8 Consejos para evitar lesiones en los entrenamientos

8 Consejos para evitar lesiones en los entrenamientos

1. Calienta adecuadamente

Un calentamiento adecuado suele ser un ejercicio de alta repetición y baja intensidad a bajo ritmo que se utiliza para aumentar el flujo sanguíneo a través de los músculos. También aumenta la temperatura de nuestro cuerpo, lo que nos hace más móviles y flexibles a la hora de seguir entrenando. Dar una vuelta ligera en la máquina de ciclismo, nadar unas cuantas vueltas, correr, estirar y subir escaleras son las formas recomendadas de calentar antes del entrenamiento.

2. Contrata a un profesional

Si acabas de adentrarte en el mundo del fitness y no tienes ni idea de cómo empezar una nueva rutina de ejercicios, quizá un entrenador sea la solución ideal para ti. Los entrenadores no sólo pueden idear una rutina de ejercicios personalizada para ti, sino que pueden ayudarte a alcanzar tus objetivos de fitness con la menor probabilidad de lesiones.

3. Entrenamiento variado

Cambiar el régimen de ejercicio diario puede ayudar a hacer frente a la rutina monótona y es una gran manera de evitar lesiones. Los músculos de nuestro cuerpo experimentan fatiga y un mayor riesgo de lesiones si los utilizamos en exceso. Es mejor dividir toda la semana en el día de abdominales, el de piernas y el de brazos, etc., para conseguir un aspecto general tonificado.

4. Técnicas inadecuadas

Esto está en concordancia con el punto que mencionamos anteriormente. La torsión excesiva y el levantamiento de pesas en ciertas posturas pueden rasgar, tirar o incluso desgarrar las delicadas fibras musculares o, lo que es peor, podrías lesionarte la médula espinal y sufrir una lesión que ponga en peligro tu vida. Es fundamental empezar por informarse adecuadamente sobre las distintas técnicas de ejercicio y lo que se debe y no se debe hacer. Ahí es donde un profesional se vuelve crucial.

5. Se consciente de tu entrenamiento

El hecho de que puedas realizar un determinado entrenamiento hace 10 años no significa que tu cuerpo pueda soportar la presión actual. Es importante que mantengas unas expectativas conscientes de tu cuerpo y de tus objetivos de fitness. Intenta darte un tiempo y aumentar gradualmente la intensidad del entrenamiento a medida que progresas.

6. Sigue una dieta equilibrada e hidrátate

No sólo hay que preocuparse por el exterior. Mantener tu cuerpo sano y en forma desde el interior debe ser el objetivo final. Cuando te sometas a un programa de entrenamiento riguroso, procura llevar una dieta rica en proteínas y baja en grasas. Consume huevos, carne, pescado o incluso batidos de proteínas si te apetece. Yendo de la mano con el tema, bebe grandes cantidades de agua y líquidos sin azúcar para reponer las fuentes de agua del cuerpo.

7. Haz del entrenamiento de fuerza y del tronco tu principal objetivo

Si bien es cierto que quieres tener esos «six-pack», esos abdominales tonificados o esos muslos apretados, el objetivo es tener un cuerpo fuerte y en forma para mantener tus músculos equilibrados y mantener a raya varias formas de lesiones.

8. Escucha a tu cuerpo y recupérate

Si te duelen las extremidades y el dolor no desaparece ni siquiera después de 48 horas, tienes que evaluar a fondo tu rutina de ejercicios. Son señales de que tu cuerpo necesita descansar para recuperarse de la fatiga y el dolor del entrenamiento. Lo mejor es que te permitas descansar para evitar cualquier lesión grave en el futuro.

¿Le ha parecido interesante el artículo sobre los consejos para evitar lesiones? ¡Por favor, compártalo!

8 Consejos para evitar lesiones en los entrenamientos

Fotografía: Canva

¿Te ha gustado?

¡Síguenos en Facebook!



Comparte en Whatsapp

Comparte en Facebook

Comparte en Twitter

Síguenos en Telegram

¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!