Terapeutas explican por qué se preocupan los niños, según su edad

Los adultos no somos los únicos que luchamos con el miedo y la preocupación – los niños también. Los terapeutas dicen que las preocupaciones del niño tienden a diferir según los grupos de edad o las etapas del desarrollo.




¿Por qué se preocupan los niños?

Como cualquier padre puede atestiguar, los niños varían en temperamento. Algunos bebés están más relajados, mientras que otros están más ansiosos; algunos lloran, otros no, y así sucesivamente.

La ansiedad en realidad sólo es un problema si interfiere con el desarrollo cognitivo, emocional o social del niño. Puede ser difícil detectar este comportamiento, así que si usted nota pistas sutiles, busque la experiencia de un psicólogo o médico.

Ahora que lo pienso, ¿por qué se preocupan los niños? Es el momento más simple de la vida, ¿no? Todo está relacionado con el cerebro.

Piénselo, ¿las cosas parecían tan simples cuando era un niño?




Corto y dulce, los niños están ansiosos por el ritmo al que se desarrolla su cerebro. Durante este tiempo, el niño está absorbiendo – e intentando interpretar – una gran cantidad de estímulos externos, es decir, el ambiente de personas, lugares y cosas.

Para complicar las cosas, la capacidad de hacer frente a la ansiedad y la preocupación no se desarrolla hasta después de la adolescencia. Es por eso que un niño -incluso un adolescente- puede comenzar una rabieta, porque siente la frustración de no ser comprendido.

En resumen, el miedo a lo desconocido es una parte muy natural del crecimiento. Está conectada a una parte primitiva del cerebro, llamada amígdala. El cerebro también crece más rápido de 0 a 6 años de edad que en cualquier otro momento de la vida, lo cual multiplica todo el asunto de la ansiedad.

¿De qué se preocupan los niños?

Un niño no comienza a expresar sus pensamientos y sentimientos hasta la edad de tres años. Por lo general, no es hasta alrededor de los 8 años que son capaces de hacerlo con cierta coherencia. Por lo tanto, es natural tener curiosidad acerca de lo que le preocupa a su hijo.




Nota importante: Si usted sospecha que la ansiedad de su hijo puede estar interfiriendo con su desarrollo cognitivo, emocional o social – un trastorno psicológico potencial – por favor busque el consejo de un psicólogo o terapeuta infantil.

LISTA DE PREOCUPACIONES (¡Y EL POR QUÉ DETRÁS DE ELLAS!)

BEBÉS Y NIÑOS PEQUEÑOS (0-2 AÑOS)

Estar separados de sus padres

He aquí por qué: Hasta alrededor de 8 a 10 meses, los bebés creen que lo que ha desaparecido temporalmente simplemente desaparece. Por ejemplo, cuando sales de la habitación, tu niño querido piensa que te has ido para siempre. Entonces, ellos se dan cuenta del hecho de que estás en algún lugar – y comienzan a sentir el miedo a la separación. Después de todo, te quieren.

Ruidos fuertes

He aquí por qué: El cerebro del bebé es súper sensible a la sobrecarga de información (y sensorial). Un ruido fuerte (o sensación de “sobresalto”) enviará a su delicado cerebro una gran alerta.

Control externo

He aquí por qué: Cuando tu pequeño empieza a dar sus primeros pasos (¡una cosa hermosa!), ¡empieza a tener la maravillosa sensación de independencia! Sienten una necesidad cada vez mayor de controlar su entorno. Cualquier cosa que parezca fuera de su control (digamos, un coche que toca la bocina o una ráfaga de trueno) puede parecer aterrador.

PREESCOLAR/GUARDERÍA (3-5 AÑOS)

Miedo a la oscuridad/estar solo en la noche

He aquí por qué: Los niños en edad preescolar tienen dificultad para separar la fantasía de la realidad (¿ves todos estos disfraces de Batman y Superman?) De todos modos, si un niño asocia la oscuridad con algo que da miedo, es probable que vengan arrastrándose a su habitación por la noche.

Personas disfrazadas (Santa Claus, Conejo de Pascua, etc.)

He aquí por qué: Si hay un tema en común que se está desarrollando, es éste: los niños no se sienten cómodos con lo desconocido. Un hombre grande con un disfraz rojo, una barba blanca y tupida, y un sombrero rojo de aspecto extraño no les va a impresionar mucho. De hecho, probablemente no les guste… para nada.

AVANCE RÁPIDO HASTA LOS 6-11 AÑOS DE EDAD

El miedo a los extraños, la oscuridad, el estar solo y otras cosas fuera de su control dominan las preocupaciones de su hijo hasta la edad de 6 ó 7 años. Luego, los niños comienzan a temer estas cosas hasta alrededor de los 11 ó 12 años:

Estar solo en casa

He aquí por qué: Mientras que son mucho mayores en comparación, los niños pequeños todavía cuestionan su habilidad para enfrentarse a un mundo incierto sin su mamá o papá. Oh, y la imaginación maravillosamente viva puede que simplemente aceche a la vuelta de la esquina.

Ser rechazado

He aquí por qué: Los niños se están acostumbrando al hecho de que hay un mundo grande allá afuera – y están, bueno, preocupados. Profundamente arraigado en nuestro subconsciente está el conocimiento de que somos, por naturaleza, animales sociales. El rechazo por el tipo de persona rara vez es un desarrollo bienvenido (o saludable).

Algo malo les pasa a los que les importa

He aquí por qué: Los niños comienzan a entender -en algún nivel- que la muerte es inevitable. Como tal, pueden empezar a pensar en algo serio que le está sucediendo a alguien o algo (una mascota, por ejemplo) que aman.

ADOLESCENTES (A PARTIR DE LOS 12 AÑOS)

Su imagen

Este es el por qué: La adolescencia es cuando empezamos a preguntarnos: “¿Quién soy yo, y qué estoy haciendo aquí?“. A esta edad, los niños comienzan a comprender plenamente la importancia de las interacciones sociales a medida que pasan de un sistema de apoyo basado en la familia a uno basado en los compañeros.

Sus calificaciones o rendimiento

He aquí por qué: Los adolescentes comienzan a comprender las consecuencias del fracaso – y esto puede engendrar un poco de miedo. Los niños que están orientados al logro serán especialmente duros consigo mismos después de una mala calificación del examen o una mala actuación en el campo de juego.

Abrirse a ti

He aquí por qué: Como se mencionó, los adolescentes entienden -al menos hasta cierto punto- la importancia de establecer cierta independencia. Combine este conocimiento con el hecho de que la adolescencia puede ser francamente implacable (¡gracias, hormonas!), y usted puede tener un niño en conflicto con ellos mismos.

Por supuesto, lo mejor que podemos hacer como padres es asegurarles que siempre estamos a su lado tranquilamente. No importa lo que pase.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!