intensa.

Dolor en los senos

El dolor es el resultado de la preparación prenatal que su cuerpo ha iniciado, que también puede hacer que sus senos se llenen y cambien de forma a medida que se preparan para producir leche para el bebé. Cada seno tiene alrededor de 15 a 20 lóbulos o glándulas que se componen de células productoras de leche. Estos lóbulos están conectados al pezón a través de conductos que ayudan a transportar la leche durante la lactancia. A medida que su sistema se prepara para lactar, puede resultar ser una experiencia bastante desagradable y dolorosa para sus senos.

Pequeñas protuberancias alrededor de los pezones

También puede encontrar pequeñas protuberancias en la areola. Estas se llaman glándulas de Montgomery y producen un líquido oleoso para hidratar el pezón. Sus hormonas también tienen la culpa de que sus senos estén más llenos, ya que el aumento de los niveles de progesterona, estrógeno y prolactina o la hormona que produce la leche aumentan el flujo sanguíneo a esta área, causando senos doloridos, más pesados y sensibles.

3. Un mayor sentido del olfato

Con mucha frecuencia, un sentido del olfato aumentado es uno de los primeros síntomas que notan las mujeres que se encuentran en las primeras etapas del embarazo. Muchas de ellas reportan que los olores que antes encontraban suaves, olían fuertes y desagradables. Y esto puede hacer que sienta náuseas tan pronto como dos semanas después de la concepción.

Un estudio de 2014 publicado en la revista Frontiers in Psychology encontró que este cambio en la sensibilidad al olfato es causado por altos niveles de hormonas gonadales (sexuales) circulantes en el cuerpo, las cuales juegan un papel crucial en la intensificación de las transmisiones de señales nerviosas desde la nariz hasta el cerebro.




4. Náuseas con o sin vómito

Uno de los signos clásicos de que está embarazada es la náusea, y puede ocurrir con o sin vómito tan pronto como dos semanas después de la concepción. Denominada náusea matutina, esta sensación de mareo puede afectarle no sólo por la mañana sino en cualquier momento del día. Según estudios y encuestas, más del 80 por ciento de las mujeres informaron que experimentaban náuseas en las primeras etapas del embarazo y cerca de la mitad de ellas tenían vómitos.

La causa de este malestar, según un estudio publicado en la revista Gastroenterology Clinics of North America, es el aumento de la producción de la hormona gonadotropina coriónica humana (gonadotropina humana (hCG), que es producida por el cuerpo después de la implantación de un embrión. Esto, acompañado de altos niveles de estrógeno y progesterona, estimula la producción de óxido nítrico en el cuerpo, lo que relaja los músculos, ralentiza el movimiento de los alimentos desde el estómago hacia el intestino y retrasa el vaciamiento gástrico, causando un aumento de las náuseas y los vómitos.

Pero aquí están las buenas noticias. Las investigaciones han demostrado que las náuseas matutinas pueden ser una señal de que su bebé está sano. Según el estudio, las madres que sufrían de náuseas matutinas tenían menos nacimientos prematuros, su riesgo de aborto era tres veces menor, y el riesgo de defectos congénitos en sus bebés se redujo entre 30 y 80 por ciento.

5. Ausencia de un período menstrual

Si usted no tiene un horario de períodos completamente errático, ningún período durante una o dos semanas después de la fecha de parto es un signo revelador de embarazo. Si esto ha estado precedido de manchado o sangrado leve o ha estado acompañado de dolor de mamas constante y un sentido del olfato elevado, lo mejor que puede hacer es hacerse una prueba de embarazo en casa.

6. Temperatura corporal elevada en reposo

La temperatura corporal basal es la temperatura de su cuerpo cuando está en completo reposo, generalmente medida a primera hora de la mañana. Durante la ovulación, la temperatura corporal basal aumenta entre 0,2 y 0,5 grados centígrados, pero vuelve al nivel normal o preovulatorio después de la menstruación. En caso de embarazo, esta temperatura no baja al nivel preovulatorio, lo que es una señal segura de embarazo.

7. Micción frecuente y estreñimiento

Una mayor necesidad de usar el inodoro por lo general aparece tan pronto como 15 días después de la concepción. Un estudio irlandés que encuestó a 7,771 mujeres poco después de dar a luz encontró que el 61 por ciento de ellas había informado sobre la aparición de incontinencia antes o durante el embarazo y el 37.5 por ciento informó sobre estreñimiento.

La hormona hCG es de nuevo la culpable de sus frecuentes interrupciones del baño, ya que aumenta el flujo sanguíneo a sus riñones, ayudándoles a deshacerse de los desechos y toxinas de su sistema. Su útero en crecimiento podría tener que ver en ello ya que ejerce presión sobre su vejiga y reduce el espacio disponible para almacenar la orina.

En cuanto al estreñimiento, un aumento de la progesterona se interpone en el camino de la peristalsis, un movimiento ondulatorio de los músculos por el cual el intestino mueve los productos de desecho y las heces hacia el ano. A medida que aumentan los niveles de progesterona en el cuerpo, se hace difícil que los músculos intestinales se contraigan, lo que dificulta que se produzca la peristalsis.

8. Cansancio o fatiga

Sentirse exhausta es muy común durante las primeras etapas del embarazo. Si se siente cansada durante todo el día o somnolienta y perezosa todo el tiempo, es probable que esté esperando. Los estudios han demostrado que la fatiga experimentada en las primeras etapas del embarazo puede tener un impacto significativo en la capacidad de la futura madre para participar en actividades sociales. Se sabe que la fatiga alcanza su punto más alto en el primer trimestre o en los tres primeros meses, disminuyendo gradualmente sobre el segundo, sólo para volver a subir más cerca del parto. El aumento del cansancio en el primer trimestre puede atribuirse a un aumento del volumen sanguíneo para alimentar el proceso de formación de la placenta, el sistema de soporte vital del bebé. Se intensifica a medida que su cuerpo comienza a almacenar nutrientes para el feto.

9. Dolores de cabeza, mareos y dolores de espalda

Siguiendo el inventario de signos de embarazo recopilado por un estudio sobre mujeres embarazadas al comienzo de su embarazo y pruebas anecdóticas, aquí hay algunos otros signos que su cuerpo podría estar enviando para informarle de las grandes noticias.

Los niveles fluctuantes de hormonas y el aumento del flujo sanguíneo en el cuerpo pueden causar dolores de cabeza y/o mareos al principio del embarazo. A medida que el útero crece gradualmente en tamaño para acomodar al feto, es posible que experimente dolor en la parte baja de la espalda a medida que ejerce presión sobre los nervios y los vasos sanguíneos de la espalda y el área de la pelvis.

10. Falta de aliento

¿Se ha dado cuenta de que está resoplando y jadeando después de caminar un poco? ¿O después de subir unas escaleras? Esto podría ser una señal de que alguien más ha comenzado a consumir su energía, oxígeno y sangre. Esta condición incómoda y agotadora es una de las primeras señales de que está embarazada.

11. Antojos y aversiones

Aunque sus antojos pueden comenzar tan pronto como a las tres o cuatro semanas de su embarazo, lo que a veces se pasa por alto o de lo que rara vez se habla es de las aversiones a la comida que usted desarrolla durante este tiempo. Es posible que sienta náuseas sólo por pensar en una comida que antes le gustaba. Sus hormonas son de nuevo las culpables aquí, y algunos expertos están de acuerdo en que tales aversiones podrían ser respuestas biológicas al embarazo para que las mujeres se mantengan alejadas de los alimentos que son potencialmente dañinos para el bebé.

Las aversiones fuertes a la comida, un sentido del olfato elevado y las náuseas son como la santa trinidad de incomodidad que debería darle una clara indicación de que está embarazada.

12. Calambres

Debido a la implantación, es común experimentar calambres leves alrededor del mismo momento en que se espera el período. Alrededor de las 12-14 semanas, muchas mujeres sienten un dolor agudo en uno o ambos lados de la ingle como resultado del estiramiento de sus ligamentos para acomodar su útero en crecimiento. Estos calambres acompañados de sangrado leve son un signo comúnmente observado de embarazo.

El embarazo de cada mujer es único y depende de muchos factores como su tipo de cuerpo, dieta, nivel de condición física y estado de salud. Por lo tanto, es posible que usted no vea ninguna de estas señales en absoluto. O bien, estos signos pueden no ser indicativos de un embarazo, sino de una enfermedad inminente o de un período menstrual que se aproxima. Sin embargo, tenga cuidado y si experimenta alguno de estos síntomas, considere hacerse una prueba de embarazo en casa o visitar a su médico. Cuanto antes confirme su embarazo, antes podrá preparar su mente y su cuerpo para los días difíciles que vendrán.

Fuente: Cure joy

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!