El estrés de la mediana edad podría estar relacionado con el riesgo de demencia tardía

Un nuevo análisis sugiere que la ansiedad durante la mediana edad podría indicar demencia inminente.




Aunque millones de personas sufren de ansiedad moderada a grave, no está claro cómo se relaciona con la demencia o si el tratamiento podría anular el riesgo, señalan investigadores británicos.

Investigamos los niveles de ansiedad que son lo suficientemente significativos como para justificar un diagnóstico clínico de ansiedad, en lugar de simplemente mostrar algunos síntomas de ansiedad“, señaló la investigadora principal Natalie Marchant. Es profesora asistente en la división de psiquiatría del Colegio Universitario de Londres.

Para buscar una posible conexión entre la ansiedad y la demencia, el equipo de Marchant reunió datos de cuatro estudios publicados anteriormente que incluían un total de casi 30,000 personas.

La debilidad de este tipo de estudio, llamado meta-análisis, es que no puede explicar la calidad de los estudios incluidos, o la fuerza de los hilos comunes que los investigadores encuentran.

Aunque no se conoce la razón de la asociación potencial entre la ansiedad y la demencia, y este estudio no probó que una causa la otra, Marchant cree que puede haber una explicación biológica.




La ansiedad se relaciona con una respuesta anormal al estrés a nivel biológico“, dijo. “Y hay un creciente interés en la influencia del estrés y la inflamación sobre las células cerebrales en el desarrollo de la demencia“.

Los autores del estudio sugirieron que una respuesta anormal al estrés podría acelerar el envejecimiento de las células cerebrales y las crisis del sistema nervioso central, aumentando así la vulnerabilidad a la demencia.

Aunque podría ser que la ansiedad lleve a las personas a tener comportamientos poco saludables, los estudios que los investigadores examinaron tomaron en cuenta factores del estilo de vida, como el tabaquismo y el uso de alcohol, por lo que es poco probable que estos factores expliquen la relación, agregó Merchant.

Dado el largo intervalo de tiempo entre la evaluación de la ansiedad y el diagnóstico de demencia, en promedio más de diez años, los hallazgos de nuestra revisión indican que la ansiedad moderada a grave podría ser un factor de riesgo potencialmente modificable para la demencia“, explicó.

Si la ansiedad es un factor de riesgo para la demencia, esto tiene implicaciones para poder identificar mejor a las personas en riesgo e intervenir de manera precoz para reducir el riesgo, aseguró Marchant.




Pero no está claro si el tratamiento podría frenar este riesgo o si las terapias no farmacológicas, como la atención y la meditación, que se sabe que reducen la ansiedad, podrían ayudar.

Ya existen terapias para reducir la ansiedad, por ejemplo, terapias de conversación e intervenciones de atención plena, así que el siguiente paso es estudiar si estas terapias también podrían reducir el riesgo de demencia“, aseguró Merchant.

Aún se desconoce mucho sobre la relación entre la ansiedad y la depresión y la demencia, señaló Keith Fargo, director de programas científicos y extensión de la Alzheimer’s Association.

Hay una relación bien conocida entre la depresión como factor de riesgo de demencia“, aseguró Fargo.

Aunque la depresión podría ser una causa de demencia, anotó, es igual de probable que sea un signo temprano de demencia.

Fargo estuvo de acuerdo en que no se sabe si tratar la ansiedad o la depresión con medicamentos o terapias no farmacológicas podría retrasar o prevenir la demencia.

Pero tratar la depresión o la ansiedad sigue siendo una buena idea, dijo. “Ciertamente, hay muy pocas desventajas en el tratamiento de la ansiedad y la depresión, y podría haber ventajas potenciales“, apuntó.

El informe aparece en la edición en Internet del 30 de abril de 2018 de la revista BMJ Open.

Fuente: WebMD

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!