Aumento de peso en la menopausia: 4 hormonas distintas del estrógeno que necesitan su atención

He trabajado con muchos pacientes que se acercan o han entrado en la menopausia. Muchas de estas mujeres tienen la impresión de que una vez que llegan a este punto, se encuentran en una batalla por controlar su salud y sus hormonas. Es importante recordar que la menopausia es un proceso normal y que las mujeres están diseñadas para entrar en esta fase al llegar a un cierto punto de sus vidas. La menopausia no es un problema, ya que está destinada a mantenerte viva y bien durante el mayor tiempo posible.




Muchas mujeres se quejan de que una vez que llegan a esta etapa, que son muy fácilmente capaces de aumentar de peso debido al aumento de almacenamiento de grasa. Aunque esto es muy común, es importante darse cuenta de que la menopausia en sí no es responsable del aumento de peso. Hay múltiples factores que entran en juego y conducen a los efectos comunes del aumento del almacenamiento de grasa, una vez que nuestra producción corporal de estrógeno disminuye.

Niveles de estrógeno a lo largo de la vida de una mujer

Cuando las mujeres entran en la adolescencia, la producción de estrógeno aumenta significativamente, lo que lleva a la activación de los ovarios y a la liberación de óvulos en las trompas de Falopio. Esto continúa ocurriendo hasta finales de los 40 y principios de los 50, aunque con una disminución lenta a medida que aumenta la edad. Finalmente, se alcanza una fase en la que los niveles de estrógeno disminuyen lo suficiente como para detener la liberación de óvulos y el cuerpo femenino cambia su uso de energía de la reproducción al mantenimiento de la salud. Cuando se alcanza este punto, es muy común que el cuerpo se vuelva más sensible a las variaciones y cambios hormonales, lo que lleva a una mayor capacidad potencial de almacenar grasa en la sección media. Es por eso que tantas personas se quejan de un aumento del almacenamiento de grasa en la sección media.

Es importante tener en cuenta que el estrógeno no es la única hormona que contribuye a este proceso. Nuestras hormonas requieren un equilibrio muy específico, ya que un cambio en cualquier nivel hormonal (estrés, balance de azúcar en la sangre y hormona sexual) puede llevar a un desequilibrio en todas las hormonas del cuerpo.

Estas incluyen insulina, cortisol, hormonas tiroideas y leptina.

Insulina:

La insulina es la hormona responsable de disminuir el azúcar en sangre circulante. Para asegurar que los niveles de insulina estén equilibrados, es importante consumir una dieta con un índice glucémico bajo. Si nuestra dieta es alta en carbohidratos y alimentos con un alto índice glucémico, nuestros niveles de insulina aumentarán y disminuirán, llevando a una inconsistencia con el paso del tiempo, y conduciendo a una situación llamada resistencia a la insulina, en la cual las células de su cuerpo mostrarán una menor sensibilidad a la insulina cuando los niveles son altos en el torrente sanguíneo. Esto a su vez puede llevar a un aumento de peso ya que la glucosa (azúcar) en la sangre necesita ser eliminada del torrente sanguíneo, por lo que se envía a las células grasas para su almacenamiento.




Cortisol:

El cortisol es nuestra principal hormona del estrés que se libera de las glándulas suprarrenales. Funciona aumentando nuestros niveles de azúcar en la sangre, permitiendo que nuestras células del cuerpo tengan suficiente combustible disponible para realizar sus funciones que requieren energía. Tener un nivel crónicamente alto de azúcar en la sangre puede llevar a la resistencia al cortisol y a la fatiga suprarrenal, ya que nuestras células del cuerpo son incapaces de mantenerse al día con la demanda de utilizar las fuentes de combustible, lo que lleva de nuevo al almacenamiento de grasa.

Hormonas tiroideas:

Nuestras hormonas tiroideas dictan cuánta energía pueden producir nuestras células. Cuando los niveles de la tiroides aumentan, le dice a nuestras células que quemen más carbohidratos y grasas para producir energía celular (ATP, trifosfato de adenosina) en nuestra mitocondria. La alteración de la función de la hormona tiroidea puede conducir a problemas de producción de energía y una incapacidad para quemar suficientes carbohidratos y grasas, lo que lleva una vez más a un respaldo en la producción de energía y almacenamiento de carbohidratos y grasas en nuestras células.

Leptina:

La leptina es una hormona producida por nuestras células grasas, enviada para decir a nuestro hipotálamo (en nuestro cerebro) que estamos saciados. Los niveles de leptina se incrementan en respuesta a niveles más altos de azúcares como la fructosa. Con el tiempo, los altos niveles de azúcar en la sangre y los altos niveles de fructosa pueden llevar a la resistencia a la leptina en las células de nuestro hipotálamo. Esto a lo largo del tiempo puede llevarnos a creer que no estamos saciados, cuando de hecho ya estamos llenos. Esta es una de las causas de la sobrealimentación debida a un desequilibrio hormonal y resistencia a la leptina.

Siguientes pasos:

A continuación se presentan algunos pasos que usted puede tomar para asegurarse de mantener sus hormonas equilibradas y ser capaz de optimizar la salud para reducir e incluso prevenir por completo el aumento de peso una vez que entran en la menopausia.

1. Permanezca activa
Uno de los problemas más comunes que afectan a las mujeres de 50 años o más es la pérdida muscular debido a la inactividad. Este problema también está relacionado con la osteoporosis. Mantenerse activo puede ser tan simple como una caminata de 20 a 30 minutos, al aire libre, de 3 a 5 veces por semana, o puede ser tan complejo como entrenar y competir en un gimnasio Crossfit todos los días como algunos de sus colegas. Tome nota de lo que es capaz de hacer y empújese para mantenerse activa lo más a menudo posible. Es asombroso lo que 1-2 horas por semana de actividad ligera puede hacer por usted.




2. Coma verde, limpio y sin grasa
La dieta y la digestión es un componente importante para mantenerse saludable. Hay ciertos alimentos que pueden ayudarle a mantener los niveles de azúcar en la sangre equilibrados y, por lo tanto, equilibrar sus hormonas. Una regla general cuando se está en la tienda de comestibles es elegir alimentos que sean verdes, limpios y sin grasa. Verde en términos de verdura, preferiblemente de la variedad de hoja verde oscuro. Limpio en términos de productos químicos, así que escoja lo orgánico cuando sea posible. Los alimentos modificados genéticamente o rociados con herbicidas y pesticidas pueden tener efectos implacables en varios sistemas celulares y corporales. Y sin grasa es importante, ya que los alimentos ricos en grasas inflamatorias pueden llevarle por el camino del aumento de la inflamación y el aumento de peso. Elija carnes magras y alimentos que tengan buenas grasas como los ácidos grasos Omega-3, así como nueces y semillas orgánicas también.

3. Exámenes médicos periódicos
Hágase examinar las hormonas y la salud celular usando exámenes médicos. Algunos de los exámenes incluyen la prueba de los ácidos orgánicos urinarios, así como los niveles de hormonas urinarias.

Por favor, COMPARTA esta importante información de salud con sus amigos y familiares. ¡Gracias!


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Los mejores consejos y noticias de salud
en tu email

Suscríbete y recibe los mejores consejos y noticias de salud en tu email

Tu E-mail (requerido)