9 consejos para que tus hijos hagan ejercicio

9 consejos para que tus hijos hagan ejercicio

Incluso como adulto, motivarse para levantarse y moverse puede ser difícil. Si a esto le añadimos las distracciones que suponen los videojuegos, los programas de televisión y TikTok, es posible que sientas que no tienes ninguna posibilidad de hacer que tus hijos se levanten del sofá.

La clave para hacer que tu hijo se mueva -como cualquier otra tarea que tu hijo no quiera hacer- es encontrar formas divertidas de introducirlo en su día. A continuación te ofrecemos un montón de ideas.

Ayudar a tus hijos a construir un estilo de vida activo les beneficiará durante toda su vida. «Enseñar a tus hijos hábitos saludables desde el principio es muy importante«, dice el entrenador de Openfit Joey Thurman, padre de un enérgico niño de 3 años. «Hay que crear ese escenario para prepararlos para más adelante en la vida«.

Ten en cuenta que estás promoviendo el ejercicio como una forma de mantenerse saludable, en lugar de un medio para lucir de una manera determinada.

«Le enseñamos a ser fuerte, más que a tener buen aspecto«, dice Thurman. Anima a su hijo a comer de forma saludable y a mantenerse activo «para estar fuerte y sano, para poder correr y tener energía«, añade. «Nunca se trata de cómo te ves, sino de cómo te sientes«.

Sigue leyendo para conocer formas lúdicas de hacer que tus hijos se pongan en marcha.

Pasea con tus hijos mientras juegas a juegos, respondes a preguntas de trivial y escuchas música con Spotify.

1. Prepara una carrera de obstáculos

«Mi mujer compró unos pequeños elementos de carrera de obstáculos y nos pusimos con él en el jardín«, dice Joey. Una carrera de obstáculos es una forma clásica de hacer que los niños se muevan, sobre todo si añades un elemento de competición divertido. Desafíalos a que superen sus propios tiempos o a que se enfrenten entre ellos.

Tanto los niños grandes como los pequeños pueden ayudar a preparar el recorrido, y los obstáculos pueden ajustarse a sus edades.

También es una actividad perfecta para un día lluvioso, ya que puedes montar fácilmente un recorrido en el interior: pasar por debajo de las sillas, saltar en un pie alrededor de la mesa de centro o subir y bajar las escaleras a toda velocidad.

Bonus: Añade algunos «obstáculos» académicos, como resolver un problema de matemáticas, completar un tangram o deletrear una palabra difícil.

2. Utiliza las pantallas a tu favor

Las redes sociales pueden ser una distracción, pero no hay que renunciar a las pantallas por completo: ¡esos retos de baile de TikTok son una buena manera de hacer que los niños se muevan! Establece un reto familiar para aprender un nuevo baile a la semana, y mira tus vídeos más tarde para ver cuánto has mejorado.

O haz un trato con los niños: para ganar 15 minutos de tiempo de pantalla, tienen que hacer 30 sentadillas o correr una vuelta alrededor de la casa.

3. No rehúyas el entrenamiento de fuerza

El entrenamiento de fuerza puede ayudar a los niños a aprender la forma correcta y mejorar su rendimiento en los deportes y otras actividades. Y, en contra del viejo mito, no frena su crecimiento.

Apuesta por los ejercicios con el peso del cuerpo con los niños más pequeños. «Para la mayoría de los niños, los ejercicios con el peso del cuerpo serán suficientes hasta que aprendan el movimiento y el control corporal adecuados«, dice TJ Mentus, entrenador personal certificado y colaborador de Garage Gym Reviews. «Cuando sean capaces de mostrar competencia en esos patrones de movimiento, entonces añadir resistencia en forma de pesas y bandas estará bien«.

4. Involucra a toda la familia

Eres un modelo para tus hijos, así que asegúrate de dar un buen ejemplo de cómo cuidarte y alimentar tu cuerpo.

Para ello, haz que el ejercicio sea una parte habitual del tiempo en familia, y participa en él siempre que puedas. Prueba a aprender un nuevo deporte juntos, a dar un paseo diario después de cenar o a jugar a un videojuego activo antes de la noche de cine en familia.

Cuando toda la familia pone su cuerpo en movimiento, todos se benefician. «Me encanta ser el padre que puede correr y perseguir al niño, y no sólo sentarse en el sofá y verlo correr«, dice Thurman. «¡Es genial!«.

5. Salir al aire libre

Ya sea que abordes una ruta de senderismo cercana, hagas algunos recados a pie o simplemente camines por el vecindario, pasar tiempo al aire libre les dará a todos un poco de aire fresco, vitamina D y un cambio de escenario.

Añade un poco de estímulo con algunos juegos. Haz una búsqueda del tesoro, lleva algunas guías de campo o atrae al grupo con lo que encuentres al final: un lago alpino, la biblioteca, un patio de recreo, una tienda divertida o simplemente un sabroso tentempié después de la caminata.

O descárgate la aplicación gratuita Geocaching, que es básicamente una búsqueda del tesoro al aire libre en el mundo real, que puede atraer incluso a los niños más reacios a ir a explorar.

6. Dirígete a una zona de aventuras

¿Has pasado alguna vez horas saltando en un castillo hinchable, rebotando entre camas elásticas o corriendo para evitar los láseres? Es una maravilla, ¡y un buen ejercicio! Planifica un viaje mensual a una de estas zonas de aventuras y únete a la diversión.

7. Regalos activos

Cuando hagas las compras para los cumpleaños y las vacaciones, busca juguetes activos como aros de hula, balones de fútbol, cuerdas para saltar, Skip-Its y palas de velcro. Para los niños mayores, regala unos patines, un pogo, un monopatín o un patinete.

O regálales un monitor de actividad para niños. No sólo les ayudará a entusiasmarse por alcanzar sus objetivos de actividad, sino que también es una forma divertida de hacer que los niños más pequeños se interesen por aprender los números y resolver problemas matemáticos sencillos, como cuántos pasos necesitan para alcanzar su objetivo (o superar a su hermano).

8. Prueba un deporte

Pregunta a tus hijos si hay algún deporte que les gustaría probar y considera la posibilidad de inscribirlos con un amigo o un hermano para que se sientan más cómodos. Así se pondrán en movimiento y, de paso, podrían cultivar un amor por una nueva actividad para toda la vida.

No es necesario que te comprometas a un programa de entrenamiento intenso todavía: puedes pedir prestado o alquilar el equipo y apuntarle a campamentos cortos o a unas cuantas clases antes de comprometerte a una temporada entera.

Y no pases por alto algunos de los deportes menos convencionales, como el waterpolo, la escalada, el patinaje roller derby o el disc golf.

9. Fomentar el juego creativo

Piensa en la cantidad de movimiento que conllevan muchos juegos populares, como correr por la casa durante el escondite, arrastrarse por un fuerte de almohadas, hacer una fiesta de baile en el salón o jugar al pilla-pilla en el jardín. Incluso la búsqueda de Pokemon es un paseo disfrazado.

La mayoría de los juegos creativos implican alguna forma de ejercicio, así que anímalos a que se formen hábitos saludables y hagan del movimiento una parte natural de su estilo de vida.

«En el caso de los niños, lo más importante es que se mantengan en movimiento y disfruten de la actividad tanto como sea posible«, dice Mentus. «Si no se cultiva primero ese disfrute, lo más probable es que dejen de hacer ejercicio cuando ya no haya nadie que les obligue a hacerlo«.

9 consejos para que tus hijos hagan ejercicio

Fotografía: Canva
Fuente: Openfit

¿Te ha gustado?

¡Síguenos en Facebook!



Comparte en Whatsapp

Comparte en Facebook

Comparte en Twitter

Síguenos en Telegram

¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!