6 maneras infalibles de no saltarse nunca más una sesión de ejercicio

6 maneras infalibles de no saltarse nunca más una sesión de ejercicio

Cuando se trata de estar en forma, sabes los resultados que quieres y eres consciente de que se necesita constancia y motivación para conseguirlos. ¿Qué es lo que falta? Para muchos de nosotros, es un horario de entrenamiento real.

«Si no se programan los entrenamientos, a menudo quedan relegados a un segundo plano en la lista de tareas del día«, dice el entrenador Aaron Leventhal, propietario de Fit Studio. «Cuando llegas a hacerlo, ya estás cansado y es mucho más probable que ese entrenamiento se postergue para el día siguiente. Y luego al siguiente«.

¿Necesitas algunos consejos sobre cómo mantener un horario para tus sesiones de ejercicio? Hemos pedido a varios entrenadores que nos ofrezcan algunas ideas para evitar que tus ejercicios se salgan del calendario.

1. Sigue un programa estructurado

Preparar tus propios entrenamientos -y mucho más un programa completo- puede resultar abrumador, y a menos que seas un entrenador certificado, probablemente no sea una opción efectiva de todos modos. Afortunadamente, no tienes que hacerlo solo.

«El progreso viene de tener un plan«, dice la entrenadora Kourtney Thomas. «Sin eso, es probable que tomes un enfoque de los entrenamientos a la ligera y eso puede disminuir tu motivación muy rápidamente. Un programa o plan establecido te da esa cualidad de ‘prepararlo y olvidarlo’ que necesitas para un buen horario de entrenamiento.»

2. Imprímelo

Aunque es útil tener recordatorios en el teléfono o en el ordenador, hay algo en una impresión que resulta útil, especialmente si la colocas donde puedas verla con frecuencia. Puede ser encima de tu escritorio, en la nevera o incluso al lado del espejo del baño.

«Tener esa copia en papel funciona«, dice Thomas. «Incluso mejor, también mantener una copia del calendario en tu teléfono, para que lo estés viendo regularmente«.

3. Establece los horarios de las citas

De la misma manera que programarías una reunión de trabajo o una cita con el médico, tómate el tiempo de usar el calendario de tu programa para crear citas para tus entrenamientos. A continuación, establece un temporizador en tu teléfono para que te avise cuando sea la hora de hacer ejercicio.

«Debes hacer que tu horario de entrenamiento sea lo más automático posible«, dice Leventhal. Debería ser como cepillarse los dientes, sin pensar en ello, es sólo un hábito. «Poner los entrenamientos en tu calendario como citas puede ayudarte a acercarte a ese punto.»

4. Sé coherente con tu tiempo

La constancia da resultados, y tu horario de entrenamiento no es diferente. Averigua qué momento del día es el más adecuado para ti y fija la mayoría de tus entrenamientos, si no todos, para ese momento. Puede ser a primera hora de la mañana para ponerse en movimiento durante el día. O puede ser al final de la jornada laboral para crear un límite sólido entre el trabajo y la vida privada. Sea cual sea la hora que elijas, cíñete a ella.

«Juega con la hora que mejor te parezca, porque puede ser diferente de lo que crees y puede ser diferente de lo que funciona para otras personas«, sugiere el entrenador Jimmy Minardi. «Una vez que encuentres esa hora, ‘resérvala’ para ti«.

5. Empieza por lo pequeño

Incluso si en última instancia quieres hacer un entrenamiento casi todos los días durante al menos una hora, eso podría sentirse como demasiado en este momento. No hay problema. (Sin embargo, no te olvides de añadir días de recuperación y descanso para reducir las agujetas y optimizar el desarrollo muscular).

Empieza por fijarte el objetivo de entrenar al menos tres días a la semana y mantén tus entrenamientos en 45 minutos o menos. ¿Necesitas inspiración?

6. Consigue un compañero de entrenamiento

Aunque es útil tener un compañero de entrenamiento que se reúna contigo en el gimnasio, eso no es posible para la mayoría de nosotros ahora mismo. No te preocupes. No es necesario estar en el mismo lugar a la misma hora para conseguir esa responsabilidad. El simple hecho de consultar a un amigo que tenga objetivos similares puede ayudarte a mantener el rumbo, dice Thomas.

¿Tienes un amigo deportista? Considera la posibilidad de unirte al grupo de compañeros ¡Vamos a ponernos en forma! en Facebook, donde muchos miembros publican sus progresos, comparten trucos de entrenamiento y obtienen información de los demás.

¿Le ha parecido interesante el artículo sobre estas maneras de no saltarse nunca más una sesión de ejercicio? ¡Por favor, compártalo!

6 maneras infalibles de no saltarse nunca más una sesión de ejercicio

Fotografía: Canva
Fuente: Openfit

¿Te ha gustado?

¡Síguenos en Facebook!



Comparte en Whatsapp

Comparte en Facebook

Comparte en Twitter

Síguenos en Telegram

¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!