¿La sandía engorda o es realmente buena para perder peso?

¿La sandía engorda o es realmente buena para perder peso?

La única pregunta que afecta a todos los vigilantes del peso cuando intentan incorporar una fruta dulce en su dieta es: ¿Me engordará o me ayudará a perder peso? Si se pregunta si la sandía engorda, la respuesta es sencilla: no, la sandía no engorda. En realidad es buena para perder peso. La sandía es un saludable alimento de relleno. Las siguientes propiedades de la fruta harán que se sienta a gusto si está pensando en perder peso:




1. Es baja en grasa

El consumo de grasa tiene una influencia significativa sobre si aumentas de peso o no. Con sólo 0.2% de grasa y 0% de colesterol, las sandías no son más que buenas noticias para aquellos que siguen dietas bajas en grasa para perder o mantener el peso. Incluso en la lista de alimentos saludables comunes como las almendras, las manzanas y los plátanos, las sandías han reservado el lugar para el contenido total de grasa más bajo.

2. Es baja en calorías

No es ningún secreto que para prevenir el aumento de peso o inducir la pérdida de peso, se necesita un déficit de calorías. Esto significa que debe quemar más calorías de las que consume. Un enfoque es hacer más ejercicio, otro es comer menos calorías.

Todo un alivio para los contadores de calorías, las sandías son aproximadamente un 92% de agua y el agua tiene cero calorías. Una taza entera de fruta por 46 calorías es una ganga muy saludable. Incluso para aquellos que constantemente tienen antojo de azúcar, esta fruta baja en calorías es perfecta para apaciguar a todo un goloso.

Además, se ha demostrado que el consumo de agua acelera el metabolismo y provoca la pérdida de peso en las personas obesas. Al comer sandías, estamos consumiendo indirectamente agua, lo que acabará reflejándose en la balanza.

3. Reduce el almacenamiento de grasa y construye músculo

Las sandías están cargadas con citrulina, un aminoácido que se convierte en un aminoácido esencial, la arginina, en el cuerpo. La arginina puede jugar un papel importante en la pérdida de peso.




Un estudio en ratas mostró que un aumento en la arginina en la dieta puede reducir el almacenamiento de grasa mientras aumenta la masa muscular. No es casualidad, que este parece ser el objetivo universal para la mayoría de nosotros cuando tratamos de perder peso.

Aunque aún no se han probado resultados similares en humanos, podemos esperar que las sandías pronto se conviertan en una herramienta conveniente y efectiva para la pérdida de peso que ha sido pasada por alto y subestimada hasta ahora.

4. Puede servir como un tentempié antes del entrenamiento

Para evitar que sus músculos se sientan doloridos el día después de un entrenamiento intenso, necesita la buena y vieja sandía o su zumo. No sólo es una bebida refrescante, baja en calorías y que calma la sed, sino que también ayuda a aliviar el dolor muscular debido a su alto contenido de citrulina. La citrulina reduce el dolor al relajar los vasos sanguíneos y mejorar la circulación sanguínea.

Debido al aumento del flujo sanguíneo, la citrulina también ayuda a que su ritmo cardíaco acelerado regrese a la normalidad en menos tiempo, dándole un tiempo de enfriamiento más rápido. Esto le ayudará a esforzarse aún más mientras hace ejercicio.

5. Le da muchos nutrientes esenciales por caloría

El ejercicio es más efectivo cuando se realiza con una nutrición adecuada. Las sandías son una buena fuente de vitamina C. También contienen cantidades decentes de vitaminas A, B5 y B6 y minerales como potasio y magnesio. Este impulso nutritivo le hará sentirse más enérgico mientras hace ejercicio, lo que le permitirá rendir mejor y hacer más.




6. Le mantiene lleno durante más tiempo

Los alimentos con alto contenido de agua contienen menos calorías por gramo (porque el agua tiene cero calorías) y se denominan alimentos de bajo contenido energético. Los estudios han demostrado que estos alimentos pueden ayudar a controlar el hambre al mantenerlo lleno durante mucho tiempo mientras reduce su ingesta de calorías. Esto significa que puede comer cantidades más grandes libres de culpa.

Las sandías son un 92% de agua y una taza aporta sólo 46 calorías. Esto las convierte en precursores de los alimentos amigables con el peso. Mientras que le mantienen saciado, estará menos tentado de comer más alimentos cargados de calorías.

7. Le ayuda a reducir el tamaño de su ración

Cuando pensamos en comer una sandía, la mayoría de nosotros nos imaginamos a nosotros mismos mordiendo diligentemente un borde afilado de una rebanada decentemente grande. Esta es la parte interesante. Todos los mordiscos que le de a una sandía pueden engañar a su cerebro para que piense que ha comido mucho y le ayudarán a reducir el hambre intermitente. Esto le ayudará a mantener la cantidad que come bajo control.

8. Puede ayudar a los diabéticos a perder peso

Si está controlando su peso y descartando alimentos con un alto índice glucémico (una escala que mide la cantidad de glucosa que 100 g de un alimento libera dentro de las 2 horas siguientes a su ingesta), puede que se sienta tentado a no comer sandías con un índice glucémico (IG) de 76. Pero cuando se trata del recuento de calorías, es necesario prestar atención a la carga glucémica (CG) en lugar del IG. El CG indica la cantidad de carbohidratos presentes en una porción estándar del alimento. La sandía tiene un CG bajo de 8.

Aunque los alimentos de IG bajo y de CG bajo pueden no jugar un papel significativo en la determinación de la pérdida de peso en un adulto sano, pueden ayudar a los diabéticos y prediabéticos con sobrepeso. Las sandías incluso han mostrado efectos beneficiosos en ratas diabéticas, y aunque están pendientes ensayos clínicos en humanos, los Institutos Nacionales de Salud recomiendan los melones para diabéticos como parte de una dieta equilibrada. Además, el antioxidante llamado licopeno, que imparte el color rojo a las sandías, ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, una complicación común de la diabetes. Así que los diabéticos pueden comer la fruta con moderación.

Evite la sandía si tiene SII (Síndrome del intestino irritable), o enfermedad de Crohn o si es sensible a los alimentos FODMAP (carbohidratos de cadena corta y alcoholes relacionados, que son mal absorbidos en el intestino delgado).

Las sandías son dulces, deliciosas y refrescantes. Es fácil dejarse llevar y comer en exceso. Sin embargo, eso lo privará de nutrientes de otros alimentos y también lo expondrá a los efectos laxantes de la fruta. Las sandías son una fruta FODMAP – lo que significa que contienen carbohidratos que pueden causar hinchazón de gases y diarrea. Aunque esto puede no ser una preocupación para las personas sanas que comen la fruta con moderación, puede plantear un problema para aquellos que sufren de trastornos intestinales como la enfermedad de Crohn y el síndrome del intestino irritable.

No coma demasiada – puede sufrir de molestias intestinales.

Los carbohidratos no son la única preocupación. El licopeno también puede causar trastornos intestinales. Aunque el licopeno muestra potencial para tratar el cáncer, las enfermedades cardíacas y la degeneración macular (en los ojos), el consumo de grandes cantidades de alimentos ricos en licopeno puede causar malestar intestinal.

No siga una dieta de sólo sandía.

Aunque las dietas bajas en calorías pueden materializarse en un aumento de peso visible a corto plazo, no es aconsejable continuar con dichas dietas durante demasiado tiempo. El estrés que inevitablemente se acumula con tales dietas eleva los niveles de cortisol, lo cual es contraproducente para la pérdida de peso.

El mejor enfoque para perder peso sería incluir sandías junto con otros alimentos nutritivos en su dieta. Esta es la base de la dieta de la sandía que sugiere sustituir los alimentos ricos en calorías por la sandía. No significa hacer una dieta de choque de sólo sandías. También es aconsejable limitarse a 2 tazas de fruta al día.

Elija ya sea fruta o zumo de sandía; simplemente quite las semillas.

Puede elegir entre la fruta entera o su zumo. Ambos son igualmente beneficiosos. Dependiendo de su dieta, puede comer sandías como un tentempié saludable entre comidas, parte de una comida, o como un postre, o tomar zumo de sandía como un refresco para saciar el hambre durante todo el día, especialmente antes de los entrenamientos. Sin embargo, evite comer semillas de sandía. Aunque son ricas en nutrientes, una pequeña porción de 100 gr (un poco menos de una taza) contiene 557 calorías y 47 gm de grasa.

Fotografía destacada de isakarakus en Pixabay.

Fuente: Cure Joy

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!