5 Razones por las que su cuerpo se inflama (y cómo evitarlo)

La inflamación crónica se ha relacionado con cánceres de pulmón, esófago, cuello del útero y tracto digestivo, entre otros.




¿Qué es la inflamación?

Probablemente ha escuchado el término “inflamación”, pero ¿sabe usted exactamente qué es?

La inflamación es un mecanismo de defensa vital del cuerpo. Sin él, no seríamos capaces de neutralizar cosas como bacterias, virus y toxinas.

Como respuesta del sistema inmunológico, la inflamación es la activación y despliegue de proteínas con “el objetivo de eliminar los estímulos dañinos, incluyendo células dañadas, irritantes o patógenos – y comenzar el proceso de curación“.

Se habrá cortado en alguna ocasión, ¿verdad? ¿Cómo era la herida poco después? Lo más probable es que la piel alrededor del corte pareciera enrojecida e hinchada. Esto ilustra el sistema inmunológico en funcionamiento. El área roja e hinchada es un subproducto de la respuesta inflamatoria.

¿En qué se diferencia la inflamación crónica?

Sin embargo, la inflamación crónica (a largo plazo) no es algo bueno. Monsour Mohamadzadeh, Médico y director del Centro de Inflamación e Inmunología Mucosa de la Universidad de Florida explica la diferencia: “En una situación saludable, la inflamación sirve como un buen amigo de nuestro cuerpo. Pero si las células inmunitarias empiezan a reaccionar exageradamente, esa inflamación puede ser dirigida totalmente contra nosotros“.




VAMOS A HABLAR DE ALGUNAS CAUSAS DE INFLAMACIÓN CRÓNICA, Y PASOS QUE USTED PUEDE TOMAR PARA CONTRARRESTARLA.

1. ESTAR CON SOBREPESO U OBESO

Los estudios han demostrado que las personas con sobrepeso tienen concentraciones más altas de proteínas inflamatorias en las células grasas. Las mujeres obesas están especialmente en riesgo, y es más probable que tengan niveles más altos de la proteína inflamatoria “AIF-1” que aquellas dentro de un rango de peso saludable.

2. PROBLEMAS INTESTINALES

Ciertas cosas -como los antibióticos, las enfermedades y la dieta deficiente- agreden al microbioma de nuestro intestino. Aunque la palabra puede sonar como algo salido de una película de ciencia ficción, el microbioma es a la vez muy real y muy importante. Nuestro intestino requiere cantidades saludables de bacterias buenas, y cualquier alteración de este equilibrio puede desencadenar una inflamación.

3. ESTRÉS

El estrés es un antagonista principal de muchas afecciones crónicas de la salud, y no es sorprendente que lo mismo suceda con la inflamación. En un estudio reciente, los investigadores descubrieron que simplemente recordar un evento pasado estresante puede aumentar la inflamación en el cuerpo.

4. FALTA DE SUEÑO

Una cantidad adecuada de sueño (7-9 horas para los adultos) es crucial para que el cuerpo se repare a sí mismo. Nuestro cerebro limpia las toxinas y consolida la memoria; y el cuerpo libera hormonas de crecimiento esenciales, por ejemplo. En un estudio, una proteína reactiva que sirve como marcador para los niveles de inflamación fue 25 por ciento más alta en las personas que dormían menos de seis horas por noche.

5. AFECCIONES DE SALUD SUBYACENTES

La enfermedad de Addison, la enfermedad de Crohn y las enfermedades celíacas, junto con la fibromialgia, el lupus y la psoriasis, son afecciones que involucran un sistema inmunológico sobreestimulado. Ciertas bacterias y virus también afectan la regulación de la respuesta inflamatoria.




¿CÓMO PUEDO CONTRARRESTAR ESTO?

Afortunadamente, los avances en la medicina han proporcionado la respuesta a esta importante pregunta. En muchos casos es posible revertir la inflamación crónica.

Las siguientes son las formas más eficaces de combatir la inflamación:

  • Bajar de peso: Incluso una reducción del 5 por ciento en el peso puede reducir significativamente los niveles de inflamación.
  • Tome vitamina D: En combinación con una reducción de 5-10 por ciento en el peso, las personas que complementan la vitamina D pueden reducir sus marcadores de inflamación en casi un 40 por ciento.
  • Aceite de pescado: el ácido graso Omega-3 tiene potentes propiedades antiinflamatorias. Numerosos estudios han demostrado una reducción de los niveles de inflamación en pacientes con diversas afecciones médicas.
  • Meditar: Como se ha dicho, el estrés es un gran contribuyente a la inflamación. Cualquier actividad que reduzca los niveles de estrés es clave para mantener un sistema inmunológico saludable. En un estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison, la reducción del estrés basada en la atención plena fue más efectiva para reducir la inflamación que otras técnicas de relajación.
  • Ejercicio: Romper a sudar nos ayuda a mantenernos sanos de peso y combatir el estrés. Se recomienda un régimen de ejercicio moderadamente riguroso con una hora de ejercicios aeróbicos y entrenamiento con pesas de 3 a 4 veces por semana; aunque incluso una caminata rápida es mejor que no hacer ejercicio en absoluto.

¿Tiene algún otro consejo para combatir la inflamación? ¿Algún consejo para compartir con el resto de nosotros? ¡Por favor, envíenos un comentario!


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)