7 señales de advertencia de una crisis nerviosa que nunca debe ignorar

7 señales de advertencia de una crisis nerviosa que nunca debe ignorar

¿Qué es una «crisis nerviosa»?

El término «crisis nerviosa» está considerado como una afección médicamente legítima. Una vez se usó para describir una serie de enfermedades mentales, incluyendo el trastorno agudo de estrés, ansiedad y depresión.




Hoy en día, el término «crisis nerviosa» describe síntomas intensivos de estrés y una incapacidad para hacer frente a los desafíos de la vida. A menudo, estos síntomas provienen de un trastorno de salud mental subyacente (por ejemplo, ansiedad crónica).

«Un colapso nervioso o mental es un término utilizado para describir un período de angustia mental intensa. Durante este período, no puedes funcionar en tu vida diaria.» Healthline.

Si un individuo carece de medios internos y/o externos para lidiar con los factores estresantes, es más propenso a un trastorno grave relacionado con la ansiedad. Los trastornos de ansiedad grave (por ejemplo, los trastornos de pánico y algunas fobias) y sus síntomas pueden sentirse como si uno estuviera experimentando una «crisis nerviosa».

7 SEÑALES TEMPRANAS DE UNA CRISIS NERVIOSA

Los períodos prolongados de estrés eventualmente inhibirán la habilidad de funcionar normalmente. Los altos niveles de estrés, durante un período prolongado, casi con seguridad tendrán efectos psicológicos. Por supuesto, cuanto antes se detecten los síntomas y se tomen las medidas adecuadas, mejor. Sin tratamiento, el riesgo de desarrollar una enfermedad mental de por vida aumenta drásticamente.

Obviamente, no queremos que esto suceda. Nos beneficia, entonces, entender los primeros signos de una crisis nerviosa. Aquí hay siete:




1. ABUSO DE ALCOHOL O DROGAS

Las crisis mentales y el abuso de sustancias a menudo van de la mano. Ambos se utilizan como método de afrontamiento, y ambos sirven sólo para exacerbar el problema. El abuso crónico de drogas o alcohol reorganizará el cerebro, dañará el cuerpo e intensificará todos los demás síntomas.

2. DORMIR DEMASIADO O NO DORMIR LO SUFICIENTE

El sueño, al igual que el alcohol y las drogas, se utiliza a menudo como un mecanismo de afrontamiento. Aunque el sueño excesivo puede no ser tan peligroso como las sustancias ilícitas, refuerza el comportamiento de evitación (utilizado como una «fuga») Los síntomas similares al insomnio pueden aparecer por muchas razones: el exceso de pensamiento, el abuso de sustancias y los cambios hormonales son tres comunes.

3. FATIGA CONSTANTE

El cuerpo y el cerebro simplemente no están diseñados para soportar el estrés sin fin. La angustia continua socava nuestra energía cognitiva, que a su vez drena nuestra energía corporal. La fatiga también puede aparecer como debilidad física notable. Esto puede dificultar hacer las cosas que necesitamos hacer.

4. SÍNTOMAS ANSIOSOS O DEPRESIVOS

La ansiedad y la depresión son dos catalizadores de una crisis nerviosa. Como se mencionó anteriormente, los médicos solían referirse a ambos como un ataque de nervios, y en realidad son similares. Las crisis mentales, como la ansiedad y la depresión, tardan en formarse. Uno puede notar primero una leve incapacidad para concentrarse o un poco más de dificultad para salir de la cama, por ejemplo.

5. NIEBLA CEREBRAL

La niebla cerebral, también conocida como «nubosidad de la conciencia», es un término médico no oficial que denota una anormalidad del nivel general de conciencia. Las funciones ejecutivas del cerebro – atención, planificación, autocontrol, toma de decisiones y memoria – son regularmente las primeras en experimentar el impacto de la niebla cerebral.




6. ATAQUES DE PÁNICO

Un ataque de pánico es una experiencia terrible que involucra un impulso repentino de ansiedad y temor abrumadores. El paciente/víctima puede sentir que está perdiendo la cabeza, quizás incluso muriendo. Los síntomas incluyen dificultad para respirar, latidos cardiacos acelerados, dolores en el pecho y mareos extremos.

7. UNA SENSACIÓN DE SOBRECARGA

La Dra. Heather Monrow, directora de tratamientos de salud mental en la Newport Academy en Connecticut, dice: «Incluso las pequeñas tareas diarias comienzan a sentirse como demasiado para enfrentarlas, y las situaciones sociales parecen abrumadoras«. Monroe atribuye esta sensación abrumadora a una «continua acumulación de preocupación y estrés«.

Cómo obtener ayuda

Es común que alguien sienta, en algún momento de la vida, una incapacidad para lidiar con los factores estresantes de la vida. Si de repente experimenta una sensación de sobrecarga, pánico o cualquiera de los síntomas antes mencionados, por favor busque el consejo de un médico.

Su médico tratará los síntomas físicos y puede remitirlo a un psicólogo o psiquiatra, quien decidirá el mejor curso de acción para tratar sus síntomas mentales, emocionales y de comportamiento. Los cuidadores también deben ponerse en contacto con un médico tan pronto como sea posible si están preocupados por el comportamiento o el estado psicológico de un ser querido.

Cambiar el estilo de vida puede ayudar a prevenir una crisis nerviosa. Los buenos hábitos de vida disminuyen la gravedad y frecuencia de los síntomas, así como aumentan la probabilidad de recuperación. He aquí algunas ideas:

  • Hacer ejercicio regularmente: al menos tres veces por semana, durante 30 minutos.
  • Aprender y practicar la meditación Mindfulness (¡quizás el mejor consejo de autoayuda!)
  • Evitar las drogas, el alcohol, la cafeína y otras sustancias que causan estrés.
  • Establecer un horario regular de sueño y atenerse a él (incluso los fines de semana)
  • Tener 6-8 horas de sueño de calidad por noche
  • Aprender técnicas de relajación instantáneas (por ejemplo: «la respuesta de relajación»)
  • Incorporar la respiración profunda en su rutina diaria
  • Estirar o dar un paseo vigoroso durante los descansos
  • Delegar o conseguir a alguien que ayude con el trabajo agotador

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!